Más que palabras

Unamuno, a estas alturas

09.02.2020 | 16:25
Columnista Javier Vizcaino

COMO seguramente tengo un gusto pésimo, las novelas de Unamuno que he leído me parecen truñetes bastantes prescindibles. De acuerdo, quizá con la excepción de Paz en la guerra, que en mi (insisto) ramplona opinión, es un magnífico retrato de una época y un lugar al que le sobran una hueva de páginas. En cuanto al resto de la obra de Don Miguel, ahí sí que no me pillan: paso un kilo. Igual los ensayos pretendidamente enjundiosos que los artículos de opinión llenos de bilis, egocentrismo, ganas de epatar y odio sin matices me resultan aborrecibles. Y ojalá solamente fuera eso. Bastantes de esos textos arrojadizos alimentaron el caldo de cultivo del golpe de estado que derribó la Segunda República y provocó una guerra sangrienta a la que siguieron cuatro decenios de dictadura cruel. No se olvide que el hoy reivindicado soflamador se situó en primer tiempo de saludo de los facciosos.

Lo sé, las historietas oficiosas cuentan que el tipo se percató de su error y le montó un tiberio al matarife Millán Astray. Lástima que todas las versiones serias y documentadas desmientan la autenticidad de la plástica frase "¡Venceréis pero no convenceréis!". Lo que se ha contado sobre aquel discurso en el paraninfo de la Universidad de Salamanca es, en el mejor de los casos, una amable reinvención. Lo tremendo es que sea la base para una película a mayor gloria del sujeto, dirigida por un guay que va por ahí asegurando que "la España actual es la que ideó Franco" e interpretada por un actor, el de las gulas y el asco indecible al "Bilbao", que pontifica que "en 83 años en España no nos hemos movido un milímetro". Mejor me callo.