uno de los intocables

Williams y 42 meses seguidos sin parar

No se pierde un partido de liga desde hace tres años y medio, y su minutaje se eleva a los 11.541 en este periodo

09.02.2020 | 18:25
Iñaki Williams, en un entrenamiento en Lezama.

No se pierde un partido de liga desde hace tres años y medio, y su minutaje se eleva a los 11.541 en este periodo

bilbao - El 20 de abril de 2016 marcó un antes y un después para Iñaki Williams (Bilbao, 15 de junio de 1994). No es que fuera un partido brillante del Athletic ni del propio Williams. Es más, el conjunto rojiblanco, dirigido en aquellas fechas por Ernesto Valverde, sucumbió en San Mamés frente al Atlético de Madrid por la mínima gracias al tanto de Fernando Torres. Williams no fue titular, pero compareció a los 59 minutos en busca de un empate que no llegó. Desde entonces, se ha encargado de consolidarse como uno de los intocables y subir su cotización con mejora incluida de un contrato histórico, que se extiende hasta el 30 de junio de 2028 con una cláusula de rescisión que se eleva a los 135 millones de euros. El próximo domingo se cumplen tres años y medio exactos de aquella cita ante el Atlético y ya el delantero bilbaino no se ha perdido un solo encuentro de liga, enlazando 127, récord vigente en un futbolista en activo y a solo cinco duelos de alcanzar la marca de Carmelo Cedrún, mítico guardameta del Athletic.

Se conoce la carrera galopante de Williams, cuando está cerca de cumplir un lustro de su debut como león. 156 de los 212 partidos oficiales que ha disputado en el Athletic los ha consumado en estos últimos 42 meses, un registro brutal. El hoy reubicado como delantero centro no ha parado de crecer, aunque ha tenido sus picos altos y bajos. Quizá atraviesa uno de estos últimos con sus malas actuaciones ante el Leganés, Valencia y Celta, que coinciden con el bache de juego que proyecta el equipo de Gaizka Garitano. Con todo, Williams presume de unos números incontestables. Su poderío físico y el acierto en la política de dosificaciones en ciertos compromisos le han permitido semejante continuidad. No en vano, de estos 127 partidos consecutivos en la competición de la regularidad ha jugado completos casi la mitad, 62, en tanto que ha comparecido desde el banquillo en 18 ocasiones. El minutaje, por tanto, es llamativo, ya que se contabiliza en 9.634 minutos en estos tres años y medio.

La asiduidad de Williams no se reduce a LaLiga Santander. Su impacto en todas las competiciones es similar, hasta el punto de que ha participado en 156 de los 160 partidos oficiales que ha completado el Athletic en estos 42 meses recientes entre liga, Copa y Europa League. Solo se ha perdido cuatro de estos compromisos, tres correspondientes al torneo del K.O. y el otro restante, uno de 22, en la competición continental, el que jugaron los leones en Bucarest en el partido de ida de la eliminatoria previa ante el Dinamo dos campañas atrás. Un total de 11.541 minutos entre las tres competiciones en solo tres años y medio, un recorrido que acentúa el rol de un futbolista diferente y conocedor de que la exigencia sobre sus prestaciones es cada vez mayor, acorde a su estatus en la plantilla.

mayor impacto goleador Williams ha sido un fijo para los cuatro entrenadores que le han dirigido hasta la fecha. Valverde propició su salto al primer equipo, Kuko Ziganda le conocía perfectamente de su época en el Bilbao Athletic, en tanto que Eduardo Berizzo y Gaizka Garitano no han dudado en darles galones, si bien ha sido en los tiempos recientes cuando le toca ejercer de ariete como relevo de Aritz Aduriz, que completa su última temporada en activo y que ejerce como referencia del bilbaino, pese a que las características de ambos son radicalmente opuestas. Por ello Williams asume que tiene que reinventarse y mejorar su pegada, consciente de que el equipo la necesita como hombre más adelantado. El bilbaino solo ha marcado un gol en lo que se lleva de curso, el que ejecutó en el derbi ante la Real Sociedad, el número cincuenta como león. 34 de ese medio centenar los ha materializado desde el 20 de abril de 2016 y después de la crisis que duró dos años sin ver puerta en San Mamés en liga, racha que cortó curiosamente el curso pasado ante el Sevilla en su encuentro número cien consecutivo en la competición de la regularidad.

el detalle