Euskadi, pionera en la lucha contra el abuso infantil

Abrirá un espacio con recursos y profesionales para evitar revictimizar al menor

26.04.2022 | 00:13
Llamada de alerta.

Euskadi pondrá en marcha una BarnahausCasa de niños en islandés–, un espacio seguro lejos de las frías comisarías y hospitales, donde se agruparán en un mismo lugar todos los recursos y especialistas que intervienen en un caso de abuso infantil. Además de ofrecer un entorno seguro, la Barnahaus busca no revictimizar al niño o adolescente evitándole repetir una y otra vez su historia. No es un objetivo trivial porque en Euskadi hay más de 600 puntos de entrada que pueden atender inicialmente sospechas de posibles casos de violencia sexual: 25 comisarías de la Ertzaintza, 81 de la Policía Municipal, 112 Sos Deiak, 14 juzgados de guardia, 4 oficinas de la fiscalía, 324 centros de salud, etc. Y solo son el primer paso de un proceso largo.

Según Save the Children, en los países donde ya se han implementado las Barnahaus, como Estados Unidos y varios países del norte de Europa, se ha triplicado el número de agresores acusados. Otros países como Alemania, Reino Unido, Polonia, Malta, Hungría, Bulgaria, Lituania, Estonia o Chipre han empezado a implementar este modelo. La lógica de este tipo de equipamientos es bastante sencilla. En lugar de ir a comisaría a prestar declaración, el niño o la niña acude a la Barnahus donde se le hace directamente una entrevista forense que es grabada y todos los actores involucrados en el caso la ven por circuito cerrado. "La grabación de la entrevista forense permite recoger el testimonio del niño lo antes posible, lo cual facilita su recuperación y evita que tenga que ir al juicio oral", afirman desde la ONG. Su efectividad, dicen, "está basada en la evidencia" ya que son múltiples los estudios que han demostrado que este modelo "ayuda a reducir la victimización secundaria y mejora el trato hacia el niño y su familia".

Este recurso de atención integral a las víctimas de abuso infantil es la principal novedad de la Estrategia vasca contra la violencia hacia la infancia y adolescencia. Se trata de la primera 360º del Estado para prevenir y detectar precozmente la violencia que se ejerce contra los menores, así como su posterior atención y reparación. El año pasado 1.459 menores fueron víctima de algún tipo de delito, casi la mitad en el seno de la familia.

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales del Gobierno vasco, Beatriz Artolazabal, presentó ayer lunes las líneas maestras de este plan que pivota sobre 4 ejes e incluye 44 acciones concretas. "Ninguna comunidad autónoma cuenta, a día de hoy, con una estrategia integral de este calado, y muy pocos países disponen en Europa de una estrategia similar", afirmó. Se trata, dijo, de una pionera herramienta que persigue "prevenir todas las formas de violencia hacia la infancia y la adolescencia; detectar con mayor celeridad las que puedan producirse; intervenir tempranamente; brindar a niños, niñas y adolescentes la atención y la protección necesarias y reparar en la medida de lo posible los daños causados".

noticias de deia