Un octogenario muere en plena calle de una cuchillada en el cuello

El hecho ocurrió en el bilbaino barrio de Santutxu y el agresor, también de 82 años, fue detenido

30.04.2020 | 00:13
Los servicios funerarios introducen el cuerpo de la víctima en el coche fúnebre. Foto: Borja Guerrero

Bilbao – El bilbaino barrio de Santutxu quedó ayer conmocionado por la muerte de un octogenario a manos de un conocido de la misma edad que le asestó una cuchillada en el cuello mientras se encontraban en plena calle. El presunto autor del hecho fue detenido minutos después por la Policía Municipal de Bilbao.

Según indicaron fuentes policiales, el suceso comenzó sobre las 16.45 horas a la altura del número 14 de la calle Santa Clara. Ambos protagonistas, vecinos del barrio y de 82 años de edad, "empezaron a discutir en la acera acaloradamente y llegaron a las manos", indicaron testigos presenciales del suceso. A esa hora, con comercios cerrados y debido el confinamiento, no había muchas personas en la calle. Sin embargo, uno de los clientes de la cercana Panadería Okintza relató a la dependienta cómo intervino él mismo para separarles. "Me ha contado que todo ha sido muy rápido porque no ha visto la cuchillada. Cuando les ha separado, se ha dado cuenta de que uno de ellos tenía un poco de sangre y se marchaba mientras el otro señor se desplomaba en el suelo".

Todo eso ocurrió delante de la frutería Zelaia de la que los clientes eran protagonistas del suceso , según indicaron desde el comercio. Al ver al hombre ensangrentado llamaron al 112 que activó todo el operativo de emergencia, policial y sanitario. Dos ambulancias de Osakidetza llegaron en pocos minutos e intentaron salvar la vida al octogenario que presentaba la herida en el cuello.

La propietaria del centro dietético La Ventana Natural llegó a las 17.00 horas para abrir su comercio y se encontró con la calle cortada, varias patrullas policiales y ambulancias. "Han estado mucho tiempo intentando salvarle en el suelo, pero no han podido al final", relató.

Los sanitarios cubrieron el cuerpo con una manta térmica a la espera de la llegada del juez de guardia para el levantamiento del cadáver. Mientras tanto, varias patrullas policiales que habían llegado al lugar empezaron la búsqueda del agresor. Los agentes preguntaron desde la calle a varios testigos que estaban en balcones cercanos para que les indicaran hacia donde había huido. Una media hora después y tras una batida por calles cercanas, el octogenario sospechoso fue detenido en una plaza cercana por efectivos de la Policía Municipal.

Sin embargo, fue la Ertzaintza quien se hizo cargo de la investigación del homicidio. Efectivos de la Policía Científica llegaron poco después para acordonar la zona donde había ocurrido el crimen y recoger evidencias. Así, se marcaron en la acera varias de las manchas de sangre que dejó el agresor en su huida por la calle Santa Clara. También varios patrulleros de la Ertzaintza peinaron las inmediaciones en busca del arma homicida que no fue hallada en posesión del presunto agresor cuando fue arrestado. Papeleras, rejillas de alcantarilla y bajos de los coches estacionados en las cercanías fueron revisados con tal objetivo. Sobre las 19.10 horas, la comisión judicial trasladada hasta Santutxu ordenó el levantamiento del cuerpo de la víctima.

Fuentes de la Policía vasca informaron al cierre de esta edición que proseguía la búsqueda del arma homicida en el barrio de Santutxu. Y sobre la causa que enfrentó a ambos hombres no quisieron aportar detalles, indicando que "está en proceso de investigación".