¿Qué habrá sido de los juancarlistas?

09.08.2020 | 00:20
¿Qué habrá sido de los juancarlistas?

ALMUERZO oficial con los reyes en el Congreso. Juan Carlos le tira un puro con una vitola (bandera española incluida) al portavoz del Bloque, Paco Rodríguez, al otro lado de la mesa. Acto campechano. Comento: "Se nota que aprendió educación en un cuartel". Un portavoz me dice: "¿Qué prefieres, un rey glacial y al que le guste la política y se meta en ella o alguien a quien le gusten estas cosas, las mujeres, las cacerías y la juerga?". Obnubilo. Le rebato. Al salir, el rey me da un puro. "No fumo, se lo daré a Arzalluz". "Si es para Arzalluz le pongo una bomba", dice y ríe la gracia. A los quince días, en un acto me trae un puro: "Toma, para Arzalluz, sin bomba". Alguien le había dicho que su comentario era una barbaridad. Pero el campechano, "su Graciosa Majestad", es así. Tiene patente de corso.

Fallece Miguel Delibes, Premio Cervantes, Premio Nadal, Premio Príncipe de Asturias, Premio Narrativa y mil premios más. Su Majestad no va al funeral. Pregunto. Se había ido a Bahrein a una carrera de Fórmula 1. Seguramente volvió con alguna maleta llena de dólares para contar billetes por la noche en palacio. Me dicen que no puedo preguntar estas cosas.

Su majestad se va a Rumania a cazar osos. A uno de ellos, Mitrofan, lo emborrachan al parecer con vodka y miel. Josetxu Rodríguez, Lococo y Ripa parodian en DEIS la hazaña. Los procesan. Se realiza el juicio. Les hacen sudar tinta. Los absuelven. En otra oportunidad son cinco osos y jabalíes. La Asociación de Derechos de los animales de Rumania protesta. El rey se aloja en un pabellón que fue de Ceau?cescu. Pregunto. "El gobierno entiende que no forma parte del ámbito de respuesta al control parlamentario que cabe ejercer sobre su actuación". Repregunto por lo que hacía el embajador que lo acompañaba. Lo mismo. Impunidad, inmunidad y omertá. Su majestad es inviolable.

Se inaugura la biblioteca de la Universidad de Deusto. Su majestad le dice a Antonio Basagoiti que apoye a Patxi López para quitar a Ibarretxe, que estaba allí, en el acto oficial ,a pocos metros. Sale la noticia en El Correo. Horror. Llaman para quitarla. Pregunto sobre su papel de árbitro y moderador. No me admiten la pregunta. Es inviolable. Aznar mete a España en la guerra de Irak. No quiere pasar por el Congreso. Coordino una petición de portavoces para pedir una reunión con el rey ya que es el Jefe máximo de las Fuerzas Armadas y declara la guerra y hace la paz, según la Constitución. Solo recibe a Zapatero que actúa en plan esquirol. Bajo a la tribuna y pregunto para qué sirve la monarquía. Me patean en el pleno y gritan que soy un etarra.

Pregunto si durante la cacería de Bostwana le dio tiempo de firmar nombramientos de embajadores aparecidos en el BOE. Yo había visto películas de safaris y en ellas solo se ven mesas plegables y vasos de cartón. Me dicen que sí. Mienten tanto como Margallo cuando pregunto que es lo que hace una señora llamada Corinna Larsen en los viajes oficiales y si actúa de lobista. Contestan que no es verdad. Un ministro allí presente me cuenta escenas irreproducibles. A las dos semanas, lo reconocen. Margallo tiene patente para mentir en el Parlamento. No pasa nada. Se declara monárquico.

Pregunto por las encuestas del CIS en relación con la monarquía. Me contestan que es la institución más valorada. Lo más de lo más. Les pido hacer preguntas no inducidas cuya respuesta se sabe. Me contestan que la monarquía no está en cuestión y que no desestabilice.

Pregunto por el necesario desglose por partidas del dinero público, ocho millones y pico de euros, para gastos de la Casa Real a ser administrados en libre albedrío por el rey y a ver si me lo pueden explicar por partidas, como se hace en Inglaterra con la reina Isabel, que se sabe hasta cuánto le cuestan sus sombreros. Me contestan que el rey no me tiene que dar cuentas de ese dinero público. Les digo que se quiten el nombre de "Monarquía Parlamentaria" si desde el Parlamento no se puede controlar nada. Me dicen que lea la Constitución. La vuelvo a leer. Efectivamente. Todo está atado y bien atado.

Comento con los socialistas el haber conocido a socialistas republicanos en el exilio y les pregunto qué son ellos. Me contestan que republicanos juancarlistas. Les pido me expliquen el cambio. Me dicen que el rey ha sido el motor del cambio y que sin él no hubiera llegado la democracia. Les recuerdo que el amanecer hubiera llegado aunque los gallos no hubieran cantado. Me dicen que Felipe pactó con Suárez en 1976 la inviolabilidad e "intocabilidad" del rey para que se iniciara la transición. Victoria Prego le preguntó a Suárez por qué no convocaron en 1978 un referéndum sobre República o Monarquía. Tapó el micrófono y le dijo: "Las encuestas nos decían que se perdía". No les gusta que les pregunte por estas cosas y me piden retirar las preguntas porque les incomoda. No lo hago. Al supersocialista Javier Solana le dan el Toisón de Oro. Pregunto si lo va a recibir pues es la máxima condecoración reservada a los grandes servidores y mayordomos de palacio. Son muy pocos los que la han recibido. Pregunto el por qué. "Es muy amigo de Don Juan Carlos. El rey es un gran embajador". "¿No será más bien un gran comisionista?". "¡Por Dios, no vuelvas a repetir esa infamia!". Les pregunto si ahora son felipistas. Me contestan que hay algunos, pero de Felipe González.

Bono me llama. "El rey está preocupado contigo y no sabe qué te pasa. Te quiere mucho". "No me pasa nada. Pretendo ejercer mi capacidad de control y no me dejáis". En una de estas digo que es un gandul y un corrupto. Me amenazan. "Te vamos a denunciar y procesar". Hacedlo. Saco dos libros: Una Monarquía protegida por la Censura y Ni Útil, ni Ejemplar. Les ponen sordina. "¿Pero el PNV no es partidario del Pacto con la Corona?". "Si, si sirviera para algo, pero ya sabemos que este señor ni arbitra ni modera nada. Hay que moderarle a él. Y es un corrupto protegido por la omertá española de medios, la Brunete Mediática, políticos, poder judicial, y mayordomos serviles. Mario Puzo no hubiera encontrado mejor argumento para escribir El Padrino". "Eres un exagerado Iñaki. Detrás de esto hay una voluntad de romper España". "Si tuviéramos una república, Aznar podría ser el presidente, ¿te gustaría?". "No, pero a los cuatros años lo mandaríamos a casa. Y sabríamos cuánto cuesta y lo que hace. Pero ¿por qué tiene que ser Aznar y no Del Bosque?". "No. Los borbones representan la unidad y permanencia de España y lo que dices no es serio". "¿Y es serio que nos digáis que es una monarquía ejemplar y el jefe del estado desaparece y vive rodeado de queridas, Fortunas y Bribones?". "Eso son habladurías".

Voy a Palacio con recados del EBB sobre el bloqueo estatutario y la ofensiva de Aznar contra el nacionalismo. Le solicitamos modere. Salgo de las reuniones como esos judíos que van al Muro de las Lamentaciones y dejan un papelito entre las piedras. Como hablar a una pared. Esfuerzo valdío. Yo no actuaba como el llanero solitario. Era portavoz de un grupo parlamentario. Digo esto porque fuimos los primeros en anunciar lo que venía y en denunciar la existencia de una cloaca. Hoy vas a un edificio y te toman la temperatura. un grado más y te llevan a urgencias. Si en la villa y corte se hubiera medido la temperatura del funcionamiento institucional y la conducta del rey en particular, hasta a La Cibeles le hubieran puesto un respirador. Raimon decía que si no rompes el silencio, morirás en silencio. Nosotros lo rompimos. Nadie más. Hoy las andanzas de el campechano solo las vemos en los magazines vespertinos, algo que horrorizaba a La Zarzuela de Sabino Fernández Campo: "El rey solo tiene que estar en los informativos serios", comentaba. "Pues que sea serio". Su hijo Felipe tiene una papeleta. Actuó con celeridad ante el procés. Solo cuando se inició el confinamiento sacó una nota diciendo que no aceptaría la herencia del padre (no el trono) y que le quitaba la paga. Lo han mandado fuera sin pedir perdón y huyendo de la justicia. Tiene pavor a que su majestad sea una mina a la deriva que rompa de arriba abajo la modélica foto de la transición, que ya está rota a pesar de la operación "de estado" que el Grupo Prisa, Vocento, PP, CDS, Vox y PSOE mantienen. Un huracán que pasará y las cosas volverán a donde estuvieron.

Felipe González y Zapatero han sido los grandes culpables de la omertá que ha rodeado a Juan Carlos. Aznar y Rajoy han sido fieles mayordomos. Juan Luis Cebrián decía que "la monarquía no resistiría un editorial de El País". Hoy sigue defendiendo el invento y no haciendo el menor mea culpa. Villar Mir, ministro posfranquista, le construyó el pabellón a Corinna en el recinto de La Zarzuela. Félix Sanz Roldán, director del CNI, protegió a la señora amante y propició la abdicación ante el cúmulo de basura acumulada ya que a el campechano no le gustaba la idea de abdicar.

¿Qué pasará? Nada. Se cambiará algo, para que no cambie todo. Mayor control de los dineros, quitarle al padre el título de emérito como Juan Carlos quitó al suyo en 1969 la "herencia de la historia" y le traicionó a petición del dictador, que no restauró la monarquía sino la instauró, y tira millas. Cuestión de Estado.

La ley del silencio no existe y no hay manera de encontrar un juancarlista ni en foto. Es la única novedad.

España es así, señora baronesa. Por eso mantiene a los borbones.

* Parlamentario EAJ-PNV 1985-2015