Historias de... François Lurton

Visión de futuro de un vino elegante

El experto bodeguero francés realiza una cata privada en Bilbao para presentar la excelencia de sus vinos orgánicos

09.02.2020 | 20:24
El viticultor comprueba el aroma de uno de los vinos blancos de su marca Campo Eliseo.

FRANÇOIS Lurton es un erudito en el mundo de los vinos; inquieto aventurero en busca de la perfección Lurton desciende de una de las familias más famosas de la viticultura bordelesa. Sin embargo, su afán de experimentación y de creación de vinos de gran calidad y de un perfecto envejecimiento en botella le llevaron a dar el salto y a buscar nuevas tierras donde implantar y dar forma a sus conocimientos.

Fue así cuando después de trabajar diez años con su padre decidió crear junto a su hermano, Jacques, una sociedad para seguir desarrollando sus sueños. Durante estos últimos años han construido bodegas y han comprado viñedos en Languedoc, España, Argentina, Chile y Portugal. Su objetivo estaba claro: producir vinos fuera de Burdeos. Él y su hermano Jacques descubrieron la Denominación de Origen Rueda a comienzos de la década de 1990 a través de la Sauvignon Blanc, su uva fetiche. Pero pronto se sintieron cautivados por el enorme potencial de otra variedad, también seca y aromática: la Verdejo.

Esta semana François ha visitado Bilbao para presentar, en una cata privada, sus joyas vinícolas, caldos creados bajo la denominación de Origen Campo Eliseo, en Toro (Zamora). El experto describió las características de los vinos que elabora y confesó su obsesión por ahondar en nuevas técnicas para crear un vino con futuro, elegante... "Antes de crear el cóctel pienso en cómo va a ser su envejecer. Un vino no es solo lo que pruebes en el primer año. Tiene que enriquecerse en la botella, ganar en características, en aromas, frescura, cuerpo...", destacó el experto.

En esta aventura, compleja pero a la vez apasionante, según Lurton el viticultor busca transmitir la tipicidad y el carácter más genuino de la uva -la sutileza de sus aromas, su redondez, su longitud y su complejidad- recuperando así el cultivo ecológico -principalmente sin riego- y al uso de levaduras indígenas para fermentar el mosto.

Para producir el Campo Eliseo D.O. Rueda, se construyó y rehabilitó una bodega en La Seca. En este pueblo, conocido por ser la cuna del Verdejo, había una casa señorial del siglo XVII que simbolizaría el Campo Eliseo en Rueda. Los Lurton, inmediatamente seducidos por el lugar y su historia, tomaron la decisión de construir la bodega dentro de los muros de ladrillo típicamente castellanos cuando descubrieron el secreto allí oculto: la bodega cuenta con una impresionante red de galerías subterráneas, a diez metros bajo tierra. "Suele hacer calor y en el interior se mantiene la frescura", aclaró.

En la cata realizada en la villa los asistentes degustaron tres blancos, un rosado y cuatro tintos de añadas diferentes. Entre los vinos se cató el vino lanzado por primera vez en 1992 bajo la marca Hermanos Lurton Verdejo. Se trata de un blanco con el que los dos hermanos revolucionaron el estilo de los vinos de la zona gracias a su carácter innovador y su saber hacer. "Este vino representa la más pura esencia de la uva Verdejo y del terroir de Rueda presentándose como un vino seco y afrutado. Su color es amarillo pajizo, con reflejos verdosos, limpio y brillante. En boca es redondo, suave y oleoso, de nuevo con recuerdos a heno y fruta blanca e hinojo, amplio y con volumen debido a su crianza sobre lías", describió Lurton a los asistentes.

Hace poco François adquirió la parte de su hermano convirtiéndose así en el accionista mayoritario de la sociedad y tomó entonces su actual nombre: François Lurton, S.A. En su experimentación en tierras zamoranas François se comprometió a profundizar con los aspectos vitícolas y vinícolas de sus propiedades. Con el regreso a las cepas de vid Lurton también ha recuperado sensaciones de su juventud pasada cuando trabajaba en el viñedo familiar; y con las catas ha recobrado recuerdos gustativos bien guardados. "Después de muchos años con una empresa consultora necesité ampliar nuevos métodos que me permitiesen avanzar en mis conocimientos enológicos", confesó. En este viaje por las diferentes tierras, desde Moldavia hasta Mendoza, pasando por España y Portugal, ha encontrado variedades únicas -como la Verdejo o Tinta de Toro-, así como los diferentes métodos. Campesino, Campo Eliseo, Campo Alegre son otros tres vinos que pertenecen a la escondida bodega Burdigala en la que, en esta ocasión, François Lurton ha unido sus fuerzas a Dany & Michel Rolland, otros dos románticos y enamorados de la viticultura. "El viticultor siempre marca su firma, su diferencia... En este caso la esencia francesa, elegante, está presente en los vinos de François. "He intentado romper esa imagen y sabores de un vino rústico de Toro para crear un vino elegante, con un sabor duradero, con cuerpo. Mi obsesión es buscar la perfección", concluyó.

noticias de deia