OPE DE OSAKIDETZA

Los denunciantes ratifican que hubo “filtraciones” en la OPE

En el arranque del juicio, el sindicato ESK estima que pueden producirse nuevas imputaciones

09.02.2020 | 04:25
El delegado del sindicato ESK, Patxi Nicolau, junto a Marta Macho, la anestesista que denunció las irregularidades en el examen de la OPE de Osakidetza.Foto: Efe

En el arranque del juicio, el sindicato ESK estima que pueden producirse nuevas imputaciones

Gasteiz - La anestesista Marta Macho, una de los médicos que denunció las supuestas filtraciones en la última Oferta Pública Empleo (OPE) de Osakidetza, se ratificó en sus afirmaciones ante la jueza que investiga estos hechos, una "verdad", resumió, con la que está "peleando" desde el inicio. Macho fue una de las testigos que ayer prestó testimonio ante la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Gasteiz que comenzó a escuchar a los testigos e investigados por estas supuestas filtraciones citados esta semana. Ayer también declaró el representante del sindicato ESK, Patxi Nicolau. A su salida del Palacio de Justicia ambos explicaron ante los medios de comunicación que centraron sus discursos en ratificar lo ya declarado ante la Fiscalía, de cómo sospecharon de la existencia de opositores que obtuvieron las respuestas antes de que se celebraran los exámenes y de los pasos dados desde entonces.

Ambos ratificaron ante la jueza que investiga las presuntas irregularidades en la última OPE de Osakidetza su denuncia sobre la existencia de un "sistema clientelar" que propiciaba la "filtración" de exámenes a aspirantes afines a determinados jefes de servicio.

El Juzgado de Instrucción número 2 de Gasteiz abrió de este modo la toma de declaraciones por la causa que investiga las presuntas irregularidades en la que están imputados tres médicos responsables de las pruebas de Anestesia, Angiología y Digestivo, a los que la Fiscalía atribuye presuntos delitos de revelación de secretos por filtraciones de los exámenes de la OPE. Entre los primeros testigos citados a declarar se encuentran Marta Macho, una de las tres personas que destaparon el supuesto fraude en las oposiciones. El representante de ESK, Patxi Nicolau, denunció además que a los responsables de Osakidetza "les conviene" que siga existiendo un "sistema clientelar, a través del que se garantiza la capacidad de ordeno y mando" de las jefaturas de servicio.

Respecto a la forma en la que funcionaba el sistema de presuntas filtraciones, Nicolau explicó que no existía un único procedimiento y que la fórmula concreta "es diferente" en función de cada caso. No obstante, subrayó que "el resultado siempre era el mismo" y se traducía en que "algunas personas conocían los exámenes antes" de que estos se celebraran, opinó.

Denuncia de una estructura Nicolau mostró su confianza en que la denuncia quede "probada" en el transcurso del procedimiento judicial. "Es una estructura en la que los jefes de servicio deciden la gente que tiene que aprobar", insistió el representante sindical. El portavoz de ESK afirmó que "a través de estos procedimientos se consigue disponer de unos equipos médicos acordes" con las direcciones de los centros, algo para lo que resulta "imprescindible" contar "con determinadas personas que estén de acuerdo con estas prácticas".

Frente a esta situación, lamentó que Osakidetza no haya tomado "medida alguna" para que todo esto "no vuelva a suceder". A su juicio, el Servicio Vasco de Salud, "se ha limitado a plantear algunas medidas que solo servirán para culminar la OPE actual". En este sentido, Nicolau lamentó que los nuevos responsables del Departamento de Salud y de Osakidetza "en ningún momento han dado el paso para reconocer que existe un sistema clientelar ni han tomado decisiones para acabar con él".

Respecto a las preguntas que le formularon los abogados de los médicos investigados, indicó que estuvieron orientadas "a acotar" posibles "daños" a sus representados. El representante de ESK manifestó que tratarán de aportar "nuevas pruebas" que les pueda requerir la jueza sobre otras especialidades médicas bajo sospecha. Nicolau, que precisó que la de ayer fue "una primera toma de contacto" con la investigación, recordó que en función de los primeros testimonios, en los próximos días se podrían producir nuevas imputaciones que podrían afectar a cargos actuales o antiguos del Servicio Vasco de Salud.

Por su parte, Marta Macho se mostró "tranquila" y explicó que se ratificó "en la verdad" de sus denuncias iniciales. Según resumió, en su declaración de ayer habló sobre las "sospechas de filtraciones" y sobre los "pasos" que, tanto ella como los otros dos anestesistas que destaparon la presunta trama, dieron en su momento para recabar pruebas.

Hoy está previsto que declaren como testigos los otros dos médicos que denunciaron estas presuntas filtraciones. - Efe / E. P.

noticias de deia