Censura unánime a Sánchez al tardar en convocar la Conferencia de Presidentes

Esteban (PNV) lamenta la falta de trabajo previo para alcanzar consensos, en lo que coinciden los apoyos del Gobierno

22.12.2021 | 00:15
Pedro Sánchez, ayer martes, durante su intervención en el Pleno de Presupuestos del Senado.

Censura generalizada a Pedro Sánchez, tanto de los sustentos de la legislatura como de la bancada de la oposición conservadora, que coinciden en afear la "improvisación" ante la sexta ola de la pandemia del coronavirus, constatando además la tardanza en convocar la Conferencia de Presidentes, hoy miércoles a la tarde, a dos días de Nochebuena.

Así, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, advirtió del riesgo que ese cónclave "no sirva" al no haberse madurado ni haberse consensuado con anterioridad las medidas a adoptar. "Con un poco más de tiempo y trabajando las cosas, sin luz pero con técnicos para plantear unos mínimos denominadores comunes, hubiera ido mejor", constató.

Desde Más País su líder, Íñigo Errejón, dijo "decepcionarle" y "preocuparle" la "improvisación" del Ejecutivo ante una situación que, a su juicio, era "esperable" según venían alertado todos los expertos. "Al Gobierno la Navidad le pilla con los deberes sin hacer", aseveró. Errejón espera que la Conferencia de Presidentes no se convierta en "un espectáculo de competiciones" sino que de la misma salgan instrucciones "claras y sensatas".

En la misma línea, el representante de Compromís, Joan Baldoví, tachó de "impresentable" que, a escasos días de Navidad, Sánchez convoque una cita autonómica para "improvisar" medidas. A su juicio, el Gobierno debería haber tomado más la iniciativa para, entre otras cuestiones, establecer la obligatoriedad de la mascarilla en exteriores o exigir el pasaporte Covid en toda la hostelería.

Por su parte, el portavoz del PDeCAT Ferrán Bel también enfatizó que las medidas con vistas a la Navidad deberían haberse tomado "hace tiempo" pero, en todo caso, no espera "mucho" de una Conferencia de Presidentes que suelen ser más "una operación de márketing político" que otra cosa. Asímismo, cuestionó las restricciones del Ejecutivo catalán por haberse tomado en fechas tan cercanas a las fiestas navideñas, sin dejar margen de maniobra a muchos sectores económicos y culturales para reaccionar.

En este punto, el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, admitió que "a nadie le gusta adoptar restricciones" pero que el Govern de la Generalitat debe estar para contener el virus y "salvar vidas". Con todo, espera que de la Conferencia de Presidentes sirva no sólo para tomar medidas de control frente al virus, sino también ayudas económicas para los sectores más afectados.

En nombre de Bildu, Mertxe Aizpurua pidió que la Conferencia de Presidentes mande a la sociedad mensajes "claros, transparentes y con sentido común" ante el aumento de la incidencia del coronavirus y adopte "las verdaderas decisiones sobre lo más básico", esto es, reforzar la sanidad pública, contratar más personal sanitario, garantizar el abastecimiento de test en farmacias o establecer ayudas a la conciliación.

Propuestas similares las de Mireia Vehí, diputada de la CUP, quien sostiene que la Conferencia de Presidentes no debe servir sólo para establecer más restricciones y control. "Eso es pan para hoy y hambre para mañana", alertó.

la derecha, como siempre
 

Las tres siglas de la derecha se manifestaron con la acritud de siempre. Para el PP, la Conferencia llega "tarde" y mal" según su portavoz Gamara, que acusa a Sánchez de ampararse en las autonomías para "no ser responsable de ninguna medida". El PP exige una ley de pandemias para evitar de nuevo "17 Navidades distintas".

La portavoz adjunta de Vox, Macarena Olona, instó por su parte a Sánchez a "estar al frente de este barco" sin parapetarse tras las comunidades autónomas.

Finalmente, el portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal, también repudió la "improvisación" y "frivolidad" del Gobierno al convocar a los presidentes a dos días de la Navidad. "Clama al cielo", apostilló.

madrid, bajo el foco

críticas a la ocurrencia de ayuso

Vacunados sin cuarentena. La propuesta de Díaz Ayuso de eximir de la cuarentena a los vacunados con la pauta completa que hayan estado en contacto con un positivo también fue objetivo de duras críticas. "Que nadie haga de Trump", advirtió Rufián, quien considera que a la presidenta madrileña sólo le falta acudir a las puertas de los ambulatorios a "repartir banderas de España". Aizpurua apeló al criterio científico, mientras que Vehí lamentó que Ayuso siga con su "neoliberalismo" aplicado a la sanidad "en vez de reforzar la atención primaria". Errejón apuntó que todo lo que no sea "descolapsar" las urgencias, abrir los centros de salud y facilitar test de antígenos gratuitos es "marear la perdiz".

noticias de deia