Athletic 1 - 1 Valencia

El sin parar de Marcelino desde su llegada al Athletic

El asturiano ha dirigido un partido cada 3,7 días a un Athletic irregular el domingo y que no sacó tajada a sus mejores minutos. El punto suma a las puertas de la semifinal de Copa

08.02.2021 | 01:10
Marcelino da instrucciones en una acción defensiva de Álex Berenguer sobre el valencianista Gayá.

Marcelino García Toral puede decir que está haciendo un máster exprés desde que dirige al Athletic. Su poco más de un mes en el banquillo ha sido un auténtico sin parar que, como dijo en la previa del duelo del domingo, bienvenido sea porque quiere decir que el conjunto rojiblanco juega de continuo, cada 3,7 días exactamente, en los meses de enero y febrero, los más agotadores del calendario siempre y cuando se avance en las diferentes competiciones, y el Athletic lo ha hecho. El equipo bilbaino es, después del Barcelona, el que más partidos ha completado en lo que va recorrido de 2021, con un total de diez, nueve de ellos con el asturiano al mando de la nave y el jueves llegará el número once, uno de los compromisos hasta la fecha más trascendentales, al margen de los dos que sirvieron para conquistar la Supercopa, ya que podría ser el inicio del camino para hacer historia en caso de disputar dos finales de Copa en un escaso intervalo de dos semanas.

El primer asalto de la semifinal de Copa frente al Levante se encuentra a la vuelta de la esquina y, se quiera o no, tiene su impacto sobre el encuentro del domingo, en el que Marcelino no pudo celebrar con victoria su reencuentro con el equipo al que había dirigido por última vez antes de ejercer en el Athletic. Fue un duelo que proyectaba un tufillo a trampa y así fue. De inicio el técnico fue fiel a sus declaraciones y aplicó la cuota esperada de rotaciones, al margen de las sensibles bajas con las que contaba (Muniain, Raúl García y Villalibre), un matiz que ofreció su incidencia en el desenlace del choque ante un Valencia más fresco de piernas, pero ni así se mostró superior a los leones, que no pueden cuestionar el resultado, pero sí, en cambio, tienen razones para lamentar el desperdicio de su prometedor arranque del segundo acto, en el que gozaron de sus mejores ocasiones como para haber hecho el 2-0 y sentenciar prácticamente el encuentro, sobre todo en la que disfrutó Ohian Sancet a los 51 minutos. El navarro, que como se sabe no es delantero, lo tuvo todo a su favor a un puñado de metros de Doménech, pero se le ocurrió tirar a romper y el meta che le intuyó el golpeo. Unai Vencedor y Dani García también tuvieron sus opciones, con sendos remates de cabeza defectuosos, aunque también es cierto que el Athletic se fue al descanso con ventaja en el marcador sin haber tirado entre los tres palos de la portería rival gracias al autogol del donostiarra Hugo Guillamón.

Las mejores imágenes del partido. Fotos: Oskar M. Bernal

El tanto de Gabriel Paulista hizo daño al Athletic y no hace más que acentuar el hándicap que quiere desactivar Marcelino, ya que los rojiblancos, que se sitúan a cinco puntos del descenso y a diez de la zona europea, no han sido capaces de dejar su puerta a cero en los nueve encuentros de momento consumados de la etapa Marcelino. Resulta curioso que el último compromiso en que el Athletic no recibiera gol se remonta al que puso fin a la era Gaizka Garitano con el triunfo sobre el Elche y que no evitó la destitución del derioztarra. Las estadísticas son así de pícaras.

Los números, en cambio, también son benévolos con la producción ofensiva del equipo de Marcelino, ya que ha lucido pegada en estos nueve partidos (Cuatro de liga, tres de Copa y dos de Supercopa) disputados en 33 días, con una media de dos goles por choque, que no está nada mal, sobre todo de cara a manejar el primer capítulo de la semifinal de Copa, donde seguramente el de Villaviciosa firmaría con los ojos cerrados que a la décima sea la vencida, o sea que Unai Simón no encaje. Es quizá la principal obsesión del entrenador rojiblanco para la excitante cita del jueves en La Catedral, porque lo más razonable es pensar que el Athletic, que recupera a Raúl García y confía en que también lo haga Muniain, tiene un alto porcentaje de marcar a tenor de su inercia con Marcelino, que quiere que el sin parar no se frene.

la cifra

9

Los encuentros que encadena el Athletic, entre las tres competiciones en este 2021, sin mantener su puerta a cero, la asignatura que tiene pendiente y que preocupa al entrenador.