EL futuro está en nuestras manos

Los brotes verdes del ecologismo vizcaino

El movimiento Fridays for Future celebra desde hoy hasta el próximo día 9 su primera reunión a novel mundial en Lausana

09.02.2020 | 11:27
Andrea López y Alex Martínez serán parte de la representación vizcaina en la reunión mundial de Fridays for Future, que se celebra desde hoy en Lausana.

Fridays for Future celebra desde hoy hasta el próximo día 9 su primera reunión a novel mundial en Lausana

EL futuro está en nuestras manos. Bajo este mantra, el movimiento Fridays for Future ha ganado reconocimiento a lo largo de los últimos meses, con lo que ya parece lejano el 20 de agosto de 2018. Esa fecha quedó marcada para el futuro del planeta como el día en el que esta iniciativa echó a andar frente al Parlamento de Suecia por iniciativa de la joven Greta Thunberg. Casi un año después, se celebra, desde hoy hasta el próximo día 9, en la ciudad suiza de Lausana la primera reunión mundial del movimiento, a la que acudirán alrededor de 450 participantes de distintos países de los cinco continentes.

Entre los asistentes a esta cita que marcará el devenir de Fridays for Future, dos jóvenes bilbainos se han embarcado en un viaje del que esperan traer un sinfín de lecciones y experiencias. "Puede sonar a cliché, pero para mí es un gran honor", relata Andrea López, de 18 años y proveniente de Gallarta. Sus expectativas para el encuentro son variadas, pues "además de aportar tu granito de arena, también vamos a recibir mucho". En la misma línea habla Alex Martínez, de la misma edad que su compañera y oriundo de Berango. En su caso, centra sus pretensiones en que "con lo que nos cuenten de las experiencias en otros países, podamos adaptarlas a Bilbao".

La llegada de ambos a este movimiento ya ha alcanzado nivel mundial fue muy similar y ocurrió en los prolegómenos de la Huelga Global por el Clima del pasado 15 de marzo. Gracias a sus conocidos, implicados en el ecologismo, fueron dando pasos para unirse a Fridays for Future, con el único interés de "aportar un pequeño granito de arena", como destaca Andrea. Pese a ello, su concienciación acerca de este problema viene de mucho antes. En su lista de anécdotas, Alex comenta que "cuando estaba en el instituto y vi que no había implicación en Agenda 21, decidí plantar por mi cuenta con una serie de presentaciones sobre este tema en el resto de clases". Como dicen, estos son los pequeños pasos que todo el mundo puede ir tomando para convertir la Tierra en un lugar mucho más agradable. Para ello, es imprescindible plantear propuestas como "concienciar a los más pequeños y que ellos lo compartan".

Planificación La hoja de ruta del encuentro que se celebra en la ciudad helvética marca, entre otros asuntos, la planificación de las diferentes acciones que se llevarán a cabo el 20 de septiembre y la semana posterior, fechas en las que está programada la tercera Huelga Global. Sin embargo, la ausencia de Greta Thunberg es un pequeño problema conocido antes de empezar. Pese a que Alex y Andrea aseguran que se debe tratar a la sueca "como una más" y que "ella misma acepta ese rol dentro del movimiento", no dudan a la hora de remarcar su gran esfuerzo en los primeros días de Fridays for Future. "Greta significa esperanza, ver cómo una persona puede demostrar que cuando luchas por algo, es posible que se una mucha más gente", apunta con ilusión Andrea. En el apartado de incompatibilidades de agenda también aparece la reunión estatal celebrada a mediados de julio en la localidad zaragozana de Artieda. Pese a su interés por estar presentes, "no pudo ir ningún miembro de Bilbao, ya que coincidía con una época en la que gran parte de nosotros estábamos de vacaciones".

Conocedores de que la situación del planeta está cerca de rozar el límite que nos podemos permitir, han sido varias las instituciones que han declarado la emergencia climática. De hecho, algunos países de Oceanía se encuentran ya en crisis ante el peligro de su futura existencia debido al crecimiento del nivel del mar. Para Andrea, este desenlace es el mayor problema al que nos enfrentamos, "pues también afectaría a grandes ciudades como Nueva York o nuestro Bilbao". Pese a ello, no deja de lado el origen del deshielo de los polos, que no es otro que las altas temperaturas. Un excesivo calor que "sirve para que los habitantes de las ciudades perciban el problema", tal y como remarcan los dos protagonistas.

Para ellos, es mucho más fácil percatarse de lo que se puede perder debido al cambio climático, sobre todo en el caso de Andrea. "Yo vivo rodeada de verde y pensar que podemos acabar con todo eso? Te hace darte cuenta de las cosas", lamenta al pensar en las mencionadas consecuencias que cada vez están más cerca. Sin embargo, si todos los planes previstos se llevan a cabo a tiempo, "aún estamos a tiempo de darle la vuelta". Entre las medidas sobre cambio climático aparece el Acuerdo de París, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Unesco? un sinfín de opciones que desde Fridays for Future ven con esperanza siempre que sean un primer paso y no las decisiones definitivas sobre el problema.

En busca de ayuda En cualquier debate sobre los problemas climáticos, remarcan la sensación de que algunos partidos políticos no están del todo concienciados sobre el peligro que esto supone. "Pese a que la UPV/EHU nos ha ayudado y tenemos previstas actividades conjuntas para septiembre, algunos ayuntamientos no nos han hecho mucho caso", relata Alex. Para ellos, este problema no puede depender de ninguna ideología ni color político, sino que debe partir de una concienciación individual. Entre los planes previstos, hay mesas informativas, charlas y otras actividades, aunque aún no están concretados espacios ni horarios para los mismos.

A su vez, esperan que la última semana de septiembre tenga aún más relevancia que cualquier evento anterior programado por Fridays for Future. Por ello, animan a todo aquel que se quiera apuntar a estar presente bajo la idea de que "somos un movimiento mayoritariamente joven, pero aquí no miramos la edad de nadie". Saben que conseguir atraer al mismo número de personas que en marzo es "muy difícil, ya que aquello fue una pasada", pero no se resignan en su búsqueda de ayuda. Todo ello con una idea común de fondo: cambiar la situación entre todos, pues el futuro está en nuestras manos.