La Diputación de Bizkaia admite que "un error" pudo provocar el brote de coronavirus en la residencia de Muskiz

El responsable foral de Acción Social afirma que las inspecciones no detectaron deficiencias en las medidas de prevención

12.01.2021 | 19:07
Una familiar de una persona usuaria de la residencia Marcelo Gangoiti de Muzkiz reclamando explicaciones a las puertas del centro.

El diputado de Acción Social, Sergio Murillo, ha admitido hoy que, pese a que las inspecciones no detectaron ninguna deficiencia en la residencia Marcelo Gangoiti de Muskiz, pudo haberse producido "un error" que ha derivado en el contagio de 93 de sus 103 usuarios. "Cada vez que hay un contagio entiendo que algo ha fallado; lo digo en las residencias y lo digo también en la comunidad. Puede haberse producido algún error, evidentemente, porque cada transmisión es un fallo", ha declarado el responsable foral.

El último cribado completo del centro asistencial de Meatzaldea arrojó ayer la escalofriante cifra de 93 de sus 103 usuarios contagiados por covid, además de 22 de sus 93 trabajadores. Según los datos aportados por el diputado de Acción Social, 88 de los residentes permanecen en el centro, en estado asintomático, y otros cinco han sido derivados al centro especializado de Birjinetxe, "que son los que tenían síntomas o alguna complejidad para su aislamiento".

Murillo: "Pudo haberse producido un error que ha derivado en el contagio de 93 de los 103 usuarios"

Sergio Murillo ha explicado  que el practicado el día 10, y del que se conocieron ayer los resultados, ha sido el segundo cribado completo a todos los usuarios y trabajadores del centro de los últimos días, ya que el primer caso positivo se detectó en la residencia el día 2. "Ese mismo día se hicieron pruebas a toda la planta, el día 3 al resto de usuarios de todo el centro y el día 5 a todos los profesionales", ha relatado. El cribado masivo de toda la residencia se volvió a repetir el pasado domingo, con el resultado de 93 usuarios contagiados, que "ha sido para todos una sorpresa", ha admitido Murillo.

Aunque se trabaja sobre la premisa de que todos los positivos son reales –"sabemos que la transmisión en una residencia es muy fácil y puede suceder que se transmita muy rápidamente, que es lo que parece que ha sucedido en Muskiz"–, se van a revisar en laboratorios de Osakidetza de forma aleatoria algunas de las muestras, para descartar que se haya producido algún error en los resultados.


"ACTIVADOS LOS PROTOCOLOS"


Murillo también ha defendido que, desde que se detectó el primer positivo, "se han activados todos los mecanismos para prevenir la transmisión" y la inspección que se realizó de forma conjunta entre el departamento foral de Acción Social y la consejería de Salud del Gobierno vasco el pasado día 4 no se detectaron deficiencias en los protocolos de prevención. "Se detectaron cuestiones de índole menor, como recomendaciones sobre señalizaciones de carteles en el ascensor para limitar el aforo. Se encontró un centro bien sectorizado, con los casos en aislamiento y con todas las medidas de prevención de uso de EPI adoptadas", ha señalado el responsable foral.

Hoy mismo se ha cursado otra nueva visita de inspección al centro, para verificar que las nuevas medidas a adoptar en este escenario, como el uso masivo de EPI para proteger a los trabajadores, se cumplen. Murillo ha admitido que "evidentemente", y pese a haber adoptado "todas las medidas preventivas", puede haberse producido algún error que haya desencadenado el contagio. "Cada vez que hay un contagio, tanto en las residencias como en la comunidad, entiendo que algo ha fallado: no estamos respetando la distancia de seguridad, no estamos usando bien las EPI, no estamos manteniendo el aforo o no estamos ventilando lo suficiente el espacio", ha reconocido.

"El factor inevitable que tenemos en las residencias es que los trabajadores van desde fuera, desde la comunidad en la que se está produciendo una transmisión muy alta, a proveerles de cuidados que implican un contacto muy estrecho. Y, desgraciadamente, con todas las EPI y todas las medidas de prevención, a veces la transmisión es muy sencilla".


BOLSA DE TRABAJO


El responsable foral también ha avanzado que se ha activado la bolsa de trabajo para cubrir las bajas de los profesionales que han dado positivo y se encuentran en aislamiento, y que la vacunación a usuarios y trabajadores tenía que haber comenzado en la residencia este mismo jueves. "Evidentemente con este brote se pospondrá hasta que todos los usuarios se negativicen", ha añadido.

La Diputación de Bizkaia ha abierto ua bolsa de trabajo para cubrir las bajas
Por último, ha adelantado que este jueves se va a llevar a cabo otro cribado masivo de trabajadores de centros sociosanitarios de Durangaldea, al que están llamados 756 profesionales, para realizarles una PCR preventiva "que permita detectar y apartar a los profesionales que puedan ser positivos asintomáticos y estar transmitiendo sin querer el virus a los usuarios en los centros en los que trabajan".
noticias de deia