Verano 2020

La alta afluencia obligó a cerrar playas en Bizkaia uno de cada cinco días

La Diputación y los usuarios hacen una valoración "positiva" de la temporada

09.10.2020 | 12:21
La temporada de playas en Bizkaia de este verano ha estado marcada por las restricciones del coronavirus

No ha sido una temporada fácil de playas; las restricciones de aforo para mantener las distancias de seguridad y el gran número de personas que todos los años acuden a los arenales hacían prever un verano incierto en plena pandemia del covid-19. Sin embargo, tanto la Diputación como los propios usuarios están "razonablemente satisfechos" de cómo se han desarrollado estos meses. "Ha sido lo más cercano a la normalidad que podíamos esperar este verano, mejor que las previsiones que teníamos", ha valorado la diputada foral de Sostenibilidad y Medio Natural, Elena Unzueta.

La alta afluencia obligó a cerrar playas uno de cada cinco días –algunos, como el miércoles 19 de agosto y el domingo 13 de septiembre hasta nueve arenales al mismo tiempo– entre el 15 de junio y el 30 de septiembre, coincidiendo con jornadas de mucho sol y pleamar. En concreto, fueron un día en junio, nueve en julio, seis en agosto y cuatro en septiembre.

También la nueva bandera ámbar, que alertaba de que el aforo era elevado, ha ondeado en 300 ocasiones. "Nos hemos enfrentado a un reto desconocido pero se ha dado una respuesta razonablemente buena a una situación insólita", ha considerado Unzueta.

Las playas de Bizkaia han estado muy concurridas a pesar del coronavirus

MASCARILLAS EN LAS PLAYAS DE BIZKAIA

De hecho, incluso los hondartzainas, encargados este año de velar porque los usuarios llevaran la mascarilla puesta y mantuvieran las distancias, han registrado menos incidencias que el año pasado. "La mayor parte de las personas se ha comportado de manera cívica, respetando todas las medidas establecidas por las autoridades sanitarias", ha apuntado la diputada. "Ha habido capítulos aislados, como en todos los ámbitos pero no han sido excesivos".

Pese a la crisis sanitaria, los vizcainos han seguido acudiendo a las playas este verano; de hecho, la afluencia solo se ha reducido un 6,48%, a pesar de que la temporada empezó dos semanas más tarde, hasta contabilizar 2,7 millones de usuarios. Se siguen eligiendo las más cercanas –Ereaga, La Arena, Gorliz, Arrietara-Atxabiril y Plentzia–, a las que van a diario, o dos o tres veces a la semana.

Lo que sí se han modificado son los hábitos de estancia y el modo de desplazamiento: frente a las 4,25 horas de media que se pasaban el año pasado, el tiempo se ha reducido a 3,67 este verano, mientras que han sido más lo que han ido andando y menos los que han usado el coche.

PLAYAS SEGURAS

Según la encuesta que todos los veranos realiza la Diputación a pie de playa para recoger la opinión de los usuarios, estos han considerado haberse sentido seguros tanto en la arena como en el agua, y han ido tanto o más veces a la playa que el año pasado. Valoran positivamente tanto la información que se ha ofrecido sobre el coronavirus tanto mediante señales como la megafonía, y también la aplicación y la web que puso en marcha la Diputación, para conocer en tiempo real el aforo de cada arenal.

Lo que no ha gustado tanto es que se hayan reducido el número de papeleras –solo en las entradas– y de duchas –para mantener las distancias–, como consecuencia de la pandemia, y su valoración por ello se ha reducido.