Mesa de Redacción

Ser los más listos

28.10.2020 | 01:15
Ser los más listos

No acabamos de creérnoslo. Llevamos ocho meses metidos en el tambor pandémico (primero en prelavado, luego en lavado, para pasar al aclarado, y sufrir el centrifugado, que ha dado paso a un nuevo prelavado) y parece que la cosa no va con nosotros, que vivimos una historia ajena a nuestro ser. Salimos del confinamiento alegres y combativos, con hambre y sed de justicia, y nos sentamos a la mesa a comernos el verano a dentelladas, tragándonoslo sin masticar; como si no hubiera un mañana sanitario. Y ahora que nos vamos a meter de nuevo en el tambor, porque nos hemos ensuciado como si fuéramos niños malcriados, ya nos ponemos a buscarle las pegas a las medidas restrictivas adoptadas a lomos del estado de alarma. ¡Pues buenos somos! Que dicen que no se puede salir a tal o cual hora si no existe un motivo justificado, pues allá que empezamos a polemizar y a buscarle tres pies al gato para saltarnos la prohibición. La cuestión no es que exista un riesgo cierto de que nos contagiemos o de que contagiemos a nuestros allegados, vecinos o compañeros de trabajo; no, la cuestión es buscar la forma de saltarse las medidas sin que nos pillen, quitarnos la mascarilla cuando no nos miran, pasar la muga por ese camino que no conoce nadie, reunirnos en el piso franco para montar una bacanal, reducir la cuarentena a los días que nos vienen bien... En definitiva, ser los más listos del gallinero. Y ya si lo hacemos desde un medio de comunicación, ni te cuento.