Mesa de Redacción

La cruz de la razón

27.01.2021 | 00:49
La cruz de la razón

Una persona se define a sí misma por los errores que comete, pero aún más por la forma en que se enfrenta a ellos. Y hay dos opciones: aceptar que se ha cometido el error, reconocerlo públicamente, pedir perdón y prepararse lo mejor posible para no volver a tropezar, o por el contrario, negar la mayor, buscar un chivo expiatorio y seguir caminando tranquilamente hasta topar con la siguiente piedra. Siempre he considerado que no hay mayor desgracia para una persona que estar sujeta a la tiranía autoimpuesta de tener que tener siempre la razón. Me compadezco de quienes cargan tamaña cruz. Nadie puede, objetivamente, tener siempre la razón, por lo que padecer esa enfermedad aboca a las personas a sufrir o a refugiarse en el cinismo permanente. Si un responsable público se salta el protocolo para vacunarse contra el covid-19, lo más sensato es reconocerlo, pedir perdón y poner el cargo a disposición de quien le nombró. Ahora bien, si esa persona padece el mal de la razón eterna, buscará cualquier recoveco para intentar salir moralmente indemne, y pondrá en marcha el ventilador que, seguro, en alguna ocasión habrá criticado en personas que se encontraban en su misma situación. Y morderá la mano de quien le ha dado de comer, azuzado por voceros que le deben favores y ahora se los pagan intentando limpiar su cara, no tanto por respeto a él, sino en el ancestral uso del tonto útil para golpear objetivos mayores. Y sin tener razón.

Blogs de Deia
Foros Deia
noticias de deia