Marcha verde en el siglo XXI

El histórico de las relaciones con la satrapía marroquí nos muestra que cada presunta ofensa ha sido satisfecha a base de pasta y vista gorda

19.05.2021 | 15:34
Vista de un biberón junto a un grupo de personas que han sido disuadidas por los antidisturbios marroquíes para no cruzar la frontera entre Fnidq (Castillejos) y el paso fronterizo de Tarajal, Ceuta.

Rabat, tenemos un problema. Y gordísimo. Otra Marcha verde, pero en versión siglo XXI. Es decir, utilizando como carne de cañón y a la vez punta de lanza a miles de personas pisoteadas por la miseria. Todo, bajo una excusa tonta a más no poder, lo de la acogida del líder del Polisario para ser tratado en un hospital riojano. El histórico de las relaciones con la satrapía marroquí –tratada por los Borbones y los diferentes gobiernos españoles como hermana de sangre– nos muestra que cada presunta ofensa ha sido satisfecha a base de pasta y vista gorda con las brutales vulneraciones de los Derechos Humanos.

No sé cuál será el precio esta vez, pero mala solución le veo. A Pedro Sánchez, por más que corra a fotografiarse en el lugar de autos, le será difícil tomar sopas y sorber. Se hace un poco raro prometer la defensa "bajo cualquier circunstancia" de la integridad territorial al tiempo que se asegura que se preservará la dignidad de los miles de seres humanos que han traspasado la frontera. Ahí lo tiene bastante más fácil el mercader de odio Santiago Abascal, que también ha salido disparado hacia Ceuta después de haber vomitado fuego en el programa de Federico Jiménez Losantos.

Si ponen la oreja a los comentarios en el metro o en la cola del súper, comprenderán lo que les digo. O quizá ni siquiera haga falta, porque ya se habrán hecho su propia composición de lugar a la vista de las imágenes que no dejan de transmitirnos en bucle las cadenas de televisión y los medios digitales. Al fin y al cabo, aunque pretendan vendernos que esto va de razones humanitarias, todos sabemos que también es espectáculo.

noticias de deia