Héctor Castiñeira, 'Enfermera saturada': "Hablar con negacionistas es perder el tiempo"

Héctor Castiñeira, alias 'Enfermera saturada', no entiende por qué no hay más hombres trabajando en la Enfermería. Y es que de los 300.000 profesionales que existen en el Estado español, el 90% son mujeres. Él se siente encantado de formar parte de este colectivo sanitario, valorado por muchos y denostado por otros. En su noveno libro, 'Orgullo enfermero: Ni héroes ni villanos, lo que siempre fuimos', narra cómo se gestó y se realizó la vacunación del Covid-19, la más grande de la historia de España.

04.01.2022 | 10:21
El enfermero e 'influencer' gallego Héctor Castiñeira.

Enfermera saturada, el alter ego del enfermero e influencer gallego Héctor Castiñeira, tiene más de 800.000 seguidores en las redes sociales. Castiñeira reconoce que tras el confinamiento de la población y los duros momentos de la primera ola de la pandemia dejaron de ser héroes para gran parte de la ciudadanía para convertirse casi en villanos. "Nosotros seguíamos viendo casos graves en los centros y hospitales, mientras un número importante de la población pasaba olímpicamente de las recomendaciones sanitarias, y además, empezaron a echarnos la culpa a los sanitarios de las restricciones impuestas para frenar el virus", explica. De sus nueve libros publicados, los siete primeros son de humor. "Solo los dos últimos hacen referencia a las situaciones vividas en la pandemia. El último, Orgullo enfermero: ni héroes ni villanos, lo que siempre fuimos, además, servirá de recordatorio para los próximos años cuando la pandemia pase al olvido, "porque refleja una de las mejores actuaciones realizadas en España, como ha sido la campaña de vacunación masiva frente al coronavirus. Contribuirá a que generaciones que no conocieron la situación sepan lo que pasó", añade Enfermera saturada.

¿Qué ha cambiado desde el primer libro sobre la pandemia, Nosotras enfermeras, de hace más de un año hasta ahora?
Bastantes cosas y para bien, sobre todo disponer de vacunas, y esto lo reflejo también en Orgullo enfermero, porque aunque se mantiene una buena parte de humor del publicado en la primera ola del coronavirus, éste se centra más en la pandemia y en la campaña de vacunación que hemos conocido, y no tanto en contar anécdotas y aventuras que vivimos la Enfermería en los hospitales.

Orgullo enfermero: ni héroes ni villanos, lo que siempre fuimos. ¿A qué se refiere?
A que no nos sentimos héroes en los primeros momentos de la pandemia. Nosotros considerábamos, a pesar de los aplausos, que estábamos haciendo nuestro trabajo, como lo habíamos hecho siempre con los medios que teníamos. Pero después de los duros momentos pasados tampoco somos villanos. A medida que las primeras olas fueron pasando parecía que nosotros teníamos la culpa de la pandemia.

¿Qué pasó?
Que se empezaron a incrementar las agresiones a los sanitarios. Incluso proliferaron las pintadas en contra del personal, diciéndonos que nos habíamos inventado todo lo del coronavirus. Pintadas en las que nos llamaban Sanitarios asesinos, culpables de la Covid. Por eso, insisto en que ni héroes ni villanos, sino enfermeros y enfermeras haciendo nuestro trabajo como lo habíamos hecho siempre y lo seguimos haciendo, porque el personal sigue en primera línea atendiendo las sucesivas olas con un agotamiento físico y mental que solo se aguanta cuando estás entregado a tu profesión y a tus pacientes.

En la vacunación, el papel de la Enfermería está siendo fundamental
Y no solo el de la Enfermería, también el de toda la población. Como destaco en el libro todos nos tenemos que sentir orgullosos por el éxito que ha supuesto la campaña de vacunación en nuestro país. Si ha sido un triunfo, lo ha sido en gran parte gracias a nuestro trabajo, pero también a toda esa gente que venía a los centros de vacunación con el mensaje en el móvil deseando recibir su dosis. Hay que insistir que España tiene una de las tasas más altas de vacunación del mundo, todo a pesar de que haya antivacunas metiendo ruido y haciendo mucho daño, pero afortunadamente aquí son muy pocos.

¿Recuerda la primera vacuna que puso?
Claro. La primera persona que me tocó me dio las gracias y un fuerte abrazo. Vivir esa situación es algo que no te esperas en plena pandemia.

¿Qué diría a quienes no quieren vacunarse?
Que si tienen dudas con la vacuna que las consulten con su médico de cabecera, con la enfermera... No habrá ningún problema y se les dará todo el tipo de explicaciones que precisen. Pero si realmente son personas que están frontalmente en contra de las vacunas, tienen posiciones contrarias y son negacionistas, no les diría nada, porque creo que es imposible convencerles de los beneficios de los antídotos. Realmente a esas personas que no quieren escuchar, que no desean ver los resultados de la vacunación ni escuchar a la ciencia es imposible convencerlas; hablar con los negacionistas es perder el tiempo.

¿La Enfermería está ahora mejor valorada que antes de la pandemia?
Una parte de la sociedad ya conocía nuestra labor y sabía lo que realizábamos, y creo que nos valoran aún más gracias al esfuerzo que han visto que hemos hecho durante la pandemia. Sin embargo, reconozco que hay otro porcentaje de la población que nos valora menos y peor que antes. Son los que piensan que las medidas para frenar al virus nos las hemos inventado nosotros y que por nuestra culpa no pueden llevar la vida que les gustaría.

Con su orgullo enfermero, como se titula su nuevo libro, ¿qué le gusta contar?
La historia de lo que sucedió después de la primera ola, cuando veíamos con desesperación cómo la Covid-19 volvía a llenar hospitales, de una pandemia que jamás olvidaremos y de la campaña de vacunación más grande que la humanidad ha vivido. Millones de dosis de esperanza administradas con orgullo por enfermeros y enfermeras en todo el mundo, los mismos que primero lucharon armados con bolsas de basura y después con una jeringuilla en la mano.

Tras los momentos más duros, ¿no se sintieron defraudados porque la gente volvía a su vida normal sin restricciones?
Era duro para nosotros, porque seguíamos viendo casos muy graves, estábamos agotados e intuíamos que llegarían segundas y terceras olas, mientras una parte de la sociedad quería volver a su vida anterior y no respetaba demasiado las normas, pero también dejo en el libro un lugar para el optimismo, sobre todo cuando hablo de los capítulos de la vacunación.

¿Daría una fecha sobre cuándo acabará la pandemia?
El virus ha venido para quedarse y no se irá nunca. Se quedará entre nosotros como el de la gripe, que nos llega cada año. Lo que ocurrirá es que a medida que la situación se vaya superando, las autoridades sanitarias irán levantando las medidas restrictivas. Al aire libre, creo que las mascarillas irán desapareciendo después del invierno, pero es una opinión personal. Lo que sí sería muy positivo es que algunas de las medidas permanecieran en nuestro día a día, porque nos limpiábamos muy poco las manos y mantener ese hábito nos va a ayudar a prevenir muchas otras enfermedades. 

PERSONAL
Nacimiento: Lugo, 1982.
Formación: Se graduó en la Escuela de Enfermería por la Universidad de Santiago de Compostela. Cursó másteres en Formación del Profesorado en Integración de Cuidados, Urgencias y Emergencias, y en Seguridad Clínica. 
Trayectoria: Experto en cuidados críticos del paciente adulto y pediátrico, ha trabajado en el Servicio Gallego de Salud, en Emergencias Sanitarias de Galicia 061 y en el Servicio Madrileño de Salud, donde desarrolla su labor asistencial. Está considerado el perfil más influyente de gestión sanitaria por la IMF Business School.
Divulgador: Colaborador habitual de RNE, Radio Galega, Antena 3 TV, La Sexta y El Progreso, donde se encarga de la divulgación sanitaria y ayuda a combatir las fake news sobre salud.
Publicaciones: Tras su exitosa obra Nosotras enfermeras, donde narraba las historias de unos días que nos cambiaron para siempre, acaba de publicar Orgullo enfermero: ni héroes ni villanos, lo que siempre fuimos. (Ed. Plaza & Janés), su noveno libro. Los siete primeros estaban dedicados al humor y estos dos últimos referidos a la pandemia.
noticias de deia