El rey emérito paga cuatro millones en otra regularización fiscal por sus vuelos privados

Los votos del PSOE impiden acabar con la inviolabilidad del rey y los aforamientos y tumban la propuesta de ERC en el Congreso, a la que sí se suman sus socios de Podemos

26.02.2021 | 00:54
El rey emérito, Juan Carlos I, junto al monarca Felipe VI.

El dinero oculto del rey emérito Juan Carlos I sigue aflorando y hasta ahora solo se veía la punta del iceberg. El exmonarca ha realizado una segunda regularización fiscal por rentas no declaradas que suman más de ocho millones de euros de pagos en especie, por los que ha abonado una cifra astronómica a la Agencia Tributaria: más de cuatro millones, según adelantó anoche el diario El País. En concreto, el rey emérito ha presentado una declaración voluntaria ante la Agencia Tributaria por ocho millones de euros en concepto de vuelos de una compañía de jet privados pagados hasta 2018 por la fundación Zagatka, propiedad de Álvaro de Orleans. Con esta operación, intenta adelantarse a un posible delito fiscal y desactivar una eventual imputación, aunque no las tiene todas consigo si Hacienda cree que no ha presentado el alcance real de su fortuna, o si la Fiscalía cree que ha actuado porque ya tenía conocimiento de las pesquisas sobre su dinero. Que la fortuna siga aflorando por entregas es ya motivo de desconfianza para los fiscales.



 

El rey emérito ya presentó una declaración ante la Agencia Tributaria en diciembre, cuatro meses después de su salida del Estado hacia los Emiratos Árabes, en relación con el uso de tarjetas bancarias por parte de Juan Carlos I y sus familiares con fondos opacos del empresario mexicano Allen Sanginés-Krause, que está siendo investigado por la Fiscalía del Tribunal Supremo. Con ese movimiento, Juan Carlos I esquivaba el delito fiscal. Entonces pagó unos 680.000 euros, una cifra que palidece con la actual. El rey emérito repite el movimiento, esta vez con una cantidad de dinero muy superior, y admite de esta forma de manera indirecta su proceder irregular y que ha mantenido durante años una fortuna oculta. La estrategia de Juan Carlos I, sin embargo, puede pinchar en hueso si Hacienda considera que la declaración no es completa ni veraz, o si la Fiscalía cree también que hay gato encerrado o que el exmonarca ha actuado cuando ya conocía las pesquisas sobre su dinero. Si sus regularizaciones son rechazadas, se enfrentará a la acusación de haber cometido un delito fiscal. Según varias informaciones, buena parte de los vuelos privados los realizó cuando ya había abdicado y no le protegía la inviolabilidad.

debate en el congreso
 

En este contexto, el pleno del Congreso rechazaba el jueves, con el 80% de los votos, una proposición no de ley de ERC, apoyada por Unidas Podemos, que instaba al Gobierno a revocar la inviolabilidad del rey Felipe VI y a retirar el aforamiento a Juan Carlos I y otros miembros de la Familia Real, lo que puso de nuevo de manifiesto las diferencias entre los socios del Ejecutivo también en esta materia. En concreto, la propuesta de los republicanos instaba al Gobierno de Pedro Sánchez a impulsar "todas aquellas modificaciones reglamentarias del ordenamiento jurídico a fin y efecto de que todas las personas sean efectivamente iguales ante la ley". La iniciativa fue rechazada por 278 votos en contra, que representan el 80% de la Cámara, entre ellos los del PSOE, PP, Vox, Ciudadanos y UPN. A favor votaron los 74 de Unidas Podemos, ERC, PNV, EH Bildu, Junts y la CUP, entre otros. El Congreso, acaba de conmemorar el cuadragésimo aniversario del fracaso de la intentona golpista del 23-F en un acto presidido por el actual monarca, que blanqueó a su padre.

Esquerra criticó que el PSOE proteja a una monarquía "corrupta", y los socialistas se defendieron afirmando que el aforamiento no supone un debilitamiento ante la Justicia, ya que se pueden exigir responsabilidades. El PNV recalcó la necesidad de suprimir los aforamientos "sin excepciones".