Historias de... Rafa

Un espectáculo para cuatro gatos

El último miau es ser animador de felinos. “Me pareció ver un lindo gatito”... encaja como un guante en el extraño hobby de Rafa, un bilbaino que entretiene aristogatos

09.02.2020 | 01:47
Rafa, en el cumpleaños de ‘Beltzi’, a la izquierda. Fotografía Víctor Ortuño

El extraño hobby de Rafa, un bilbaino que entretiene aristogatos

ENTRETENME un gato es el nombre del peculiar proyecto de animación que acaba de crear el joven bilbaino Rafa Ruiz. "Siempre me han encantado los gatos y el teatro. Ahora estoy feliz porque he unido mis dos aficiones, creando un espectáculo de animación para estas mascotas", asegura este gran amante de los gatos, que se declara fascinado por estos animales a los que siente "como uno más de la familia ya que a veces incluso se les trata como a un hijo". Y si se celebra el cumpleaños de un niño ¿por qué no el de su mascota?, pregunta resuelto. De hecho, Rafa conoció a muchos gatos cuando trabajaba en fiestas de cumpleaños infantiles a domicilio y así surgió la idea de festejar o visitar a los animales.

Félix, Party o Silvestre son algunos de los lindos gatitos que han compartido sus animaciones "con juguetes que les encantan. Les pongo vídeos de pájaros o conejos u otros gatos, y se quedan muy pillados de las pantallas. E interactuo con ellos con mi marioneta Nikasita que es una ratoncita traviesa". También les canta canciones y "cuando repito la visita, parece que las reconocen". ¡Miau! Rafa Ruiz se adapta a cada cliente, "aunque hay cosas que siempre resultan como jugar con los míticos ovillos de lana o con cascabeles". Trabaja fundamentalmente con gatos domésticos "porque son más sociables" y funciona sobre todo con el boca a boca. "De momento, he trabajado con gatos de amigos y conocidos, pero me gustaría llegar a todos y he puesto carteles por Deusto, Rekalde o Santutxu", señala.

Reivindica sobre todo que alguien haga caso a los mininos "porque muchas veces se pasan todo el día solos". "Hay otras mascotas como los perros que salen de paseo y tienen una vida más social, pero los felinos pasan muchas horas sin hacer nada, holgazaneando y eso me daba mucha pena", indica, como si lo suyo fuera un servicio de interés social.

Este bilbaino asegura que su idea es un taller de tiempo libre con forma de espectáculo, abierto a la improvisación, con el objetivo doble de enganchar a los dueños "para que vuelvan a llamarme", declara sin ambages. "Entreténme un gato satisface las expectativas de nuestro peludo amigo y las del propietario porque es un regalo para los dueños que a veces también están muy solos".

Rafa Ruiz es muy consciente de que hay gente que piensa que contratar los servicios de un animador de gatos es completamente ridículo. "En una ocasión una señora me dijo que qué capricho tan absurdo. Que le hacía pensar en cómo es nuestra sociedad tan volcada en los animales de compañía ya que hay mascotas que viven mejor que muchas personas. Yo no pretendo ser tan profundo, simplemente quiero vivir haciendo lo que me gusta. Ya sé que para muchos puede resultar raro pero es una actividad como otra cualquiera".