Los vascos refuerzan en las urnas el liderazgo del PNV con Iñigo Urkullu

Urkullu repetirá como lehendakari tras la victoria holgada del PNV en unas elecciones con una alta abstención en medio de la pandemia

12.07.2020 | 20:02
El lehendakari, Iñigo Urkullu, y el líder del PNV, Andoni Ortuzar, celebran anoche el triunfo electoral.

Iñigo Urkullu repetirá como lehendakari la próxima legislatura. Las elecciones al Parlamento Vasco, las más atípicas e inciertas de cuantas se han celebrado, han arrojado un triunfo amplio para el PNV, partido que tiene opciones para pactar con casi todas las formaciones y lograr mayorías con ellas. Los jeltzales suman tres parlamentarios más a los 28 que tenía antes.

Iñigo Urkullu canta para celebrar la victoria del PNV. Vídeo: Jose Mari Martínez



Previsiblemente volverá a gobernar en con el PSE, que no responde a las expectativas al alza con las que llegaba y solo gana un parlamentario sobre los 9 que ya tenía. En todo caso, el gobierno de coalición PNV-PSE sale reforzado y ya supera con holgura el listón de la mayoría absoluta fijado en 38 parlamentarios.



 



El otro partido que sale exultante de las jornada de ayer es EH Bildu que mejora en cuatro escaños y es la fuerza política que más votos ha ganado respecto de las elecciones de hace cuatro años. Por contra, Elkarrekin Podemos ha reducido su presencia a 6 asientos en el Parlamento Vasco.

La coalición PP-Ciudadanos naufraga estrepitosamente y se queda en 6 escaños con una pérdida de la mitad de los votos.

El hundimiento de esta coalición y la división del centroderecha constitucionalista propicia la entrada de Vox en el Parlamento por primera vez en la historia.

Los resultados eran más o menos previsibles a la luz de las encuestas de las últimas semanas, que también situaban la participación en el entorno del 60%.

Sin embargo, la abstención ha repuntado hasta el 47% en el conjunto de Euskadi. La excepcionalidad de la situación generada por la pandemia y el miedo a los brotes y a los contagios han hecho mella en la participación.

La ciudadanía vasca no ve temor a transitar sin mascarilla en los espacios abiertos pero, a la luz del dato de participación, el miedo le ha retraído a la hora de ir a votar al colegio electoral a pesar de las extremas medidas de seguridad.

No le han ido bien las cosas a Elkarrekin Podemos. En su debut como candidata a lehendakari, Miren Gorrotxategi ha jugado sus bazas a la carta del tripartito de izquierdas y ha salido trastabilada de las urnas. Los dos partidos a los que apelaba para una alianza de izquierdas que desalojara al PNV del Gobierno vasco le han pegado un importante bocado a sus votos, especialmente EH Bildu, y le han dejado casi en huesos al perder cinco de sus 11 escaños. La formación morada sale muy tocada en Euskadi, pero queda aún peor en Galicia, donde se ha quedado sin representación en el Parlamento. La primera prueba de Pablo Iglesias y Gorrotxategi tras apear de la dirección de Elkarrekin Podemos al sector liderado por Lander Martínez ha pinchado en hueso.

El PP no ha podido este 12-J frenar la tendencia a la baja de las últimas elecciones en Euskadi, ya sean generales, municipales o autonómicas. La designación de Carlos Iturgaiz como cabeza de cartel para estos comicios ha sido una apuesta muy arriesgada de Pablo Casado, que sale muy mal parado de esta cita con las urnas y se deja en el camino tres parlamentarios. El regalo a Ciudadanos por compartir la coalición le priva además de un parlamentario que va a parar a al numero tres de la formación naranja por Araba, con lo que realmente el PP se queda con cinco parlamentarios.


Desplome de podemos y PP+cS


El desplome de los populares en Euskadi pone en duda el liderazgo de Iturgaiz, pero sobre todo compromete a Casado, que se la jugó al apear a Alfonso Alonso de la dirección de los populares de la CAV tras treinta años de militancia en el partido. Su perfil moderado y centrista no encajaba en los planes de Casado, que busca un partido con un perfil más combativo y probar en Euskadi una alianza con Ciudadanos para replicarla en el Estado en las próximas generales e impedir así la fuga del voto más radical a Vox. El triunfo incontestable del moderado Alberto Núñez Feijóo en Galicia le pone aún más en evidencia ya que el líder de los populares gallegos y presidente de la Xunta vuelve a ganar en las urnas con un mensaje moderado y personalista alejado de la radicalidad que propugna Casado.

Vox se ha colado en el Parlamento Vasco al lograr una representante por Araba. La formación ultra ha rentabilizado las algaradas con los autodenominados grupos antifascistas cada vez que han asomado por Euskadi. Les han hecho la campaña dándoles una visibilidad que no hubieran tenido por su propuesta programática y ahora estarán cuatro años replicando en el Parlamento sus shows del Congreso.