Portero del Levante

Aitor Fernández: "Jugar las semifinales contra el Athletic es justo lo que no quería"

Aitor Fernández, con pasado en Lezama, repasa con DEIA su situación personal en el Levante y la histórica semifinal de Copa ante el conjunto rojiblanco

09.02.2021 | 00:59
Aitor Fernández, portero del Levante.

El destino, a menudo caprichoso, ha situado a Aitor Fernández (Arrasate, 3-V-1991) ante la posibilidad de alcanzar el "sueño" de disputar una final de Copa con una semifinal de por medio contra el Athletic, club al que perteneció entre 2003 y 2013 y que se interesó por sus servicios el pasado verano. "No pudo ser", admite a DEIA el guardameta guipuzcoano, quien reconoce también estar viviendo una temporada "muy dura" por el fallecimiento de su padre mientras el fútbol, más aún con toda una semifinal copera a la vista, le ayuda a "no pensar todo el día en las desgracias que no están pasando".

Athletic-Levante en una semifinal de Copa. ¿Qué siente al escucharlo?

—Que jugar las semifinales contra el Athletic es justo lo que no quería, porque me hubiese gustado que el partido de este jueves fuese en la final. No ha sido así y la gente podrá pensar que ellos querían jugar contra el Levante y nosotros contra ellos, pero yo veo al Athletic como el segundo equipo que más copas ha ganado en la historia y eso da miedo.

Sienten aun así que están ante una oportunidad de oro para hacer historia.

—Sí, porque hace más de ochenta años que el Levante no juega unas semifinales de Copa y la última vez que las jugó la competición ni siquiera se llamaba así. Estamos haciendo historia y llegados a este punto no existen los amiguismos, ni nada, porque jugar una final sería increíble para un equipo humilde como el nuestro.

En Bilbao, como ha comentado, se prefería al Levante en el sorteo. ¿No ha sentido que en el entorno de su club pasaba lo mismo con el Athletic?

—La verdad es que no hemos hablado mucho sobre ello. Por nombre, presupuesto y clasificación en liga quizás la gente sí prefería aquí al Athletic, pero no lo sé. Como digo, yo no.

En las cinco eliminatorias anteriores no ha jugado ningún minuto. ¿Le dará la titularidad el jueves Paco López dada la magnitud de la cita?

—No lo sé todavía. Paco es un entrenador al que no le gusta dar la alineación hasta el último momento prácticamente para tener a la gente enchufada y si quiere que juegue, estaré preparado para dar el cien por cien.

¿Entendería alcanzar unas semifinales de Copa y no disputarlas siendo indiscutible en liga?

—Claro que lo entendería. Es más, creo que así debería ser, porque hemos llegado hasta aquí jugando otro portero y Dani Cárdenas hizo un partido tremendo contra el Villarreal en cuartos de final, por lo que se merece todo y más. A partir de ahí, Paco pondrá a los mejores para pasar la eliminatoria, pero igual que hizo en las rondas anteriores. No sabemos quiénes jugarán el jueves, pero creo que lo harán quienes lo vienen haciendo en la Copa hasta ahora y nos han clasificado para estas semifinales.

Tener al Athletic enfrente será especial para usted.

—Siempre lo es. Entré con diez años en Lezama, estuve once temporadas allí y gran parte de mi educación se la debo al Athletic.

El pasado verano se rumoreó con su posible regreso a Bilbao. ¿Hubo alguna opción real?

—Hubo un interés y se preguntó por mi situación, pero con el covid-19 de por medio y muchas cosas más hubo muy pocos movimientos en todas las posiciones y no pudo ser. Sigo muy feliz en Valencia con mi pareja, la afición está conmigo, me siento muy valorado por ellos, por los compañeros, cuerpo técnico y club y todo eso también es de valorar, por lo que estoy con la intención de quedarme muchos más años aquí.

Aun así, nunca ha ocultado que antes o después le gustaría volver a casa.

—Sí, siempre lo he dicho. Al final nos hemos tenido que ganar la oportunidad de llegar a Primera División fuera de casa y son muchos años ya lejos de la familia y los amigos. Se hace duro y más esta temporada con el año que estoy teniendo por el fallecimiento de mi padre, que me está reventando. Está siendo una temporada muy dura para mí en ese sentido y echas de menos todo aquello, aunque lo compensas en cierta manera con el cariño de la afición y del club.

A menudo no se tiene constancia de que los futbolistas también sufren.

—Somos personas. Quizás no tengamos algunos problemas que hay ahora mismo en la sociedad, pero en nuestras familias sí y al estar lejos lo sufrimos todo mucho. Menos mal que está mi chica aquí y que, al menos, podemos hacer videollamadas con mi madre, mi hermana y mis amigos. El fútbol también ayuda mucho para no estar pensando todo el día en las desgracias que no están pasando.

Volviendo al partido del jueves, ¿con qué objetivo vendrán a San Mamés? ¿Ganar para dar un golpe sobre la mesa o mantener la portería a cero?

—No sabemos especular, meternos atrás, ni intentar dejar la portería a cero. Habrá fases del partido en las que, evidentemente, tendremos que replegarnos como hacen todos, pero somos más de proponer, de ir arriba y Paco no nos ha dicho todavía gran cosa, pero iremos con esa idea.

El Athletic atraviesa un gran momento, pero ustedes también. ¿Teme de todos modos que pueda pesarles la presión por verse en una semifinal copera?

—Antes del inicio de este partido de ida es verdad que puede haber un poco de incertidumbre por ver qué pasa, pero el Athletic viene de ganar una Supercopa, ha estado ya en varias finales, es el segundo club con más copas en la historia y si alguien tiene que tener presión, es el Athletic. Nosotros no hemos estado nunca en una semifinal de Copa como tal y saldremos a disfrutar con el objetivo de pasar.

¿Considera favorito a alguno de los dos equipos?

—Aunque nos hubiera tocado el Barça o el Sevilla y al Athletic le hubiese pasado lo mismo, considero que en esta competición todo está al 50% como se está viendo desde el principio. El Alcoyano eliminó al Madrid y casi elimina al Athletic, mientras que nosotros superamos la eliminatoria contra el Portugalete en el minuto 90.

¿Favorece a unos u otros que no haya público en las gradas o cree que les perjudica a ambos por igual?

—Diría que por igual. Está claro y es evidente que la afición del Athletic es un poco diferente a la que tenemos aquí en el Levante, pero los jugadores lo que siempre queremos es jugar en casa con nuestra gente, porque nos ayudan muchísimo a todos.

¿Qué significaría para usted eliminar al Athletic y jugar una final de Copa?

—Sería un sueño. Hace muchos años que no gano nada y me encantaría tener esa posibilidad, porque van pasando los años y nunca sabes cuándo vas a poder tener una nueva oportunidad. Sería increíble y algo para disfrutar el momento al máximo.

"Estamos haciendo historia y jugar una final sería increíble para un equipo humilde como el nuestro"

"No sabemos especular, ni intentar dejar la portería a cero; somos más de proponer y de ir arriba"


noticias de deia