Continúan en alerta este sábado varios ríos en Navarra, tras un aluvión espectacular que traslada el máximo cuidado en las próximas horas a Castejón y Tudela

11.12.2021 | 10:04


Una fallecida y un desaparecido por las inundaciones en Navarra, una treintena de rescates y vías cortadas, decenas de comercios y empresas anegadas, municipios aislados, un episodio histórico de lluvias y deshielo y la falta de alertas, sobre todo en la zona de Iruñea... Todo en un cauce resulta una inundación que sacó a los ríos por donde nunca el viernes en la Comunidad foral. A primera hora de este sábado la alerta se traslada a la zona sur, donde Castejón y Tudela prevén la mayor crecida del Ebro en 40 años.

LA CRÓNICA DEL VIERNES

Todo aquel al que el agua le entra en casa cuando el río viene tan arriba, seguro que ayer tuvo que subir varios palmos las marcas de las crecidas. También se salió por sitios por donde nunca se había salido. La crecida del río Arga dejó patas arriba la zona norte de Iruñea, sobre todo Rochapea y San Jorge, y las localidades de la Cuenca como Burlada y Villava, causando importantes inundaciones y daños en las zonas urbanas más próximas al cauce. Multitud de empresas del polígono Landaben no pudieron ni siquiera abrir sus puertas y el caos fue generalizado. Los desbordamientos, nieve y desprendimientos dejaron también municipios aislados y hasta una treintena de carreteras afectadas, incluidas dos carreteras de la red principal, la N-121-A a la altura de los túneles de Belate y Almandoz (estarán cerrados hasta el lunes); y la N-135, en el Puerto de Erro. También se registraron cortes de suministro eléctrico en las localidades y barrios directamente afectados por las inundaciones.


  A LAS 8.00 NIVEL 2 DE ALERTA 

El Gobierno foral activó a las 8.00 horas el nivel 2 de alerta por inundaciones, cuando al menos dos horas antes la presa de Eugi tuvo que soltar más agua que la salida sostenida que efectuaba durante la noche. A ello contribuyó el deshielo repentino de la múltiple nieve acumulada aguas arriba, que originaron también un caudal desbocado del Ultzama, con niveles nunca vistos de 323 metros cúbicos por segundo.

Según los datos aportados, durante la noche la peor situación se dio en la zona norte por la subida del río Bidasoa, que afectó a Elizondo, Baztan y Sunbilla, así como en la cuenca del Arga, cuyas localidades ribereñas están siendo, hasta el momento, las más afectadas por las inundaciones. Iruñea y Comarca han registrado importantes daños, especialmente los barrios pamploneses de Rochapea, San Jorge y Txantrea, y las localidades de Huarte, Villava y Burlada. Por lo que se refiere a los pantanos, los embalses de Itoiz y Yesa se encontraban en niveles bajos debido a la sequía de los últimos meses, con lo que son capaces de retener toda el agua que reciben. Gracias a ello, no se esperan crecidas del río Aragón. Por su parte, el embalse de Eugi recibía esta mañana 125 metros cúbicos y desembalsaba 80, por lo que contribuía a laminar la avenida del río Arga.

Estas importantes crecidas, según los expertos, obedecen a un fenómeno de lluvias muy intenso y muy concentrado en el espacio y el tiempo. En este sentido, indicaron que los modelos predictivos de referencia no han previsto su alcance total, al no haber podido dimensionar correctamente la influencia de factores como el rápido deshielo de la nieve caída en los últimos días y la incapacidad del terreno de absorber más agua.


luto 

El temporal y la riada dejaron además apuntes dramáticos, como el del fallecimiento de una mujer de Sunbilla sepultada en su coche en un desprendimiento y la desaparición de un vecino de Elizondo de 61 años que salió de su domicilio para dirigirse a su trabajo en Lesaka y no se tenían noticias de su paradero.

Una vez que el pico de la crecida superó Iruñea al mediodía, la preocupación se centraba a última hora de ayer, al cierre de esta edición, concretamente en los términos de Peralta, Falces y Funes, donde se prevén desbordamientos. También fueron evacuados 26 residentes de la residencia de personas mayores El Vergel, situada en el término de Aranzadi, en Pamplona, que han sido trasladados a la residencia Amma Argaray debido al desbordamiento del río Arga. Mañana se trasladará a otros 70 a la nueva residencia de Sarriguren.

Ayer a la tarde, bomberos del Grupo de Rescate Acuático vigilaban la mota de Falces, que en el caso de no resistir la crecida del Arga inundaría tierras de labor aproximándose al casco urbano. En cuanto al Ega, el máximo de la riada superó Estella causando menores afecciones de las anunciadas por los modelos predictivos. El Ebro también registraba ya un considerable aumento de nivel y caudal, y se espera que el pico de su avenida llegue a Castejón sobre las 22.00 horas de la noche de hoy sábado con un caudal de 3.200 metros cúbicos por segundo, y Tudela en torno a la 1,30 de la madrugada del domingo con un caudal de 2.880 m3/s.

El Gobierno de Navarra pidió a la ciudadanía que evite los desplazamientos innecesarios para evitar los riesgos derivados de los encharcamientos e inundaciones en las carreteras. También se contactó desde Desarrollo Rural con todas las Comunidades de Regantes que se pueden ver afectadas frente a la previsión de una punta del río Ebro para recomendar que se recoja a todos los animales de las llanuras habituales de inundación, tanto de las explotaciones ganaderas, como animales domésticos.

algunos datos

2.600 clientes estaban sin suministro eléctrico. Unos 2.600 clientes de Iberdrola se vieron afectados durante el día de ayer por el suministro de luz en Navarra debido a las inundaciones que afectan distintas zonas de la Comunidad Foral. En concreto, en Iruñea estuvieron afectados unos 800 clientes, la mayoría en el barrio de la Rochapea. Además, en la zona del Pirineo hay más de 200. Iberdrola trabajaba en la subestación de Landaben porque está cercana al río Arga y estaba siendo "comprometida".

LA N-121-A está cortada por las inundaciones y una treintena de carreteras secundarias afectadas por desprendimientos, desbordamientos y nieve. Las inundaciones afectaron a dos carreteras de la red principal, la N-121-A a la altura de los túneles de Belate y Almandoz; y la N-135, en el Puerto de Erro. Asimismo, una treintena de carreteras secundarias presentan incidencias por inundaciones, desprendimientos y nieve.

noticias de deia