La Diputación volcará en el empleo el Presupuesto más alto de su historia

Serán 1.283,5 millones de euros con partidas para el centro de emprendimiento, la Supersur, Gaztelugatxe y bidegorris

09.02.2020 | 20:48
El diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, y el responsable foral de Hacienda y Finanzas, José María Iruarrizaga, presentaron ayer el proyecto de Presupuestos. Foto: B. Guerrero

Serán 1.283,5 millones de euros para el centro de emprendimiento, la Supersur, Gaztelugatxe y bidegorris

Bilbao - La Diputación de Bizkaia dispondrá el próximo año del Presupuesto más alto de su historia: 1.283,5 millones de euros que volcará en generar actividad económica y empleo, con 28,4 millones de euros más que este ejercicio. Entre las partidas destacan los primeros 2,5 millones de euros del plan especial de empleo comprometido para esta legislatura, otros dos para el Centro Internacional de Emprendimiento, 4,7 para el Parque Tecnológico de Ezkerraldea, 43 millones para la segunda fase de la Supersur, 2,5 millones para Gaztelugatxe o 3,5 millones para la construcción de nuevos bidegorris. Se trata, además, de un presupuesto fuertemente condicionado por la regla de gasto ya que, pese a que los ingresos se elevarán un 3,17%, hasta los 8.477,3 millones de euros, el presupuesto de gestión propia solo podrá crecer el 2,8% establecido.

Los nueve departamentos forales dispondrán de 1.283,5 millones de euros para desarrollar sus políticas públicas, 28 millones más. Un año más, el departamento de Acción Social será el que reciba un mayor montante, hasta el 44% del total con un incremento de 27 millones, seguido de los de Infraestructuras y Desarrollo Territorial (198,1) y de Transportes y Movilidad Sostenible (139).

Las áreas que tendrán un incremento mayor de presupuesto serán las de Hacienda -cuyo disponible crecerá cerca de un 10%-, por la puesta en marcha del sistema Batuz de control del fraude fiscal, y Empleo, Inclusión Social e Igualdad, que reflejará los primeros 2,5 millones de euros del Plan Especial de Empleo. Entre los que pierden capacidad de gasto destaca Sostenibilidad y Medio Natural, que contará con dos millones de euros menos, debido a que inversiones que se han realizado este ejercicio, como la impermeabilización del vertedero de Artigas, ya han culminado. Con estos números, la Diputación garantizará que Bizkaia "funcione todos los días", según destacó el diputado general, Unai Rementeria, en cuestiones relacionadas con el transporte público, la cultura -con la ampliación del Museo de Bellas-, la lucha contra el fraude o las ayudas a las personas que lo necesitan, "con incrementos de las partidas para mayores, dependientes, con discapacidad, infancia, mujer o cuidadores. Seguimos siendo una Diputación de personas pensando en personas".

El gran esfuerzo del próximo ejercicio se volcará en el empleo y la actividad económica, "las mismas prioridades que tiene la ciudadanía", con partidas comprometidas en proyectos estratégicos como el Centro Internacional de Emprendimiento, el Parque Tecnológico de Ezkerraldea-Meatzaldea, el túnel bajo la ría, la segunda fase de la Supersur, las mejoras en San Juan de Gaztelugatxe y nuevos bidegorris. "Nuestro gran objetivo es dejar una Bizkaia mejor para las próximas generaciones, con más actividad, una movilidad mejor y más sostenible y con igualdad de oportunidades. Es hora de hacer", resumió.

Los compromisos institucionales se llevarán, como cada año, la inmensa mayoría de ese montante: 5.303,2 millones para las aportaciones al Gobierno vasco, 555,8 para el Cupo al Estado, 927 para los ayuntamientos y 8,9 para la financiación de las Juntas. El gasto de personal también se incrementará un 6,65%, hasta alcanzar los 232,3 millones, debido al incremento neto de la plantilla foral, de las retribuciones y del coste de la Seguridad Social. La Diputación también destinará 163,4 millones de euros a hacer frente a su endeudamiento: 116 millones de amortización -el mismo importe que la deuda que se asumirá- y 47,5 para el pago de intereses.

Rementeria lanzó un mensaje de "tranquilidad", porque "los números están bien, Bizkaia está bien y funciona". Pese a que algunas tendencias macroeconómicas auguran "incertidumbres" en sectores estratégicos como la automoción, el diputado general destacó que en estos momentos "nuestra economía está estable y tranquila", aunque esa realidad cambiante mantiene a la Diputación en una situación de "prudencia y atención". En este sentido, consideró que la lectura que se puede realizar de los datos no es un mensaje "optimista", sino "realista", y "retratan una Bizkaia y una Diputación tranquila".