Lo que nunca dijo... Mariano Rajoy Paseante rápido

“Esto de la investidura lo arreglaba yo en dosh patadash”


09.02.2020 | 10:45
Mariano Rajoy

Bilbao- A punto de jubilarse, el registrador de la propiedad Mariano Rajoy disfruta de sus vacaciones en Pontevedra. "Puesh, mirusté, me puse a caminar rápido, ya shaben que me gusta, ayer por la mañana en Pontevedra. Y, patatín-patatán, ashí, como que no quiere la cosha, me encontré con que estaba en Zalla. Perseverante que es uno, oiga", relata mientras se zampa una tortilla de patatas con un carajillo y revisa las páginas de deportes de los diarios. "El Tour ya no es lo que era. Le pasa igual que a las investiduras en el Congresho de los Diputadosh: acortan etapas porque graniza en los caminosh. Jeje", comenta.

"Pero es lo que yo digo: sale presidente el presidente que han elegido los españolesh que sea presidente. Lo mismo que el alcalde. Parece de perogrullo ¿eh?, pues, mirusté, no debe ser tan fácil", remacha.

Usted que tiene una larga experiencia ¿Qué opina del fallido proceso de la investidura de Pedro Sánchez?

-Que Sánchez es buen chaval, no digo que no. Guapote. Pero ni idea de política y, como parlamentario, regulero. Mirusté, somos sentimientos y tenemos seres humanos. Además, un vaso es un vaso y un plato es un plato. Y hay que tener en cuenta que los españoles son muy españoles y mucho españoles. Sánchez pasa de todo esto. No respeta nada. ¡Viva el vino!

¡Viva! ¿Hubiera solucionado usted esta crisis?

-A veces, lo mejor es no tomar decisiones, y eso en sí, es una decisión. Ha sido a menudo mi modush operandi. Pero esta vez no, esta vez habría diferente. Esta vez me hubiera puesto a decir sandeces hasta poner a todo el mundo en mi contra. Desde esa unanimidad contra mí, hubiera surgido un candidato o candidata alternativo y hubiera ganada la investidura. Ya ve. Problema solucionado. En dosh patadash.

Muy astuto.

-Ya no quedan políticosh con una visión de la jugada como la mía. Es que no es lo mismo que gobierne uno que gobierne otro, no es lo mismo, dicho de otra forma, es muy distinto. Una de las diferencias es que nos suben el IVA de los chuches, mirusté. Y nadie levanta la voz. ¿Lo puede creer?

Hombre, hay problemas más graves.

-Desde luego. Ya ni Zidane es capaz de conseguir que el Madrid gane. Siete, el Atlético nos ha metido siete. Mi primo el colchonero me va a volver loco. ¿Ve? ¡Ya está mandándome memés! Rapaz ¿Me pondrás otro carajillo, eh?

Su partido político tampoco es que ande sobrado de acierto.

-¿El PP? Tenga claro que es una máquina perfectamente engrashada.

Ya, engrasada sí que estaba.

-No me venga con ironías y dobles sentidosh ¿Eh? Que soy gallego y de eso entiendo. Además, todo lo que se refiere a mí y que figura allí y a los compañeros de partido que figuran ahí, no es cierto, salvo alguna cosa que han publicado los medios. ¿Le ha quedado claro?

Meridianamente ¿Qué debe hacer el PP para mejorar resultados?

-Lo shabe todo el mundo, mirusté. Lo dije, con la claridad meridiana que me caracteriza, en el parlamento. Todo su proyecto político se resume en una máxima: cuanto peor mejor para todos y cuanto peor para todosh mejor, mejor para mí el suyo; beneficio político.

Comprendido. ¿Se ha adaptado a su nueva vida lejos de la actividad política?

-Hombre, la tarea de registrador es un no parar: a lo mejor tengo una firma cada dos horas. Se necesita una preparación físhica importante para no sufrir problemas musculares en la mano con la que echa el garabato. Y creía que iba a añorar a Joshemari dando por saco, pero no. El tío aparece cada dos por tres en el despacho para consultar el registro de un bardal en Torrelodones o de una pedazo de secano en Campo de Criptana. Y, antes de irse, me mira por encima del bigotillo recortado y me dice: de esto tampoco tienes ni idea, Mariano. Ashi es Joshemari. Una gran pershona.

¿Alguna salida para la crisis catalana?

-Pues hombre, a mi me gushtan los catalanes porque hacen cosas. Y, fíjeshe, Pushdemón hasta me cae bien. Creo que podríamos formar una gran pareja para irnos de gira por los pueblos. Lo digo en sherio. A lo Abbott y Costello. Sería un gran show. Fin de la cita.

Mariano Rajoy realiza unas flexiones de rodilla en la puerta del bar. Estira inglés. Se toca los hombros con los dedos de las manos, extiende y repite la operación. "Hala, me voy para Lanestosha. Y, de allí, subo Los Tornosh y arranco, por el monte, hasta Lugo, y de vuelta a Pontevedra. Que el 1 de agoshto viene Juancar a casha a zamparse unas centollas. Jejeee.

noticias de deia