durante un mitin

Declaran 11 de los 22 investigados por el supuesto acoso a C's en Errenteria

Incluso hubo cargas policiales para que los asistentes pudieran irse sin ser agredidos

17.12.2019 | 19:42
Albert Rivera, líder de C’s, en el acto celebrado en Errenteria el pasado 14 de abril.

Incluso hubo cargas policiales para que los asistentes pudieran irse sin ser agredidos

DONOSTIA. Está previsto que el resto de investigados declare mañana en este procedimiento en el que, según han informado fuentes del caso, ya ha prestado testimonio por videoconferencia en otra sesión anterior el exlíder de C's, Albert Rivera.

La causa fue abierta por el Juzgado de Instrucción número 4, después de que la Fiscalía de Gipuzkoa iniciara una investigación sobre este incidente, a raíz de una denuncia presentada por el partido naranja y el propio Rivera.

Ciudadanos responsabilizó a EH Bildu y a Sortu de estar detrás del acoso sufrido aquel día por militantes y simpatizantes de su partido durante este acto electoral y aportó como pruebas varios vídeos y fotografías que mostraban pancartas amenazantes, cuentas de Twitter y de otras redes sociales, así como varias imágenes e informaciones de ese día difundidas por varios medios de comunicación.

Aquel 14 de abril, decenas de personas, que insultaban a los militantes y simpatizantes de C's, profirieron gritos amenazantes y rodearon la plaza de los Fueros de Errenteria.

"Fascistas kanpora, cobardes, asquerosos, hijos de puta" son algunos de los gritos que se escucharon contra los asistentes, a quienes además escupieron y lanzaron objetos como mecheros, monedas y huevos desde los balcones.

Un fuerte dispositivo policial impidió que los manifestantes se acercaran al espacio reservado para el acto de C's e incluso hubo cargas policiales para despejar la zona y permitir que los asistentes al mitin pudieran abandonar el lugar sin ser agredidos.

El letrado que representa a la mayoría de investigados, Aiert Larrarte, ha explicado en declaraciones a EFE, que sus representados fueron identificados por la Ertzaintza en un atestado incoado por "desórdenes, coacciones, amenazas, insultos y coacciones" además de "atentado" en algunos de los casos, si bien ha rechazado que, como pretende la acusación, actuaran "conjuntamente" para "impedir la celebración del acto electoral" de C's.

Larrarte ha precisado que a cada uno de los identificados el atestado policial les imputa "una acción concreta" y ha explicado que las once personas que han declarado hoy han mantenido no tener "ningún tipo de vinculación" con ningún tipo de "boicot orquestado".

Ha destacado además que "la mayoría de ellos no estuvieron en el acto electoral" de Ciudadanos y "se vieron envueltos" en una situación posterior que se produjo cuando la Ertzaintza paró una manifestación en favor de la República para permitir la salida del lugar de la comitiva de C's.

El abogado ha explicado que, "en ese cruce, la Ertzainza abrió un camino para que pasara la gente" donde tuvieron lugar la mayoría de los hechos que se imputan a sus representados, quienes afirman que ese día pasaban por aquel lugar de forma individual.

En esa coyuntura, afirman, se vieron involucrados en "un triángulo" en el que "ciertas actitudes de los de C's" les llevaron a "enervarse" y al "enfado" en un contexto en el que interpretaron que los simpatizantes del partido naranja pretendían "rascar cuatro votos" en "un pueblo en el que se está haciendo un trabajo muy delicado y sensible" en favor de la reconciliación.

Los investigados se han negado a responder a la preguntas del abogado del despacho Fuster-Fabra, que representa a los querellantes, y que considera que los hechos podrían se constitutivos de distintos delitos de odio, amenazas, injurias y coacciones.

noticias de deia