Transmurciada

Entrevista inventada a Inés Arrimadas: "Lo de Murcia ha salido bien: mantendremos casi seguro la concejalía de juventud y deportes de Fuentecilla de Sierramocha"

14.03.2021 | 01:09
Inés Arrimadas.

Ines Arrimadas nos recibe en la sede de Ciudadanos, en uno de los reductos donde mantiene grandes resultados electorales, Costanilla la Luenga, una pedanía de 47 habitantes con un índice de abstención del 85% en todo tipo de comicios. "Nuestra agrupación de Costanilla es de las más potentes del mundo. Desde aquí podemos volver a extendernos y ser fundamentales para la gobernabilidad de toda la comarca de la Almorcha Alta. Estoy animada", explica mientras sorbe una taza de manzanilla en la que disuelve doce gotas de Correlax. "Necesito algo relajante para poder tomarme todo este lío de Murcia y Madrid con calma. ¿Os apetece un té o un café?". Agradecemos la oferta pero la declinamos. Últimamente no sale bien aceptar ofertas de C's.

Señora Arrimadas, ¿qué tal lleva el lío de las recientes horas entre la moción de censura fallida de Murcia, la convocatoria de elecciones en Madrid y lo demás?

—Pues estoy un poco disgustada. Casi tanto como papá cuando le dije que me iba a casar con uno de Convergencia. Papá ya llevaba regular que yo fuera hincha del Barça en lugar del Madrid, como Dios manda, y lo de que fuera al altar con un convergente de pura cepa, pues le afectó. Yo estoy ahora igual. Como mustia. A ver si el Correlax hace efecto y todo vuelve a su ser o, al menos, me calmo un poco. Me ha dicho la secretaria del partido que aquí lo usan mucho para los nervios.

¿Tomará medidas urgentes?

—Estoy valorando un cambio de estilismo. Cuando suceden este tipo de circunstancias adversas, los hombres suelen dejarse barba, o afeitársela, o se ponen pelo en la calva. Aznar se solía hacer una entresaca del bigote. Verse una misma distinta anima y da fuerzas.

Me refería a medidas disciplinarias con las personas de C's que se han apeado de la moción de censura en la región de Murcia.

—¡Ah, esos! Ya, ya. Pues no sé. Porque entre las dimisiones, las deserciones y lo demás, los tránsfugas son mayoría ahora en el Comité de Cosas Feas de C's Murcia. Lo más probable es que ellos desalojen al sector oficialista. Les basta con voto y medio. Además, la llave del mueble bar ya la tienen ellos y eso influye muchísimo. Y, de los nuestros, ninguno sabe dónde está el cuadro de fusibles para poder encender la general. Los otros les han indicado a los del PP la ubicación del cuarto de fusibles. Es una putadita entrar a la sede a oscuras y sin poder abrir el mueble bar. Eso desanima mucho.

Lo de los tránsfugas de Murcia, ¿no se lo olía usted?

—Hace un par de años que el olfato sirve de poco en este partido. Cuando no huele a goma ardiendo en Cataluña, huele a lentejas agarradas en Castilla y León o a cuerno quemado en la Comunidad de Madrid. Desde el aparato solo controlamos al cien por cien la agrupación de Costanilla la Luenga. Y ojito, que en agosto tenemos que hacer la vista gorda porque vuelven los veraneantes al pueblo y me revolucionan el partido. Con eso te digo todo. De cualquier manera, la operación de Murcia ha salido bien: mantendremos casi seguro la concejalía de Juventud y Deportes de Fuentecilla de Sierramocha. Los tránsfugas y las maniobras torticeras del PP no podrán arrebatarnos ese enorme bastión político. Oye, qué bien me está sentando el Correlax; me voy poner más.

Recuperando su respuesta acerca del cambio de estilismo, ¿en qué está pensando?

—En cortarme el pelo a lo garçon, así cortito, teñirme unas mechas rubias y rizarme un poco el flequillo. A lo mejor me hago unas gafas de esas bifocales estrechas con montura de colores. Y me visto con americanas muy sueltas, adornadas con foulares de tonos vivos. ¿Qué te parece?

Que se le iba a quedar a usted una cara de Rosa Díez de aquí te espero. Por cierto, ¿qué opina Albert Rivera de todo esto?

—¿Has visto la película Good bye Lenin? Ya sabes, esa en la que una señora despierta del coma en Berlín oriental después de la caída del Muro y la familia altera la realidad para que crea que sigue en la zona comunista y que no sufra un shock. Pues nosotros, con la ayuda inestimable de Malú, hacemos lo mismo. Logramos que aparezcan vídeos trucados en sus consultas de Google, le manipulamos los telediarios, generamos webs falsas de periódicos. Él cree que estamos a punto de echar a Sánchez de la Moncloa para gobernar con el PP. Malú también opina que es mejor que siga en esa burbuja, porque no sabe cómo podría reaccionar si se entera de lo de Murcia y la Comunidad de Madrid.

Pobrecillo, ahora sí que está con el culo al aire y no en aquellos carteles electorales.

—Claro. Por cierto, me noto como una angustia dentro, una especie de inquietud, como si se me revolviera todo. Es como un larri€

Normal. Se ha puesto usted hasta las trancas de Correlax. Ese nombre no viene de Corazón y Relax, si no de Corre Laxante. Más le vale arrancar rápido.

—¡Maldita sea! ¡También tenemos traidores hasta en Costanilla la Luenga!

noticias de deia