Isaías Táboas Presidente de Renfe

“Si hay tráfico suficiente, es posible un escenario donde Renfe y Euskotren muevan viajeros por la ‘Y’ entre las capitales vascas”

Isaías Táboas tiene muy claro dos cosas. Que el viajero es su prioridad y que Renfe va a competir, una vez liberalizada a alta velocidad, en todos los mercados, incluido Euskadi

09.02.2020 | 00:22
Isaías Táboas. Fotografía de José Mari Martínez

Isaías Táboas tiene claro, que el viajero es su prioridad y que Renfe va a competir,en todos los mercados

Bilbao - ¿Cómo valora la operativa ferroviaria que desarrolla Renfe en Bizkaia y el País Vasco?

-Es de los sitios donde mejor funcionamos de España. Su puntualidad es de las más altas y eso es lo que nosotros buscamos, puntualidad y calidad percibida por el cliente. Tenemos que hacer un esfuerzo muy importante en poner al viajero en el foco de nuestra atención, es lo más importante. Las empresas, y esta lo tenía antes aunque cada vez era menos, tienen la tendencia de considerar la producción como lo más importante. Pero no es así, son las personas que llevamos.

¿Y lo valoran los viajeros?

-Sí, para ellos lo más importante es la fiabilidad; es decir, tener la razonable seguridad de que suben en el tren y que van a llegar a su destino, y la puntualidad, que lleguemos a la hora.

Los trenes de cercanías tienen que dar al final un servicio como si fuera el de un metro.

-Son una solución al problema de la movilidad de las ciudades grandes. En un mundo en el que se va a la concentración de las personas en las ciudades, trasladarse va a suponer muchos problemas que solo se podrán solucionar con sistemas de transporte público masivo. Y todavía no hay nada más masivo que el ferrocarril o el metro. Es nuestra obligación y en eso estamos.

En Ezkerraldea y la zona minera perdieron muchos clientes por efecto de la implantación del suburbano. Últimamente, sin embargo, se ha neutralizado esa pérdida. ¿Se están haciendo compatible con el metro?

-La compatibilidad debe responder a la planificación del servicio público que las autoridades competentes ofrezcan a sus ciudadanos. Los operadores de transporte, como Renfe o cualquier otro, tienen que procurar aquellos servicios que les encomienden con el objetivo de asegurar la movilidad de la ciudadanía.

La clave esta en la planificación.

-Claro, construir el mejor servicio posible utilizando los medios de que disponen. Si hay unas infraestructuras de ancho Renfe, de ancho métrico, de metro, la obligación de los responsables es aprovecharlas y optimizarlas, deben pedir a las empresas que lo hagan orientando todo a satisfacer a los ciudadanos.

Las líneas de Cercanías están en la lista de competencias a transferir al Gobierno vasco, como ya ha ocurrido en Catalunya. ¿Qué supondría para Renfe perder este servicio?

-El día que se tome esa decisión lo lógico será respetar el contrato que Renfe tiene ahora en vigor con el Gobierno del Estado, lo que nosotros llamamos obligaciones de servicio público. Para todo lo que está financiado en esta categoría, tenemos un contrato en el conjunto de España, excluyendo las de Catalunya, que, como dice, están transferidas ya las competencias y que, también, nosotros explotamos en relación con la Generalitat.

¿Cuánto tiempo tiene por delante ese contrato?

-Desde el año pasado en que se firmó, un periodo de diez años, más cinco de prórroga, si lo hacemos bien. A partir de ese momento, quien tenga la competencia de las líneas, tendrá que sacar ese servicio a licitación pública.

Tendrían distintos jefes.

-Distinto cliente sí, pero cumpliremos como si se hiciera una subrogación de una plantilla en un servicio público. Sería un cliente, el cual nos ordenaría hacer de una manera u otra el servicio. Al final, para Renfe como operador no habría diferencia. En vez de cobrar de una institución lo haríamos de otra.

Contrato sustancioso, entiendo.

-Contrato gracias al cual podemos renovar nuestra flota de trenes, proceso en el cual estamos ahora para sustituir, por ejemplo, la mitad de nuestros convoyes de ancho métrico que tenemos en la antigua Feve, y por el que, además, vamos a renovar el material móvil de los Cercanías también de ancho Renfe.

Pasemos al Tren de Alta Velocidad. ¿Está preparada la compañía para su llegada a Euskadi en 2023?

-Preparar eso no es nada complicado. Tenemos unos servicios de alta velocidad muy rodados, preparamos otros low cost para empezar antes de diciembre de 2020. Cuando tengamos la posibilidad de circular en alta velocidad hasta aquí tendremos trenes para ello. Haremos una oferta competitiva sabiendo perfectamente que en 2023 es probable que, tras la liberalización del sector, otras empresas también optarán a prestar el mismo servicio.

¿No teme la competencia una firma como Renfe, acostumbrada a operar en solitario?

-No me preocupa. Hoy ya estamos compitiendo con los coches, con los autobuses, con el avión. Cuando conseguimos un tiempo de viaje mejor lo notamos, al igual que los enlaces aéreos o los autobuses.

Pero competir con otra compañía ferroviaria no es lo mismo.

-Es simplemente un matiz. Lo que hay que conseguir es un producto bueno a un precio que la gente esté dispuesta a pagar y que tenga unos costes que permitan financiar el servicio.

Se habla de tres horas de tiempo en TAV de Bilbao a Madrid.

-No quiero hablar de tiempos hasta que no esté acabada la infraestructura, pero parece evidente que va a ser más rápido ir en AVE que en coche, que actualmente no lo es. Eso nos permitirá poner una oferta competitiva con la carretera e incluso con el avión, porque es más fiable desde el punto de vista de las inclemencias meteorológicas.

EuskoTren ya trabaja en conectar en alta velocidad las tres capitales vascas con trenes Intercitys. ¿Optarán también a ese negocio?

-Por supuesto, optamos a todo. Si hay tráfico suficiente, es posible un escenario donde Renfe y Euskotren muevan clientes por la Y entre las capitales vascas. Incluso podrían ganar dinero las dos compañías. Si nosotros estamos dispuestos a competir por los servicios públicos de regiones y áreas metropolitanas europeas donde está liberalizado el servicio, ¿por qué no vamos a competir en Euskadi?

El Gobierno vasco tendrá que decidir por una compañía u otra.

-Me parece bien, la competencia es sana, y si está liberalizado y se trata de financiarlo como servicio público habrá que licitarlo. A partir de 2023 habrá que sacar a concurso los servicios. Y nosotros nos presentaremos.

¿Cómo valora la concentración de todos los servicios de Renfe en la nueva estación de Abando?

-Utilizaremos las estaciones que se dispongan, estaremos encantados e intentaremos optimizar nuestros medios.

¿La Variante Sur Ferroviaria a construir en breve les permitirá sacará más convoyes de mercancías del puerto a Renfe?

-Lo espero. La creación de una infraestructura que facilite el acceso al puerto y no constriña su horario a las horas de no circulación de los trenes de pasajeros va a facilitar la tarea a Renfe y a otros operadores que también trabajan mercancías.

noticias de deia