A un mes de la incierta cita en Róterdam

Eurovisión calienta motores con un gran concierto virtual

Francia, Malta y Suiza se perfilan favoritas en las casas de apuestas. El desinterés de RTVE vuelve a maniatar las opciones españolas pese a la implicación de Blas Cantó

22.04.2021 | 09:32
Blas Cantó, durante la preselección de su canción

Eurovisión 2021 calienta motores entre la ilusión y la incertidumbre tras la suspensión del certamen la pasada edición por culpa de la crisis sanitaria. Róterdam ultima sus preparativos con la puesta a punto de toda su logística mientras los representantes de los 39 países en concurso se hallan inmersos en jornadas maratonianas de ensayos y promoción.

Una carrera que este próximo sábado tiene su parada en el único concierto previo que este año reunirá a la gran mayoría de artistas que lucharán los próximos 18, 20 y 22 de mayo por hacerse con el micrófono de cristal: a través de un formato virtual, la web eurovision-spain.com congrega a una treintena de los abanderados, así como a otros invitados, en un programa especial donde los participantes interpretarán las canciones que llevarán a tierras holandesas.

Sin las tradicionales apariciones en Londres, Ámsterdam o Tel Aviv que se suceden en las semanas previas al festival; la PrePartyES 2021, la quinta edición del concierto de Eurovisión en el Estado español, arrancará a las 22.00 horas y se podrá ver de forma gratuita a través del citado diario digital, la página eurovisiva de referencia en español y una de las más célebres en toda Europa, así como en su canal de YouTube.

En escena aparecerán, entre otros, la francesa Barbara Pravi con su Voilà y la maltesa Destiny Chukunyere y su Je me casse, que lideran las casas de apuestas. Solo por citar algunas de las candidatas, ya que también estarán presentes en el evento otras aspirantes como Victoria (Bulgaria), Elena Tsagrinou (Chipre), Senhit (San Marino), The Roop (Lituania) o Tusse (Suecia), además del representante español Blas Cantó aunque su tierna Voy a quedarme, una balada clásica de corte mediterráneo e introducción a capella, no se encuentre entre las favoritas, principalmente por el escaso respaldo publicitario desde RTVE y la cascada de malos resultados que sitúan al ente público con el peor balance del siglo XXI. De hecho, ha sido Mediaset quien más énfasis está poniendo en el festival, y es que en su docuserie estella, Rocio, contar la verdad para seguir viva, se han podido escuchar varias de las propuestas eurovisivas, incluida la del suizo Gjon's Tears y su canción Tout l'univers. 

Este concierto servirá de palanca en el camino a la edición número 65 del festival. "Para los artistas es una oportunidad de exprimir más su experiencia, promocionarse y llegar a nuevos públicos, y para Eurovisión en sí en España, una nueva puerta abierta que demuestra que la marca está más viva que nunca", señala Vicente Rico, miembro del equipo directivo de Eurovision-Spain", que arrancó en 2017 con este evento bajo la denominación de PrePartyES.

PREPARATIVOS DEL FESTIVAL


Entre tanto, el complejo Ahoy Arena donde se celebrará el festival en mayo cuenta ya con la baja presencial de Australia, ya que Montaigne y su Technicolour tomarán parte oficial en el evento a través de la actuación back-up, de reserva, que la organización ordenó tener como plan B a todos los países en función de la evolución de la pandemia. Róterdam ha rescatado la mayoría de elementos que no pudieron ver la luz en 2020, entre ellos el escenario o el concepto de las postales introductorias a la actuación de cada país.

El Gobierno neerlandés quiere que 3.500 personas vean el show en directo y al menos 500 periodistas de todo el mundo podrán hacer uso de las instalaciones del centro de prensa. La construcción del escenario continúa avanzando según lo previsto: desde la Green Room, desde la cual los artistas que puedan acudir vivirán las tres noches eurovisivas, así como la aparición de la gran pared LED que las delegaciones podrán utilizar para complementar sus puestas en escena. Sin embargo, el avance del covid en los Países Bajos ha cancelado el Eurovillage, por lo que no habrá eventos paralelos durante las jornadas del festival y los organizadores se replantean la presencia de público ante el aumento de casos de pacientes ingresados en cuidados intensivos.

"Eurovisión está como todos nosotros, desorientado, aparentando realizarse con una normalidad que no es real para nadie y tratando de adaptarse a la situación cambiante prácticamente a diario. Es de agradecer la voluntad de todas las partes en llevarlo a cabo, pase lo que pase, además del simbolismo que tiene para toda Europa recuperar el festival", valora Rico.

CARTEL DEL CONCIERTO


Hasta ese momento crucial, los eurofans podrán retomar desde este sábado el espíritu de un certamen que se dirime en en intervalo de cinco días pero se vive y se disfruta los 365 de todo el año, con sus preselecciones nacionales, designaciones, ilusiones y dramas. #Eurodrama es posiblemente uno de los hashtag más destacados en las redes sociales en lo que concierne a España. Para mantener la esperanza, Blas Cantó hará de anfitrión en el concierto promocional de este año, acompañado de Víctor Escudero, uno de los periodistas más expertos en Eurovisión, y la representante portuguesa de 2014, Suzy, dentro de un espectáculo que contará con la presencia de Karina, quien recibirá un homenaje en el 50º aniversario de su actuación, por la que obtuvo un segundo puesto.

El cartel vía streaming al completo, con interpretaciones muy particulares desde sus casas o estudios en sus respectivos países, será el siguiente: Albina (Croacia), Anxhela Peristeri (Albania), Barbara Pravi (Francia), Benny Cristo (Chequia), Blas Cantó (España), Daði Freyr (Islandia), Destiny (Malta), Efendi (Azerbaiyán), Elena Tsagrinou (Chipre), Go_A (Ucrania), Hooverphonic (Bélgica), Hurricane (Serbia), James Newman (Reino Unido), Jendrik (Alemania), Lesley Roy (Irlanda), Manizha (Rusia), Montaigne (Australia), Rafa? (Polonia), Roxen (Rumanía), Samanta Tina (Letonia), Senhit (San Marino), Stefania (Grecia), The Black Mamba (Portugal), The Roop (Lituania), Tusse (Suecia), Uku Suviste (Estonia), Vasil (Macedonia del Norte), Vicent Bueno (Austria) y Victoria (Bulgaria). La joven Soleá, tercera clasificada en el último Eurovisión Junior que ganó la francesa Valentina con una canción compuesta precisamente por la propia Barbara Pravi; Miki, último representante español con La Venda, y otros referentes del público eurovisivo como los noruegos KEiiNO –vencedores del televoto en 2019– la australiana Dami Im, los bielorrusos Naviband y la armenia Sirusho completan el elenco.

Puede ser una ocasión para que España recupere el pulso que no le dan las apuestas, que la sitúan en los últimos puestos, un año más, pese al buen gusto de su propuesta musical en la voz de Blas Cantó. "Le deseamos lo mejor a Blas y a la delegación española pero, independientemente del resultado, esta doble edición, contando la de 2020, debería ser un punto de inflexión en la televisión pública respeto al mayor concurso musical del mundo", reflexiona Vicente Rico.

"RTVE debe ponerse a trabajar en serio en su programa de mayor audiencia, con un proyecto y un equipo sólido, implicando a numersoas partes por un mismo fin, e invirtiendo los recursos necesarios en ello, a todos los niveles", sentencia el codirector de Eurovision-Spain.

noticias de deia