El LABI suaviza las restricciones en Euskadi con un aumento de los aforos

Los aforos aumentarán hasta el 60% en cultura y comercios, al 50% en hostelería y al 30% en estadios

30.08.2021 | 11:13
El número máximo de comensales se amplia de seis a ocho

El Gobierno vasco ha suavizado algunas de las restricciones en vigor para controlar la expansión de la covid como los aforos, que pasarán del 35 % al 60 % en todos los locales e instalaciones, entre ellos los comercios y espacios culturales, y al 50 % en la hostelería, donde el máximo de personas por mesa aumentará de 6 a 8 a partir del miércoles.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha presidido este lunes el comité asesor del Plan de Protección Civil de Euskadi (LABI) que ha acordado también incrementar del 20 al 30 % el aforo en los estadios de fútbol y recintos de más de 5.000 espectadores. En este ámbito el Consejo Interterritorial fijó un máximo del 40 % a principios de agosto.

Lo que no cambia es el horario de cierre de establecimientos y el cese de actividades culturales, sociales y comerciales a la 1 de la madrugada, el uso obligatorio de la mascarilla en interiores y en cualquier entorno urbano transitado, el mantenimiento de la distancia interpersonal de 1,5 metros y el cierre de lonjas y locales juveniles, así como del ocio nocturno.

También se mantiene la prohibición de consumir en hostelería en la barra o de pie tanto en interior como en el exterior.


TXOKOS Y MASCARILLAS


Las modificaciones introducidas en la hostelería se aplicarán en las sociedades gastronómicas, txokos y en los locales de juego.

En cuanto a las mascarillas, y siguiendo lo establecido por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en un auto el pasado 3 de agosto, se ha corregido lo relativo a su uso en los desplazamientos y paseos en playas y piscinas. Solo será obligatorio su uso cuando no sea posible mantener de modo constante la distancia interpersonal de 1,5 metros.


MÁS AFORO


Respecto a los aforos, con carácter general se eleva hasta el 60 % en todos los locales e instalaciones salvo en las que se aplique una limitación específica como la hostelería en cuyo interior se sube el aforo al 50 %.

Se ha establecido también como medida general que el máximo de personas que se podrán reunir en recintos para cualquier tipo de evento social, cultural y deportivo no superará las 600 personas en el interior de los recintos y las 800 en el exterior.

Sin embargo para instalaciones con capacidad entre 1.600 y 5.000 personas el máximo en interiores será de 800 y de 1.200 personas en exteriores.

En lugares para más de 5.000 espectadores, como los estadios de fútbol (a San Mamés podrán acudir 16.000 socios y 3.000 a Miribilla), no se podrá superar el 30 % y se deberán cumplir las medidas preventivas generales.


DESDE ESTE MIÉRCOLES


La decisión de flexibilizar a partir del día 1 de septiembre las medidas que están en vigor desde el pasado 22 de julio se produce después de que Euskadi haya logrado reducir la incidencia acumulada por debajo de los 400 casos en 14 días por 100.000 habitantes, dejando la zona roja de transmisión de virus. Este domingo estaba en 340,45.

En el nuevo decreto que entrará en vigor el miércoles también se mantienen los llamamientos cívicos como la limitación voluntaria de movilidad nocturna entre la una y las seis de la madrugada y la limitación de las agrupaciones de personas a un máximo de ocho (antes era 6), excluidos los convivientes.


FASE DESCENDENTE


La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha explicado en rueda de prensa estas modificaciones, ha insistido en que estas semanas van a ser decisivas para doblegar la quinta ola y evitar una sexta, y ha recordado que aunque hay indicadores que evidencian que se está en "fase descendente", el reflejo de esa mejora es "más moderada" en los hospitales.

Ha remarcado que hay que seguir manteniendo la "tensión social" en materia de prevención, utilizando la mascarilla y evitando las aglomeraciones y también ha apelado a la ciudadanía a vacunarse.

Preguntada hasta cuándo estarán vigentes estas nuevas medidas, la consejera no ha aventurado ninguna fecha y ha explicado que los expertos analizan continuamente la evolución de la pandemia y que serán ellos los que recomendarán las modificaciones cuando así lo consideren, momento en el que el lehendakari convocará el LABI.

noticias de deia