Los 80 años de Cliff Richard: fama, fe y rock and roll

Anunció que va a sacar un nuevo trabajo, 'Music... the air that I breathe", el 30 de octubre, un disco de duetos

14.10.2020 | 01:12
Cliff Richard.

Cliff Richard cumple hoy 80 años ilusionado con un álbum de duetos y convencido de que jamás se retirará. Ha coleccionado éxitos musicales y episodios personales que le han marcado, como su conversión al cristianismo en los 60 o su supuesta implicación en un caso (desestimado) de abuso sexual a un menor que puso su vida patas arriba. Es una de esas viejas glorias o vacas sagradas de la música que no necesita demasiada presentación. Hace poco comentaba que si alguna vez fantasea con la jubilación, tarda poco en volver a "emocionarse" en el momento en que alguien le propone embarcarse en otra gira. Cuando el cantante británico creó The Shadows, considerada la banda más relevante del Reino Unido entre 1958 y 1963, no tenía ni idea de que su trabajo dejaría huella en músicos como Jimmy Page (Led Zeppelin), Eric Clapton o The Beatles, en un momento en que el cuarteto de Liverpool empezaba a convertirse en un fenómeno de masas.

Con motivo de su 80 cumpleaños, Richard –cuyo nombre real es Harry Rodger Web– anunció hace unos días que sacará un nuevo trabajo, Music... the air that I breathe, el próximo día 30. En él habrá duetos con colegas como Bonnie Tyler, The Bellamy Brothers, Sheila Walsh, The Piano Guys y Albert Hammond e incluirá versiones como Here comes the sun, de los Beatles. "Cuando miro hacia atrás, me recuerdo pensando que no llegaría a los 50 y ya estoy en 80, y lo que es mejor: tengo un nuevo álbum", comentó ilusionado el cantante, que aunque también confirmó una nueva gira, The Great 80 Tour, fue pospuesta por la pandemia hasta octubre de 2021.

beatles y elvis Más de 250 álbumes vendidos por todo el globo lo sitúan por detrás de los Beatles y de Elvis Presley como el artista que más sencillos ha vendido de la historia, con más de 21 millones. Con The Shadows participó en la grabación de Apache, un trabajo que marcó un hito en la historia de la música, pues de ahí surgió el rock instrumental británico. El autor de éxitos como Devil woman, We don't talk anymore o Living Doll mantuvo su fama durante la agitada década de los 60 pero jamás llegó al nivel de estrellato del que gozaron otros grupos entonces emergentes del rock, como el cuarteto de Liverpool.

También fue en dos ocasiones representante de su país en Eurovisión: en la primera, en 1968 con la legendaria Congratulations, fue derrotado por Massiel y su La, la, la, y en la otra, en 1973, su tema Power to all our friends quedó en tercer puesto por detrás de Mocedades con Eres tú.

Todas las biografías de Richard mencionan otro incidente transformador: su conversión al cristianismo en 1966, lo que le alejó temporalmente del rock pues se convenció de que el lado sexy que proyectaba como músico era incompatible con su nueva fe. Producto de esa devoción, volvería a grabar material con contenido religioso. En lo personal, como parte de su vertiente de nuevo cristiano, se volcó con la organización Tear Fund, con la que se hizo misionero y viajó a Bangladesh, Kenia, Haití o Brasil. Su legado en la música es indiscutible: con The Shadows introdujo técnicas consideradas entonces revolucionarias, que tuvieron impacto en los Beatles y en otras formaciones del momento. Con el tiempo, Richard, que también logró cotas altísimas de popularidad con apariciones televisivas, alcanzó cierto equilibro entre su vida personal y artística.

ensañamiento  

En 2014 se vio implicado en una acusación de abuso sexual de un adolescente de 16 años. Un caso que se remontaba a 1985 y que lo situó en el centro del ensañamiento de los tabloides. Fue retirado por falta de pruebas pero se originó una agobiante persecución mediática que incluyó helicópteros sobrevolando su mansión para captar imágenes de agentes registrando la propiedad. Ese turbio episodio puso en entredicho su reputación y le costó un desgaste emocional considerable. Richard esquivó los procesos penales e interpuso una demanda contra la Policía de Yorkshire y la BBC, que terminaron disculpándose y, en el caso de la cadena pública, compensando al músico económicamente.