Trabajo extra en Santurtzi para el Banco de Alimentos

Los voluntarios reparten tres toneladas más de comida y detectan nuevos casos de necesidad

26.03.2020 | 00:20
El Banco de Alimentos repartió ayer tres toneladas de comida a cincuenta familias de Santurtzi. Foto: S. U.

Santurtzi – Están ahí siempre, pero redoblan esfuerzos cuando la ciudadanía más lo necesita. El Banco de Alimentos de Santurtzi, STZ Gosearen Aurkako Solidarioak, realizó un reparto extra de tres toneladas de comida para, de esta manera, garantizar la correcta alimentación de las familias menos pudientes de la localidad marinera en una época tan complicada como la actual. Este reparto es de carácter extraordinario, por lo que complementará al que se llevará a cabo a principios del próximo mes, tal y como ocurre habitualmente.

Con este reparto extraordinario se satisficieron las necesidades alimenticias de 17 familias cuya situación de vulnerabilidad estaba detectada. Además, los miembros del Banco de Alimentos han detectado una treintena de nuevos casos de vulnerabilidad a los que también han dado respuesta con esta campaña. A lo largo de la mañana de ayer fueron distribuidos 2.000 litros de leche, 100 litros de aceite, 150 kilos de galletas, un centenar de kilos de arroz, pasta y legumbres, respectivamente, así como 25 kilos de pollo y una amplia variedad de productos congelados. Con todo ello, alcanzaron los 3.000 kilos de alimentos entregados.

Cinco voluntarios En este reparto tomaron parte cinco personas de las que forman parte de la red de voluntariado establecido por el Consistorio marinero para dar respuesta a las necesidades creadas por la crisis sanitaria existente. El reparto se realizó de forma proporcional a los integrantes de cada núcleo familiar para satisfacer las necesidades básicas de todas las situaciones de vulnerabilidad detectadas.

Este reparto se llevó a cabo siguiendo de manera escrupulosa todas las recomendaciones sanitarias realizadas por Cruz Roja para evitar contagios. Así, además de medidas evidentes, como el constante lavado de manos o mantener la distancia de seguridad, establecieron normas como que el reparto se hiciera en distintos tramos horarios para evitar que las familias coincidiesen en el punto de recogida.