Seis claves de la decepción final del Athletic

17.07.2020 | 13:07
El Athletic se midió el jueves al Leganés en San Mamés

El Athletic dijo adiós a Europa en la penúltima jornada de Liga, una decepción enorme, que se repite por segundo año consecutivo en el sprint final y que dolió especialmente por la forma en la que llegó: en casa y ante un rival que parecía casi descendido. Un pinchazo que se puede explicar en seis claves.


1. LA AMPLIA DESVENTAJA CON LA QUE LLEGÓ AL PARÓN

El Athletic regresó del parón alejado de las posiciones europeas, a cinco puntos de las séptima plaza y a ocho de la sexta, por lo que ha ido muy obligado en estas semanas sin apenas resuello. Aunque acabó metiéndose en la pelea e ilusionándose, cedió en la penúltima jornada en San Mamés y ante un rival que parecía desahuciado. No ha estado mal el Athletic, pero oros equipos, como el Villarreal y el Granada, que le superaban en un punto, lo han hecho incluso mejor.


2. TRES DERROTAS SEGUIDAS EN CASA

Al Athletic le han penalizado las tres derrotas seguidas en casa con las que termina el curso, ante Real Madrid, Sevilla y Leganés. En todos el VAR tuvo mucho que ver, pero en ninguna su juego estuvo a la altura. Si acaso ante el Madrid el empate era un resultado más justo y ante el Leganés se vio obligado a jugar tres cuartos de partido en inferioridad numérica. Aunque ya habían empezado mal los 'leones'. El Sevilla les superó con claridad.


3. EL DESGASTE DE LA UNA TEMPORADA TAMBIÉN EXIGENTE EN COPA

Gaizka Garitano ha confiado en un bloque que ha exprimido al máximo y le ha dado la razón en muchas ocasiones. Sobre todo en Copa, en la que está en la final. Pero ha acabado muy desgastado y jugadores en los que descansa buena parte de las responsabilidades ofensivas del equipo como Iker Muniain o Yuri Berchiche -este con problemas musculares- han terminado agotados.


4. LA 'AUSENCIA' DE WILLIAMS

Mención aparte merece Iñaki Williams, totalmente desaparecido tras la cuarentena. No llevaba mal año antes del parón, siendo el máximo goleador de su equipo con 10 tantos (6 en Liga y 4 en Copa) y una noche mágica ante un Barça al derribo en el descuento para meterse en las semifinales coperas. Pero volvió del confinamiento fatal. Ningún gol en diez partidos, casi ninguna oportunidad en todos ellos y una sensación de desconexión que no ha podido quitarse de encima cada vez más ansioso y, quizás por ello, desubicado.


5. FALTA DE 'POTENCIAL OFENSIVO'

Quizás a Williams fuese al más señalase Garitano cuando dijo, tras caer ante el Leganés, que al Athletic le "faltado potencial ofensivo respecto a los equipos de los que queremos estar cerca de ellos". "El potencial ofensivo de otros equipos es superior al nuestro", dejó como recado para el futuro inmediato el entrenador de un equipo que tiene en sus filas a un tridente reconocido que lleva 31 goles esta temporada entre Liga y Copa: Muniain (5+1), Raúl García (15) y Williams (6+4).


5. EL VAR

Aunque la puntilla al Athletic se la ha dado el VAR, que lo ha destrozado con decisiones más que polémicas, incomprensibles. Y además lo ha hecho en San Mamés. En Bilbao se le ha perdido la fe a una herramienta llegada para hacer más justo el fútbol pero horriblemente utilizado tras el confinamiento.

Comenzó su festival ante el Madrid, cuando revisó un pisotón de Dani García a Marcelo en una jugada en la que el guipuzcoano tenía la posición ganada y que el brasileño ni protestó al principio, pero no otro al menos igual de claro apenas unos minutos después de Sergio Ramos a Raúl García.

Continuó ante el Sevilla con jugadas dudosas antes de los goles de la remontada visitante y terminó sin entrar a valorar un agarrón escandaloso durante metros de Munir a Iñigo Martínez en el área visitante en un saque de córner.

Contra el Leganés, el VAR revisó la jugada del gol de Miguel Ángel Guerrero que supuso el 0-1 en el minuto 81, un fuera de juego sancionado inicialmente por árbitro y que la imágenes de televisión validaban. También la jugada de la expulsión de Unai Simón, por una falta fuera del área a Bryan Gil, se presta a la discusión y fue, cuando menos, una sanción muy rigurosa.

El capitán Muniain y Dani García se mostraron muy enfadados tras el partido ante el Madrid, pero posteriormente, el presidente Aitor Elizegi aseguró que el club confía "plenamente" en el VAR y pidió "máximo respeto al colectivo arbitral". 

Las imágenes del Athletic-Leganés