En esencia

Corrección política

La corrección política nos ha hecho mejores personas a quienes intentamos practicarla. Que somos mayoría. Aplicarla no hace daño. Al revés, promueve la empatía hacia los y las demás

19.05.2021 | 01:02
Andrés Krakenberger

eN fechas tan recientes como marzo de 2015, un conocido eurodiputado arranca a opinar sobre "niños subnormales" en una tertulia televisiva. Cuando el moderador dice que prefiere usar el término niños con Síndrome de Down, el político estalla diciendo que a él no se le censura. El moderador, con la habilidad que le caracteriza, dice que nadie le ha censurado, solo que él –el moderador– prefiere usar el término "niños con Síndrome de Down". El caso es que acudes a las hemerotecas y puedes ver como en este país allá por los años sesenta se celebraba "el Día del Niño Subnormal" o cómo una célebre cantante de aquella época daba conciertos benéficos a favor de una asociación de "subnormales".

Llevamos cierto tiempo presenciando una extraña campaña por un sector político muy concreto contra lo que denominan la "dictadura de lo políticamente correcto". Y para mostrar su oposición a lo políticamente correcto, se despachan hablando –casi siempre airadamente– de dictadura peor que cualquier dictadura, porque se ha impuesto por sectores que consideran nocivos, desde el feminismo al de los derechos humanos. Últimamente cuando acudo a hemerotecas me encuentro perlas envenenadas de estas. Y siento horror al verlas, horror que, me avergüenza decir, no sentía en aquellos años cuando esas expresiones eran normales.

Creo que la corrección política nos ha hecho mejores personas a quienes intentamos practicarla. Que somos mayoría. Creo que aplicarla no hace daño. Al revés: promueve la empatía hacia los y las demás. Y creo que hay que oponerse a quien lucha contra la corrección política, pero no enfrentarse a ellos. Como el moderador de esa tertulia televisiva. Afortunadamente es un cambio que no tiene vuelta atrás. Por ello, cuando estallan airadamente, ellos solitos se retratan. Y ellos mismos son su peor enemigo.@Krakenberger

Blogs de Deia
Foros Deia
noticias de deia