La crónica: El Athletic camina sin rumbo

El Athletic cae en un nuevo ejercicio de capacidad futbolística y una segunda parte muy preocupante

04.10.2020 | 16:21
Nuevo descalabro del Athletic

Un nuevo desastre del Athletic. En esta ocasión en Mendizorrotza en uno de esos partidos de ganar o ganar, pero que acabó en derrota. Otra más. Tres en los cuatro primeros partidos de liga. Un dato que merece una profunda reflexión a nivel de club, que tal vez tenga que acabar con la destitución del entrenador, que es siempre la cabeza de turco, pero que resulta también la solución más sencilla cuando las cosas se ponen feas. Debutó Alex Berenguer apenas 24 horas después de ser presentado como nuevo león, y esa fue la única buena noticia del mediodía. Lo demás fue un desastre.

El Athletic camina sin rumbo, desnortado, y no hay nada a lo que aferrarse. Ante un Alavés que no está para muchos alardes, pero que demostró mucho amor propio en la segunda mitad, pese a que tuvo que acabar encerrado en su área por la tonta expulsión de Duarte, los rojiblancos solo realizaron un disparo entre los tres palos, obra de Raúl García en el minuto 95. No hace falta añadir mucho más.

De entrada, Gaizka Garitano sentó a Iker Muniain y Jon Morcillo, titulares ambos en los tres primeros encuentros de la temporada, y apostó por Oihan Sancet e Iñigo Córdoba. No hubo rastro, de inicio al menos, porque sí hizo aparición en la segunda mitad, de Alex Berenguer. En un nuevo partido gris, una dinámica que empieza a ser más que preocupante, tanto Sancet como Córdoba se mostraron bastante activos en la primera parte, aunque su aportación apenas pasó del aprobado. Tras la reanudación, después de que Sancet acumulara un sinfín de pérdidas de balón que propiciaron contras del Alavés, tanto el navarro como el vizcaino se retiraron a vestuarios de la mano.

GALERÍA DEL DERBI


SIN APENAS JUGADAS


Ante un Alavés cuya imagen es aún más preocupante que la del Athletic, aunque esa es una cuestión que debe preocupar en Gasteiz, el conjunto rojiblanco fue incapaz de disparar entre los tres palos en toda la primera mitad. Tampoco lo hizo el equipo babazorro, pero lo dicho, sus problemas los deben arreglar otros. A los del Athletic no parece que Garitano sea capaz de ponerles remedio y eso sí tiene que preocupar, y mucho, a la dirección deportiva del club.

Solo se contabilizó una jugada trenzada en toda la primera mitad, una acción de bella factura con pases al primer toque y mucho ritmo que murió en las botas de un segurísimo Laguardia. Corría el minuto doce y todas las buenas intenciones que se intuyeron en esa jugada se diluyeron como un azucarillo. Hubo, eso sí, tiempo para que Raúl García, apenas tres minutos después, se inventara una vaselina imposible ante Pachecho tras una gran asistencia en largo de Iñigo Martínez, pero el intento murió en la nada. Como la primera parte. Todo un sopor. Un nuevo ejercicio de impotencia rojiblanca, de incapacidad futbolística que merece una profunda reflexión, más aún ahora que por delante hay un nuevo parón de selecciones.



MALA SEGUNDA PARTE


Si la primera parte del Athletic fue mala, lo de la segunda fue de juzgado de guardia. La intensidad que sí mostró el equipo dirigido por Garitano en los primeros 45 minutos desapareció por completo, lo que dejó a los rojiblancos a merced de un Alavés al que la entrada de Lucas Pérez le dio otro aire. Núñez, que desde que alzó la voz para pedir salir cedido no da pie con bola, tuvo uno de sus habituales despistes que no acabó en gol porque Lucas Pérez no estuvo atinado. En el 52, Joselu realizó el primer disparo entre los tres palos del partido y entonces ya se intuía que el Athletic no estaba para muchos trotes.

Los dos delanteros babazorros, a quienes se sumó también Édgar, trajeron por la calle de la amargura a la zaga rojiblanca. De ella se cayó, lesionado, Yuri, y Balenziaga no dio el nivel. Otro despiste suyo a punto estuvo de costarle caro al equipo. Pero Simón y la falta de acierto de nuevo de Lucas Pérez, evitaron la tragedia. Pero cuando el río suena, ya se sabe. Y Ely le puso la puntilla al Athletic con un remate de cabeza tras una falta lateral a quince minuto para el final.

El central remató sin excesiva oposición y superó a Simón, que solo pudo seguir el balón con la mirada. Joselu puso de nuevo a prueba al meta rojiblanco en la acción inmediata al gol mientras el Athletic se mostraba incapaz de hacer absolutamente nada con sentido en ataque.

Ni siquiera cuando el Alavés se quedó con diez. Es cierto que encerró al equipo gasteiztarra en su área, que trató de poner centros y colgar balones, pero la calidad de los mismos, una vez más, brilló por su ausencia. Así resulta muy difícil ganar en Primera. Ya lo dijo Garitano, cuyo futuro debe estar en el aire. El Athletic camina sin rumbo.


FICHA TÉCNICA


Alavés: Pachecho; Édgar Méndez (Min. 90, Javi López), Navarro, Laguardia (Min. 65, Ely), Lejeune, Duarte; Pina (Min. 76, Manu García), Battaglia, Pere Pons; Deyverson (Min. 46, Lucas Pérez) y Joselu.

Athletic: Simón; Capa, Núñez, Iñigo, Yuri (Min. 49, Balenziaga); Dani García, Unai López (Min. 78, Berenguer), Raúl García, Sancet (Min. 59, Muniain), Córdoba (Min. 59, Morcillo); y Williams (Min. 78, Villalibre).

Goles: 1-0: Min 74; Ely.

Árbitro: Sánchez Martínez (Comité Murciano). Expulsó por doble amarilla a Duarte, del Alavés. Además, amonestó a Dani García, Unai Núñez e Iñigo Martínez, del Athletic.

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en Mendizorrotza, sin público.