Expedientados familiares de presos de ETA por desplazarse durante el estado de alarma

Portaban los justificantes necesarios para atravesar territorios confinados

04.11.2020 | 00:33
Sare, con su portavoz Joseba Azkarraga, y Etxerat comparecieron conjuntamente.

 La red ciudadana Sare denunció que el pasado fin de semana se ha incoado expediente administrativo, debido a las restricciones de movilidad por el coronavirus, a nueve familiares de presos de ETA que viajaron para visitarles en las cárceles en las que cumplen condena, y apuntó que "si los presos estuvieran en Euskal Herria, los familiares no tendrían que viajar". Por ello, urgió al traslado de estos reclusos a la prisión de Zaballa ante "las consecuencias irreparables del alejamiento" con la pandemia.

Los portavoces Joseba Azkarraga y Patricia Vélez, señalaron que se abrió expediente administrativo por atravesar territorios confinados perimetralmente a nueve familiares de presos que habían viajado a las cárceles de Puerto I, Puerto III y Ávila. "En la de Teruel un familiar perdió la visita en relación también con la situación de emergencia", precisaron. Tras aclarar que "ningún familiar ha roto confinamiento alguno", indicaron que fueron "provistos de documentos que acreditaban causas justificadas para su desplazamiento: el comprobante de las visitas autorizadas y, además, en el viaje de vuelta, el justificante de que la habían realizado, que se ha expedido en la totalidad de las prisiones, excepto en Granada".

POLÍTICA PENITENCIARIA

En la actualidad más de 170 presos de un total de 187 se hallan en cárceles de fuera de la CAV y Nafarroa. "A los familiares y allegadas la situación les viene dada, no tienen necesidad alguna de viajar, atravesar distintos territorios en el Estado español para llegar a prisiones lejanas", censuraron los representantes de Sare y de los familiares de presos, Etxerat. Los portavoces añadieron que también resulta muy complicado lo que acontece en las prisiones francesas, donde además se da el problema añadido del desconocimiento del idioma por parte de los familiares. En definitiva, una situación "insostenible".