Mesa de Redacción

Mucho virus, poca multa

23.09.2020 | 01:08
J. C. Ibarra.

estoy en que aún hay muchos que no se han tomado en serio esto de la pandemia, y no me refiero a los negacionista ni a esa versión 4.0 del autodenominado afirmativismo. Hablo de ciudadanos que se mueven en función de si les van a poner una multa o no por saltarse alguna de las normas establecidas por las autoridades sanitarias. Un ejemplo elevado a la caricatura: un paseante cruza el puente de Santiago partiendo desde Irun, con su mascarilla en regla, y cuando pisa Hendaia, se la quita, "porque aquí no es obligatoria". En cuestión de doscientos metros, la concienciación sobre los peligros del virus ha quedado atrás: como no me van a multar, ya no hay por qué protegerse ni proteger al resto de personas. Y no es que al otro lado del Bidasoa el virus sea menos maligno o esté menos extendido hasta el punto de relajar la seguridad. Es solo cuestión de que nos vayan a tocar o no la cartera. Defender la vía punitiva para hacer cumplir las medidas sanitarias que pongan coto a la pandemia no está bien visto en determinados sectores (negacionistas, afirmativistas y hasta medio pensionistas), pero a la vista de que en cuanto se baja la guardia, aquí quien más quien menos hace de su capa un sayo, parece que esta opción es la más indicada. Me temo, no obstante, que ese pudor al talonario de multas está también instalado en determinados ámbitos de la administración, porque infracciones flagrantes las vemos a diario, con mofa y befa de los protagonistas, y sanciones, la verdad, se ven pocas.