A la velocidad de la luz en el BEC

La Euskal Encounter inauguró durante la mañana de ayer su 27ª edición, que contará con más de 5.000 participantes activos y miles de visitantes en los distintos eventos que se celebrarán hasta el domingo en los pabellones del BEC

09.02.2020 | 10:37
Los asistentes a la Euskal Encounter realizan la primera toma de contacto con sus máquinas y videojuegos. Fotos: Haizea Berrocal

LA Euskal Encounter vivió ayer el pistoletazo de salida oficial a cuatro días de actividades informáticas y de gaming en el BEC de Barakaldo. Como principal novedad de este año, gran parte de los eventos que se celebran en los pabellones 3 y 5 del recinto ferial se podrán seguir en directo a través del canal de la organización en la plataforma digital Twitch. En cuanto a la conexión a Internet que van a tener los participantes durante estos días en la party informática, será de sesenta gigabits por segundo, lo que permitirá a cada ordenador disponer de un gigabit real para el uso y disfrute de su propietario.

En una ceremonia de corte mucho más formal que el resto de experiencias de este encuentro, tomaron la palabra Aitor Urzelai, director de Emprendimiento, Innovación y Sociedad de la Información del Gobierno vasco; José Miguel García, consejero delegado de Euskaltel, y Sabino San Vicente, organizador de la Euskal Encounter. El toque más dicharachero y diferente llegó a cargo del cocinero Karlos Arguiñano, invitado de honor para la presente edición. Según remarcó el mediático chef, en el BEC "se conjugan varios ingredientes y allí donde haya ingredientes no puede faltar un cocinero". Tras realizar la visita guiada junto a los representantes de las instituciones colaboradoras, todos ellos subieron al escenario principal para un acto de sobra conocido por los asistentes. Un año después, la cuenta atrás para el comienzo oficial llegó a sus últimos diez segundos a través de las pantallas gigantes colocadas en uno de los fondos del pabellón 5. El momento álgido de la mañana pasó entre gritos y celebración, para poco después ocupar cada participante su respectivo asiento.

MUCHO TRABAJO PREVIO Sin embargo, el trabajo para muchos de los inscritos comenzó varias horas antes de la ceremonia de inauguración, pues la apertura de puertas se produjo durante la tarde del miércoles. Un sinfín de personas quisieron adelantarse a los acontecimientos y no dudaron en llevar todo su equipaje con un margen suficiente de tiempo antes de estas lúdicas y festivas jornadas. Por ello, no extrañó a ninguno de los presentes que la actividad real frente a las pantallas ya llevase varias horas en acción, como demostraba el cansancio y sueño acumulado en el cuerpo de más de uno. "Por las mañanas, es cierto que hay muy poca actividad. Aquí la gente vive y disfruta mucho más por la noche", indicó Aintzane, una gamer de Barakaldo que vive estos días su sexta Euskal Encounter consecutiva, pese a haber superado la veintena hace apenas dos años.

Estos horarios de gran parte de los participantes distan mucho de los que tienen las actividades propuestas por parte de los organizadores. Dentro del interminable listado de eventos que se celebran tanto en la Opengune como en la Gamegune, ninguno de los que tienen un horario fijo va más allá de las 20.00 horas, cuando son muchos los inscritos que aún no han regresado al BEC después de su merecido descanso. Pese a todo, nadie deja escapar la oportunidad de inscribir su nombre en los diferentes torneos de los videojuegos propuestos por la organización, que este año serán 48. Las prisas por apuntarse a última hora provocan más de un quebradero de cabeza, incluso alguna discusión entre aquellos que juegan en equipo, aunque no tardan mucho en solucionar sus desencuentros.

Mientras tanto, en el colindante pabellón 3 del BEC, la asistencia está aún lejos de las cifras récord que espera alcanzar la organización. Pese a ello, reina la calma entre los encargados de mostrar la Opengune a los visitantes, pues los días grandes y sus actividades estrella aún están por llegar.

Por primera vez en los 27 años de historia de lo que un día nació como Euskal Amiga Party, brillará con luz propia los que han sido bautizados como los Oscar del Gaming, que quieren poner en valor el trabajo de los mejores influencers estatales dentro del ámbito de la informática con el reparto de diferentes premios en nueve categorías diferentes. Este año también se rendirá homenaje en la RetroEuskal a la PlayStation cuando se cumplen 25 años del lanzamiento de su primera consola.

LUZ, COLOR Y PERSONALIZACIÓN En medio de todo, destaca por encima de cualquier otra cosa la luz. No solo aquella que sale de los grandes monitores, que pueden ser confundidos incluso con pantallas de televisión. En una demostración de destrezas más allá de los teclados y ratones, se pueden encontrar en la Lan Party auténticas obras de arte en forma de torres de los respectivos ordenadores. Personalización hasta el último detalle, sin descuidar ni siquiera elementos banales para este tipo de retoques, como son los ventiladores o el cableado interno de cada una de estas herramientas.