tras 17 días

Salvini cede “contra su voluntad” y deja evacuar del ‘Open Arms’ a 27 menores

Solo porque “así me lo ha pedido el primer ministro”, afirma el ministro de Interior italiano
El “secuestro” de los migrantes está “fuera de control” tras 17 días a bordo, asegura Open Arms

09.02.2020 | 12:44
Algunos de los 27 menores a bordo del ‘Open Arms’ son evacuadosen el puerto de Lampedusa (Sicilia).

Solo porque “así me lo ha pedido el primer ministro”, afirma el ministro de Interior italiano

BILBAO. El llamamiento de "emergencia" de la ONG Open Arms a Italia y España va teniendo respuesta a cuentagotas pero sin dar una solución a la extrema situación de los más de 100 migrantes y tripulantes del buque que llevan ya 17 días atrapados a bordo del barco solicitando un puerto seguro para desembarcar.

La evacuación de los 27 menores ayer -que comenzó a media tarde para ser transferidos al puerto de Lampedusa (Sicilia)- es solo un paso que, sin embargo, no trae una solución a la urgente situación que se vive en el barco humanitario.

La decisión del gobierno italiano llegaba después de que el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, enviara el viernes una carta al ministro de Interior, Matteo Salvini, solicitando que autorizara "por lo menos" el desembarco de los menores a bordo. Salvini aceptó a regañadientes. "Contra mi voluntad y en otro ejemplo de mi leal colaboración, dispongo que no se pongan obstáculos a la ejecución" de esa orden, decidió el líder del partido ultraderechista La Liga, quien mantiene un pulso de hierro con Conte y la Justicia italiana para impedir que las personas rescatadas pisen suelo italiano.

Los 27 chicos -trece eritreos, cinco sudaneses, dos de Chad, dos de Gambia, uno de Ghana, uno de Mali, uno de Nigeria, uno de Etiopía y uno de Egipto- fueron trasladados a un centro de acogida tras pisar tierra firme. Mientras tenía lugar el desembarco de estos menores, el líder de la ultraderechista Liga y vicepresidente de Italia aparecía sonriente en una playa con su hija en brazos, en una foto en su cuenta de Facebook.

"Tomando en brazos a mi princesa, todos los insultos y amenazas contra mí desaparecen como por arte de magia", escribió en su post Salvini, que poco antes publicaba otra foto recogiendo flores de calabacín en un campo. Unas imágenes idílicas muy diferentes de la situación a bordo del Open Arms.

Tras la autorización de Salvini, la ONG pidió algo de tiempo para poder comunicar al resto de los migrantes las noticias, "a fin de garantizar el equilibrio y la serenidad de todas las personas a bordo", en medio de la creciente tensión que se está viviendo en la embarcación después de más de dos semanas de hacinamiento.

Pese al alivio parcial que supuso la evacuación autorizada de los adolescentes no acompañados, la situación en la embarcación de rescate sigue siendo "insostenible", tal como explicaba ayer en Twitter, Oscar Camps, fundador de la ONG, quien confirmó que aumentan las "peleas y discusiones constantes" entre los pasajeros y que se están creando tensiones "insostenibles".

Una vez más, el responsable de la ONG lanzó un llamamiento desesperado para que Italia les permita el desembarco de las personas a bordo, al no poder garantizar su seguridad y ante el temor de que se produzca un motín. Dijo, además, que tanto los rescatados como la tripulación están "secuestrados". "Después de 16 días a la espera de un puerto seguro donde desembarcar, de seis evacuaciones médicas y de haber informado sobre nuestra situación a las autoridades, sin que hayamos obtenido ninguna respuesta, nos encontramos en situación de necesidad y ya no podemos garantizar la seguridad de las personas a bordo", señaló la ONG antes de que los menores fueran evacuados. "La situación está fuera de control. Escapa a nuestra capacidad", aseguró Camps en un vídeo hecho desde una lancha frente al Open Arms.

"A partir de hoy no nos podemos sentir responsables ni garantizar la seguridad de las personas ni los voluntarios de la tripulación, que están secuestrados en el Open Arms, porque ya es imposible mantener la calma. En cualquier momento se desata una acción colectiva y no podremos detenerla", advirtió.

Camps apeló al presidente en funciones del Gobierno, Pedro Sánchez, para que "proteja los derechos de los ciudadanos españoles que tienen a su cargo la seguridad de las personas en el buque con pabellón español que está secuestrado en aguas italianas".

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, calificó ayer de "inentendible" la posición de Italia ante la crisis del buque de salvamento humanitario . "Estamos viendo lo que hace la derecha y la ultraderecha en Europa. Y las perspectivas que arrastran son cada vez más preocupantes", aseveró la portavoz socialista. Calvo ha pedido a todos los países e instituciones europeas que "cumplan con sus obligaciones" y subrayó que "los puertos españoles son puertos que están abiertos", recordando que Salvamento Marítimo "salva vidas cada día" en el Estrecho.

Por su parte, la Justicia italiana ordenó ayer que se procediera a una inspección médica en la embarcación para constatar las condiciones higiénico-sanitarias en que se encuentran los migrantes y que los médicos encargados verificarían tras la evacuación. La orden fue dada por la Fiscalía de la ciudad de Agrigento (Sicilia), que desde el viernes investiga por un presunto delito de secuestro de personas, contra nadie en concreto