Atlético de Madrid 1 - 2 Athletic

Nico Williams de Arabia

El menor de los Williams, que dedicó el gol a su madre, emocionada en la grada, marca y acapara los focos tras salir desde el banquillo en su primera gran prueba como león

14.01.2022 | 00:28
Nico Williams, que salió en la segunda parte en sustitución de Berenguer, fue clave en la victoria ante el Atlético.

NICO Williams (Iruñea, 12-VII-2002) es una realidad. Futbolista con un brillante futuro por delante, el presente dibuja también la silueta de un jugador especial, diferente, con una velocidad endiablada y un talento descomunal en sus botas. El gol, asignatura pendiente para el hermano pequeño de Iñaki, va camino de convertirse, además, en un don añadido para un jovencísimo extremo que trajo anoche por la calle de la amargura a todo un Atlético de Madrid. Su gol en el minuto 81, decisivo a la postre, metió al Athletic en la gran final de la Supercopa y le reivindicó asimismo ante los ojos de Marcelino García Toral tras salir desde el banquillo once minutos antes en sustitución de Alex Berenguer.



 

El exjugador de Osasuna y Torino, sin apenas impacto en la semifinal, dejó su lugar en el campo a Nico, que saltó al verde con el resultado en contra y con la misión, por tanto, de revolucionar el encuentro en apenas veinte minutos. Le sirvieron y le sobraron al menor de los Williams, que avisó primero con un potente disparo en la corta distancia que envió a córner con una espléndida manopla Jan Oblak. Los rojiblancos, crecidos por enésima vez ante la adversidad, agradecieron sobremanera el tremendo impacto en el partido de Nico y corrieron a abrazarle con un desbordante cariño cuando aprovechó un balón sin dueño a la salida de un córner para, a la segunda, batir al guardameta colchonero con un sutil remate de primeras con la pierna izquierda ante el que nada pudo hacer el internacional esloveno.

Semifinal de la Supercopa: Atlético - Athletic. Fotos: EFE y AFP

Iñaki, a quien se le iluminó la cara de inmediato, fue de los primeros en correr a su encuentro para fundirse en un fuerte abrazo entre hermanos con la madre de ambos visiblemente emocionada en las gradas. A ella le dedicó su gol más importante como león hasta la fecha Nico, quien, con un doblete, se estrenó como goleador con el primer equipo ante el humilde Atlético Mancha Real en Copa siete días atrás y que ayer, a costa de otro Atlético, se erigió en el héroe de una semifinal que le pone en el escaparate internacional. Tras el choque, el iruindarra apuntó que de todo lo vivido "me quedo, sobre todo, con lo emocionada que estaba mi madre cuando he ido a saludarla. Me ha dicho que me lo merezco, que siga trabajando y que no baje los brazos".

 



"Yo también estoy muy emocionado por poder compartir esto con mi hermano y espero que vengan muchas más alegrías, porque habíamos soñado muchas veces con un momento así y estoy muy agradecido de poder estar con él en el campo", agregó con el entusiasmo de un niño el nuevo Nico de Arabia.


ALKORTA Y MARCELINO
 

El director deportivo del Athletic, Rafa Alkorta, manifestó por su parte que Nico "creo que ya es presente. Ha demostrado lo que es y es capaz de mejorar todavía mucho más, pero tiene todo lo que hay que tener ahora en el fútbol: velocidad, valentía y juventud. Tiene muchas cosas para seguir dándonos muy buenos partidos y que, sobre todo, siga haciendo goles". Más cauto se mostró Marcelino, quien señaló sobre su pupilo que "es un chico muy joven, tiene que ir poco a poco y debemos ser muy prudentes. No es beneficioso que hagamos una estrella de un futbolista que tiene 19 años y que necesita muchísima estabilidad, además de demostrar durante muchos partidos que es un buen futbolista, pero entre todos intentaremos que siga mejorando para que sea un extraordinario futbolista".

El joven extremo suma tres goles como león tras estrenarse la pasada semana con un doblete en Copa ante el Mancha Real

"Me quedo, sobre todo, con lo emocionada que estaba mi madre cuando he ido a saludarla", destacó Nico tras la semifinal

 

noticias de deia