La pobreza infantil es mayor en las ciudades y viene marcada por el barrio

Se advierte una "reurbanización" del problema que afecta a 2,3 millones de niños

28.07.2021 | 00:31
Un grupo de chicos, ajenos a la información, juega a fútbol.

La mitad de los niños que están en riesgo de pobreza en España –más de un millón de los 2,3 que la sufren– viven en zonas muy pobladas, y se agrava aún más en las grandes ciudades, donde se registran las mayores tasas de pobreza severa. Pero dentro de las ciudades, también marca el barrio donde los niños crecen y los recursos u oportunidades que pueden ofrecerles para compensar las situaciones de vulnerabilidad o para agravar su desarrollo y bienestar.

Son algunas de las conclusiones del informe Geografía de la pobreza infantil en España hecho público ayer martes por el Alto Comisionado contra la Pobreza Infantil que destaca la gravedad de la pobreza urbana que se vive en Madrid y Barcelona.

Si bien la mitad de los niños pobres viven en ciudades, las tasas son más altas en las zonas menos pobladas (29,6%) que en las más pobladas (27,6%), aunque su intensidad aumenta con el grado de urbanización: tanto la pobreza infantil alta como severa son superiores en las grandes urbes, donde se registran, además, mayores niveles de desigualdad.

El informe evidencia que en la última década la tasa de pobreza infantil se ha desplazado de las zonas poco pobladas a las ciudades, produciéndose "un fenómeno de reurbanización de la pobreza infantil". Se concentra sobre todo en las áreas metropolitanas de las grandes áreas urbanas, "donde probablemente se hayan producido traslados de la población local hacia las afueras", como Madrid, Barcelona, Valencia y Sevilla. En el caso de Málaga, las mayores tasas de pobreza infantil se encuentran en la capital, si bien municipios más alejados como Mijas o Fuengirola presentan altos índices de desigualdad, según apunta el informe.

Crecer en la pobreza en grandes áreas urbanas y zonas escasamente pobladas presenta retos diferentes y requiere de políticas distintas, señala este diagnóstico de la pobreza. Mientras que las grandes ciudades concentran una gran cantidad de población en situación de pobreza y con mayor desigualdad, segregación residencial y alto coste de vida, los entornos menos poblados se enfrentan a otras dificultades: falta de oportunidades laborales, desequilibrio demográfico, escasa oferta educativa y de servicios básicos y falta de infraestructuras,....

El documento pone como ejemplo el caso de Madrid, que tiene distritos en los que la mitad de la población tiene ingresos superiores al 200% de la media estatal y otros en los que gran parte de la población está empobrecida. Como Tetuán, con el 31,5% de pobreza infantil, y Chamartín, con el 8,9%. En términos relativos, Sevilla y Málaga tienen las tasas más altas de pobreza infantil, sin embargo la desigualdad es mayor en Madrid, con zonas muy deprimidas junto a otras más privilegiadas.

El estudio alerta de cómo el entorno influye en la diversidad y calidad de las experiencias a las que tienen acceso a lo largo de vida. Quienes crecen en barrios con bajos niveles de segregación, con servicios de calidad –educativos, alimentación, salud, parques, aire limpio y viviendas adecuadas– y en hogares con salarios dignos muestran mejores resultados académicos y de salud. El ejemplo más extremo de entornos negativos son los asentamientos de infraviviendas, unos 270, en los que se concentra la extrema pobreza, la exclusión social y la falta de oportunidades.

El apunte

50,5%

En 2020, el 50,5% de los niños, niñas y adolescentes en riesgo de pobreza vivían en zonas muy pobladas, mientras que el resto se concentraba en zonas poco pobladas (26%) e intermedias (23,5%). La intensidad de la pobreza aumenta con el grado de urbanización. Solo en el área urbana de Madrid viven 230.000 menores en situación de pobreza.

noticias de deia