Trabajadores de Atención Primara piden más personal en su segundo día de paro

En los centros de Bizkaia, el seguimiento ha sido del 37% y en Araba del 36%, mientras en Gipuzkoa ha logrado un respaldo del 31%

09.02.2020 | 03:23
Sindicatos cifran en un 65% el seguimiento de la segunda convocatoria de huelga en Osakidetza.

En los centros de Bizkaia, el seguimiento ha sido del 37% , en Araba del 36%, y en Gipuzkoa del 31%

BILBAO. En Bizkaia han secundado el paro el 37 % del personal, en  Araba el 36 % y en Gipuzkoa el 31 %, mientras que la incidencia ha sido del 56 % entre el personal facultativo, del 19 % en enfermería y 27 % en el resto de categorías, ha señalado el director general de Osakidetza, Juan Luis Diego, en una comparecencia ante los medios de comunicación.

Alrededor de 5.000 médicos, pediatras, enfermeras y auxiliares administrativos de los ambulatorios vascos estaban llamados al paro por la plataforma multiprofesional Lehen Arreta Arnasberritze y los sindicatos ELA, LAB, ESK, CC.OO, UGT y Satse al considerar que Osakidetza no ha aportado soluciones para mejorar la situación de este servicio tras el paro llevado a cabo el pasado 12 de abril.

En declaraciones a los medios de comunicación poco antes de comenzar la marcha que ha recorrido las calles de Donostia, el portavoz de Lehen Arreta Arnasberritze Rafael Rotaetxe ha señalado que las propuestas de Osakidetza "no satisfacen" porque "no son concretas".

Rotaetxe ha señalado que seguirán las movilizaciones hasta que consigan una disminución de la presión asistencial, el aumento de la capacidad organizativa y el incremento del personal de enfermería y de atención al cliente, unas reivindicaciones que requieren de "más presupuesto" destinado a la Atención Primaria.

Ha reconocido que cuando el personal de los centros de salud vascos está al completo los profesionales "pueden hacer frente a la demanda", pero la carga de trabajo se acumula ya que "no se sustituyen las ausencias", ha asegurado.

Respecto al anuncio realizado el pasado martes por parte del Gobierno vasco de un aumento estructural de la plantilla con 46 plazas de Medicina de Familia y Enfermería y la previsión de crear 40 el próximo año, ha señalado que las incorporaciones "van a mejorar" la situación, pero "se sigue necesitando contratar más enfermeras y personal de atención".

A este respecto, el pediatra Rubén García ha señalado que las nuevas plazas "no se harán efectivas antes de octubre", por lo que "no se resuelve el problema del verano, cuando a muchos facultativos toca duplicar o triplicar consultas" y ha puntualizado que dichas incorporaciones "no afectan a pediatría".

ELA ha indicado en un comunicado que la huelga "es la única alternativa", ya que, a su juicio, Osakidetza "no ha planteado ni una sola medida concreta para solucionar los problemas" en las mesas sectoriales celebradas desde el 12 de abril.

El sindicato considera que la Atención Primaria "se ha desdibujado en favor de la atención hospitalaria, donde el negocio es mayor para algunos" y asegura que el Servicio Vasco de Salud "ha puesto parches asistenciales" que han acarreado la "sobrecarga de trabajo a los profesionales".

Ha calificado de "abusivos" los servicios mínimos decretados por el Gobierno vasco al que ha acusado de "manipular" los datos ya que, según este sindicato, ofrece las cifras en relación al total de la plantilla en lugar de a las personas que pueden hacer la huelga. 

Por su parte, el director general de Osakidetza, Juan Luis Diego, ha manifestado su "respeto" hacia el derecho a la huelga de los trabajadores, aunque ha considerado que "no es la respuesta adecuada" a la apuesta por el "diálogo" del departamento de Salud.

Ha relatado que en las tres ocasiones en las que se ha reunido la mesa sectorial Salud ha planteado "medidas concretas" como la creación de 23 plazas para médicos y 23 para enfermería, además de la otras 40 para 2020 y cubrir todas las vacantes.

Ante la reunión del 27 de mayo, Osakidetza planteará un análisis de toda la estructura de apoyo de la Atención Primaria ya que, según ha resaltado Diego, además de los problemas "puramente laborales" también se enfrenta a retos como el envejecimiento de la población y el incremento de los pacientes crónicos.