San Mamés se prepara para el regreso del público

El Athletic trabaja en varias opciones de cara a la esperada vuelta del público a partir del 15 de agosto

18.06.2021 | 01:00
Las gradas de San Mamés el 1 de marzo de 2020, el último día que el público acudió a 'La Catedral'

La presente edición de la Eurocopa ha puesto los dientes largos después de muchos meses de vivir el fútbol de élite sin público en los campos. La media de asistencia a los partidos del torneo continental ronda los 18.000 espectadores, pero la excepción la protagonizó el Puskas Arena de Budapest, que el martes se llenó para presenciar in situ el Hungría-Portugal. La imagen supuso un viaje al pasado, a los tiempos de la prepandemia. 67.000 aficionados, muy pocos de ellos sin mascarilla, abarrotaron las gradas del estadio magiar, un escenario que puede marcar un antes y un después aunque se produzca en un país díscolo con la prudencia que se quiere imponer en el resto de Europa. Sin embargo, la vuelta a la normalidad, pese a que el virus del covid-19 no haya desaparecido, se intuye cada vez más cercana a tenor de los datos epidemiológicos y del arreón que se detecta en el proceso de vacunación, con la deseada inoculación de rebaño a la vista. El Athletic, como el resto de clubes, no es ajeno a esta situación y en Ibaigane se ha puesto el foco en trabajar en diferentes supuestos ante el deseado regreso del público rojiblanco a San Mamés.

La masa social athleticzale tiene mono. El último partido que se disputó con seguidores en La Catedral se remonta al 1 de marzo de 2020, dentro de la pasada liga y saldado con victoria del conjunto rojiblanco sobe el Villarreal gracia al solitario tanto de Raúl García desde los once metros. Aquella tarde los 36.350 aficionados presentes en el coliseo bilbaino celebraron el acierto del navarro, pero desde entonces San Mamés ha rugido en silencio en 26 encuentros durante un año, cuando la competición retomó el pulso, el 14 de junio de 2020, tras tres meses de parón a causa del confinamiento. Doce meses después, las sensaciones son otras y el Athletic, ya superadas las diferentes polémicas por la política de compensaciones y cuota social que debían asumir los socios a lo largo de la crisis sanitaria pese a no poder acudir a San Mamés, intensifica sus preparativos de cara a propiciar un regreso paulatino de su masa social (43.169 socios a fecha de 30 de junio de 2020), que podría producirse el 15 de agosto, fecha en la que está fijado el inicio de liga 2021-22, según acordaron el miércoles LaLiga, la Federación Española de Fútbol (RFEF) y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) en su encuentro en la sede del Consejo Superior de Deportes (CSD).

El propio Aitor Elizegi adelantó un dato en su comparecencia ante los medios de comunicación el pasado día 2: "LaLiga nos pide que trabajemos con una previsión del 50% de aforo", apuntó el presidente del Athletic, consciente de la trascendencia de jugar el primer partido del próximo curso en San Mamés ante unas 25.000 personas en caso de que se cumplan los supuestos más optimistas. Lo cierto es que a día de hoy la entidad bilbaina desconoce en qué porcentajes de asistencia se pueden mover a mediados de agosto, sin embargo en Ibaigane manejan diferentes planteamientos en función de las decisiones que tomen los gobiernos en este matiz. "No se va a dar ninguna improvisación", recalcan desde el club, ya que, añaden, "se trataría de una irresponsabilidad desde nuestra parte". No hay una fórmula decidida, sino que en Ibaigane maniobran sobre escenarios que van desde un aforo del 25 por ciento hasta el 50, con las particularidades que presentan cada unos de ellos. Recreaciones que se gestionan en herramientas tecnológicas, como en 3D, y con distintos accesos y ubicaciones de los aficionados en las gradas, además de contemplar una especie de carné virtual ante la posibilidad de que las localidades que ocupen los socios no correspondan a su abono, entre otras soluciones.

Son, de momentos, más la incertidumbres que las certezas. Se han llevado consultas, incluso, a los clubes de LaLiga que sí jugaron con público en las dos últimas jornadas del finalizado curso, como el Valencia y el Elche, al que se midió el Athletic en el partido que cerraba la competición, al igual que ocurre actualmente en La Cartuja con motivo de la Eurocopa. El Gobierno español autorizó el regreso del público en las comunidades autónomas que estuvieran en el nivel 1, como era el caso de la valenciana, con un 30% de aforo y un máximo de 5.000 aficionados. También jugaron en casa el Villarreal, o el Mallorca y el Lugo en Segunda División. Se utilizaron diferentes fórmulas para asignar las entradas y el Valencia, por ejemplo, priorizó a los socios que renunciaron a recibir una compensación económica por no poder asistir a los cinco últimos partidos de la campaña 2019-20. El Athletic, con todo, quiere hilar fino en un asunto delicado por la complejidad que conlleva, aunque Javier Tebas, el presidente de LaLiga, aumentó ayer las estimaciones: "Creemos que empezaremos con el 70% de público la próxima temporada".

Pendiente del LABI. El Consejo Asesor del LABI, que se reúne esta tarde, podría aliviar las restricciones a causa de la pandemia y una de las nuevas medidas sería permitir la asistencia de público a eventos deportivos. El Athletic estará atento a las decisiones que tome el LABI, ya que se aplicarían desde el lunes y un día después, el martes, el Athletic femenino se mide en Lezama, a las 16.30 horas, al Barcelona, ya campeón de liga y de la Champions, con la incertidumbre de que pueda asistir un número determinado de aficionados.

Unai Nuñez se vacuna. El jugador del Athletic se vacunó ayer contra el covid-19 de cara a su posible convocatoria con la selección española para los Juegos Olímpicos de Tokio que se celebrarán del 23 de julio al 8 de agosto, con lo que se perdería gran parte de la pretemporada con los leones, como podría ocurrir también en el caso de Unai Simón

noticias de deia