Francia 3 - 3 Suiza

Francia cae eliminada en los penaltis ante Suiza

La megaestrella culmina su errático camino por la Eurocopa fallando el penalti decisivo, que deja fuera al campeón del Mundo y pone a Suiza como rival de España en cuartos de final

29.06.2021 | 06:44
Resignación en Mbappé y alegría desbordada en los jugadores de Suiza.

Francia 3

Suiza 3

FRANCIA: Lloris; Varane, Lenglet (Min. 46, Coman; Min. 111, Thuram), Kimpembe; Pavard, Pogba, Kanté, Rabiot; Griezmann (Min. 88, Sissoko); Mbappé y Benzema (Min. 94, Giroud)

SUIZA: Sommer; Elvedi, Akanji, Rodriguez (Min. 87, Mehmedi); Widmer (Min. 73, Mbabu), Freuler, Xhaka, Zuber (Min. 79, Fassnacht); Shaqiri (Min. 73, Gavranovic), Embolo (Min. 79, Vargas) y Seferovic (Min. 97, Schär).

Goles: 1-0: Min. 15; Seferovic. 1-1: Min. 57; Benzema. 1-2: Min. 59; Benzema. 1-3: Min. 75; Pogba. 2-3: Min. 81; Seferovic. 3-3: Min. 90; Gavranovic.

Tanda de penaltis: Gavranovic: gol (1-0). Pogba: gol (1-1). Schär: gol (2-1). Giroud: gol (2-2). Akanji: gol (3-2). Thuram: gol (3-3). Vargas: gol (4-3). Kimpembe: gol (4-4). Mehmedi: gol (5-4). Mbappé: fallo (5-4).

Árbitro: Fernando Andrés Rapallini (Argentina). Amonestó a Varane, Coman y Pavard por Francia; y a Elvedi, Rodríguez y Xhaka por Suiza.

Incidencias: Encuentro de octavos de final de la Eurocopa 2020, disputado en el Estadio Nacional de Bucarest ante 26.000 espectadores.

Y tuvo que ser precisamente él, Kyliam Mbappé, la megaestrella del firmamento futbolístico, el crack que está llamado a heredar el imperio de Leo Messi y Cristiano Ronaldo, quien cometió el error de fallar el penalti decisivo, o a la inversa, gloria infinita a Yann Sommer, el portero guapetón, icono del país alpino y ojo de águila, pues supo intuir la trayectoria del balón en el quinto y decisivo penalti. Ya lo anunció de vísperas Xhaka, el capitán de este equipo multicultural: "Vamos a hacer historia". Seguro que a más de uno le entró la risa floja, pero es verdad. Suiza ha hecho historia, y la selección española, con Luis Enrique al frente, se congratula por la buena nueva y se relame de gusto con la efeméride. Es evidente que no es lo mismo tener enfrente en los cuartos de final a Francia, la vigente campeona del mundo, que a Suiza, un equipo compacto, con jugadores interesantes y buena mentalidad, pero que ahí se queda. De momento...

La imagen de Mbappé abriendo la puerta a la derrota tampoco fue capricho de dioses. Lo cierto es que el reputadísimo delantero del PSG se va de la Eurocopa sin marcar y en este encuentro su peso fue intranscendente. Su error en el penalti definitivo retrotrae imágenes memorables, como la de Roberto Baggio, aquel figurón de Italia que en la final del Mundial de EEUU'94 también falló el penalti decisivo en la final frente a Brasil y otras pifias legendarias que confieren a este deporte pasional la pimienta de la sorpresa, descabalgando de su pedestal a héroes ciclópeos y otorgando momentos de gloria infinita a jugadores de perfil modesto.

Si el domingo cayó el campeón de Europa ayer lunes lo hizo el subcampeón y campeón mundial, completando así, con un partido horrible, un torneo decepcionante si tenemos en cuenta las expectativas creadas, nada menos que el máximo favorito para ganarlo por unanimidad casi universal.

Mucho antes de llegar a la agonía de los penaltis, hubo un momento clave que dijo mucho del talante de Suiza. El partido se fue al descanso con la sorprendente victoria de los helvéticos, que tuvieron la oportunidad de dar la puntilla al partido con el penalti de Pavard sobre Zuber, pero Hugo Llorís intuyó la idea de Ricardo Rodríguez y lo detuvo. Del posible 0-2 se fue al contundente 3-1. En dos minutos (57 y 59) Benzemá puso por delante a Francia e instauró la lógica cartesiana sobre un partido con aires de insurrección. Por si había dudas, un golazo de Pogba desde fuera del área dejó el partido visto para sentencia. Sin embargo Suiza no se arrugó, ni bajó los brazos, Seferovic puso el 3-2 a diez minutos del final y Gabrabovic el 3-3 en el minuto 90. La tuvo Coman en el 93, llegó la prórroga, y luego los penaltis, y la lógica se fue al carajo.

noticias de deia