Transformando el trabajo

12.09.2020 | 01:03
Transformando el trabajo

Las empresas quieren que se pueda seguir trabajando desde sus casas, después de la positiva experiencia que supuso el tener que activar todo con las prisas de la pandemia. Tenemos que hacer que sea posible la convivencia entre trabajo y colegio en el hogar

LA lectura de las últimas encuestas sobre el entorno laboral que se han realizado en Estados Unidos, me han confirmado lo que era una simple intuición alrededor del entorno en el que me muevo. Las empresas quieren que se pueda seguir trabajando desde casa, después de la positiva experiencia que supuso el tener que activar todo con las prisas de la pandemia. Pero el porcentaje aumenta si les preguntan a los empleados de estas empresas norteamericanas que han sabido adoptar este sistema y que no han disminuido el índice de productividad, al contrario, en muchas corporaciones el nivel ha aumentado. Si no has estado allí te diré que la mayoría de las casas se parecen a esas con muchas habitaciones, un jardín y, por supuesto, con una conexión de banda ancha que hace que no pienses en ningún momento en cómo te conectas. Aquí las cosas son diferentes y contar con un despacho en casa donde teletrabajar es un lujo, pero a pesar de todas las circunstancias negativas, aquí también queremos seguir teletrabajando.

La gran duda es si tenemos que mandar a los niños a casa porque nuestra escuela tiene problemas de contagios, imagínate padre y madre teletrabajando y los hijos en teleformación. Dónde nos ubicamos en un hogar normal, qué tipo de ancho de banda vamos a necesitar y qué tipo de equipos informáticos usaremos. De alguna forma tendremos que replantearnos como son nuestras casas, si lo que necesitamos es esa mesa enorme de comedor que solo abrimos por Navidad o si allí tenemos que ubicar una mesa de despacho. Como no salimos tanto igual nos sobra medio armario de ropa y ya tenemos otro hueco donde ubicar nuestro entorno de trabajo. No soy arquitecto ni decorador, pero desde aquí hago una llamada a esa tienda sueca para que nos vaya aportando ideas para transformar la república independiente de nuestra casa. Tenemos que hacer que sea posible la convivencia entre trabajo y colegio en el hogar.

El teletrabajo, algo natural Las empresas también tienen que adoptar el teletrabajo como algo natural y cambiar sus rutinas y convertirlas en inspiraciones que van a aumentar la productividad. De entrada, no hacen falta tantos puestos con mamparas, distancias y más gastos. La oficina solo necesita unas cuantas mesas en las que se pueda sentar cualquiera y salas de reuniones donde quedar de cuando en cuando. Ni siquiera es necesario crear la rutina de tener que ir al trabajo de forma presencial una vez a la semana o cada tres días. Esa rutina la marcarán cada proyecto o cada equipo de teletrabajadores que decidirán si es necesario verse las caras y si eso va a ayudar a mejorar algo. Por tanto, flexibilidad de horario, flexibilidad de puesto de trabajo, condicionado como siempre a que se cumplan los mismos objetivos que se tienen ahora. No convirtamos el teletrabajo en la nueva forma de esclavitud, que como está oculta en las casas, nadie ve ni quiere ver.

Está claro que las empresas tecnológicas o con procesos avanzados de tecnología, son las que tienen más fácil poder adoptar estos sistemas. Por eso si te estás planteando qué estudiar o en qué tipo de empresas quieres trabajar, mira también la forma en la que estas compañías van a trabajar. Ya que casi todas lo harán en formatos no presenciales. Por el contrario, si quieres estar fuera de casa ahora mismo la logística y la distribución están en pleno apogeo y a la búsqueda de empleados. Sino el Big Data, la robótica, la formación virtual o ciberseguridad están deseando poder contratar talento nuevo. No te quedes atrás en la transformación laboral.

@juandelaherran