Sol, Eva,Kizkitza e Idoia

Baietz, un viejo almacén que cobra vida

Cuatro mujeres navarras crean Baietz para gestionar un espacio como restaurante y centro logístico de la bicicleta

16.03.2020 | 09:00
Sol Flores, Eva Fernández, Kizkitza Larrea e Idoia Jusué, de izquierda a derecha, delante de la barra de Biltegia.

PORQUE quieren vivir y trabajar en el mundo rural, cuatro mujeres de Imotz, Basaburua y Ollo dan vida a Baietz Mikrokooperatiba para gestionar Biltegia, el viejo almacén de la estación del Plazaola de Latasa que ha cobrado vida como bar restaurante y centro logístico de la bicicleta. Y es que este nuevo espacio forma parte del proyecto transfronterizo Ederbidea, el principal punto de conexión entre las vías verdes del Plazaola y del Bidasoa, además de un importante hito en la gran ruta ciclable europea Eurovelo 1, que une Noruega y Portugal a través de 9.100 kilómetros.

Estas mujeres son Idoia Jusué, Kizkitza Larrea, Sol Flores y Eva Fernández, de entre 45 y 33 años, cuatro trayectorias vitales diferentes que se han unido en este proyecto. Las dos primeras, que viven en Muskitz, supieron que había salido a concurso la gestión de este nuevo espacio. Si bien en un principio no se animaron, sí se lo pensaron más en serio cuando volvió a licitarse después de quedar desierto. Pero necesitaban dos personas más, una de ellas cocinera. Por casualidad, conocieron a Sol Flores, una panameña que vive en Aizarotz, y que había trabajado con Eva Fernández, vecina de Egillor, que además es cocinera.

"Vimos que era posible y que tenía potencial", recuerdan, al tiempo que destacan que este proyecto va más allá de un negocio de hostelería. "Creemos en un turismo sostenible y saludable. Queremos que Biltegia también sea un espacio cultural para transmitir nuestros valores", apuntan. Por ello, apuestan por el producto local y la ecología, para lo cual están buscando proveedores de la zona. "Elaboramos comida tradicional y también queremos introducir la cocina vegetariana", observan. "Los fines de semana estando dando menús y bocatería para cenas", añaden. En relación al horario, de noviembre a abril cierran los lunes y martes y, de mayo a octubre, los lunes. El horario entre semana es de 10.00 a 18.00 horas, los viernes hasta las 24.00 horas y el sábado se alarga una hora. El domingo se cierra a las 20.00 horas.

"Es un proyecto por fases. Ahora estamos centradas en el bar restaurante y en poner en marcha el alquiler de bicis, tanto normales como eléctricas", apuntan. En esta primera fase también darán forma a una pequeña tienda con productos básicos, locales, ecológicos y de comercio justo, artesanía local además de artículos más dirigidos al ciclista. Además, Biltegia también es punto de información turística y también se encarga del alquiler del frontón municipal, situado a solo unos metros. "Después queremos poner en marcha una huerta didáctica e introducir la técnica de la marcha nórdica, con curos y alquiler de bastones", adelantan. Biltegia es también una apuesta del Ayuntamiento de Imotz, que compró este viejo edificio en 2017. Y es que es un espacio para dinamizar la vida social y cultural del valle, un nuevo punto de encuentro de los vecinos y vecinas de la zona además de foráneos. Lo cierto es que estas mujeres se muestran encantadas con la acogida que han tenido de la gente de la zona y la colaboración con el Ayuntamiento de Imotz, al que agradecen su ayuda, al igual que la recibida de Cederna-Garalur, Consorcio Turístico Plazaola, Anel y Gobierno de Navarra. La rehabilitación del viejo almacén ha supuesto una inversión de 131.674,24 euros, de los cuáles el 65% ha sido financiado pro Interreg Poctefa, y 20% por el Gobierno de Navarra, socio de este proyecto interregional.