ENCUENTROS DIGITALES: MOVILIDAD SOSTENIBLE

La movilidad del futuro hecha presente y 'made in Euskadi'

La movilidad sostenible como sistema de transporte respetuoso con el medio ambiente, eficiente y flexible, plantea continuos retos a las empresas líderes del sector en Euskadi. Ante tales desafíos dirigen sus esfuerzos a ofrecer soluciones inteligentes para el ámbito público y privado

18.12.2019 | 11:08
La electromovilidad constituye un reto global para los expertos reunidos en el Encuentro DEIA sobre Movilidad Sostenible, al que se enfrentan con nuevos desarrollos. Foto: Jose Sampedro

LA electromovilidad como realidad que se impone en nuestros días en respuesta al cuidado que demanda el medio ambiente centró el Encuentro DEIA: Movilidad Sostenible, que reunió a expertos como Julen Trojaola, responsable comercial de Irizar e-mobility; Álvaro García, gerente de Ventas de Ibil; y Eduardo Gimenez, director corporativo de Marketing de Ingeteam Group. Moderados por Fernando Zubillaga, gerente del Clúster de Movilidad y Logística de Euskadi, analizaron al detalle el presente y futuro de este nuevo sistema de transporte así como los avances tecnológicos que desarrollan sus empresas, todas ellas referentes del sector.

Fernando Zubillaga planteó la electromovilidad como un reto global, internacional, para las empresas presentes, que "han apostado por ello desde el principio, evangelizando en la materia". En este devenir han visto el desarrollo del sector, "al que costó arrancar en un principio" y van cumpliendo sus expectativas.

Álvaro García avanza que desde Ibil fueron pioneros en el desarrollo de servicios de recarga para vehículos eléctricos.

Para Irizar, la electromovilidad ha supuesto un reto doble, no solo tecnológico sino por el hecho de que Irizar hasta ahora siempre se había centrada en la larga distancia, el autocar. En el momento en que esta se centra en el núcleo urbano, para quitar la contaminación diaria, "nos obliga a hacer un modelo nuevo de vehículo y de negocio", subraya Julen Trojaola con la premisa de que "en Irizar siempre nos hemos caracterizado por ir hacia delante, con tecnología y colaboradores de aquí, hasta lograr un bus eléctrico made in Euskadi".

En la evolución de este modelo de movilidad, Ingeteam va cumpliendo las expectativas pero "de manera más lenta de lo esperado. Nosotros iniciamos la apuesta por este modelo de negocio en 2011. Desde el punto de vista técnico nos posicionamos entre la red eléctrica y el vehículo y por ello, nos tenemos que ir adaptando a la evolución del propio modelo técnico de recarga". El director corporativo de Marketing de la compañía afirma sentirse "muy cómodos en este sector", si bien hubiesen deseado "una evolución más rápida". Una ralentización que coinciden en señalar desde Ibil.

Ahondando en materia de liderazgo a propuesta del gerente del Clúster de Movilidad y Logística, desde Ibil confiesan ser líderes actuales a nivel estatal en cuanto a la recarga de vehículos eléctricos. Actualmente tienen la mayor red pública de recarga a nivel nacional, alrededor de 230 puntos de recarga de acceso público abiertos a quien necesite recargar su vehículo, de los cuales 31 son de carga rápida de 50 kW y disponen del primer punto de recarga ultrarrápida a nivel peninsular, en Gasteiz, de hasta 350 kW de potencia. "Son potencias importantes que requieren mucha tecnología detrás para gestionarlo y dar servicio de forma adecuada a los vehículos que van a venir en el futuro. Las velocidades de recarga se asemejan ya a la recarga de combustible en un vehículo convencional", detalla el gerente de Ventas de Ibil.

Según declara, "nos sentimos pioneros trabajando para el desarrollo de la movilidad sostenible a nivel nacional. Además -avanza con satisfacción- ya se empiezan a ver pistas de que el mercado empieza a despertar, pese a los lentos comienzos".

Irizar, por su parte, menciona Aduna como su mayor referente y muestra de su vista puesta hacia delante con un trabajo serio. Se trata de la primera planta dedicada exclusivamente a la movilidad eléctrica de Europa, que Irizar ha montado con capacidad de hasta 1.000 vehículos eléctricos diarios "y no solo autobuses, sino que nos hemos introducido incluso en el sector del camión, hasta ahora nuevo para nosotros. Todo ello muestra esa valentía de querer ir a por la Champions del sector".

Asimismo, el Grupo Irizar ha contratado parte de la energía producida en el nuevo parque solar de Araba para dar energía a la planta de Aduna. Es decir, "esta planta no solo produce vehículos 100% eléctricos y cero emisiones sino que los produce en un planta cero emisiones. Es la aportación global de Irizar", resalta con orgullo Julen Trojaola.

Eduardo Gimenez considera que Ingeteam puede presumir de capacidad tecnológica igual que el resto de las empresas presentes que están desarrollando producto made in Euskadi. A su modo de ver "es fundamental que el desarrollo de los productos se haga en Euskadi y que tengamos la capacidad de evolucionar con las necesidades que requiere este tipo de movilidad y, en nuestro caso, centrados en la recarga".

Conciencia social

En relación con la conciencia social como disparador para la electromovilidad, tal y como lo enuncia el moderador del
encuentro, Álvaro García manifiesta que existe y comienza a asentarse en la mente de cada uno -véanse la huelga por el clima, sustitución de bolsas de plástico por las reutilizables, uso de medios de transporte público, contenedor para residuos orgánicos?- , "otra cosa es cómo conseguimos llevarla a la práctica". A su modo de ver hacen falta más herramientas, como la información, de concienciación, educación y medios económicos para facilitar la transición a vehículos no contaminantes, facilitando el transporte público? en suma, los diferentes medios que pueden favorecer los cambios de hábitos para mejorar la salud del planeta y favorecer la transición energética.

Un pensamiento que suscribe Julen Trojaola, rompiendo una lanza en materia de concienciación a favor de la globalización. Y añade que "en Euskadi hemos estado más concienciados tradicionalmente por vivir en un entorno verde. Medidas como Madrid Central, aunque a ciertos sectores les complique su trabajo, como a los repartidores, están generando el uso de patinetes eléctricos, vehículos compartidos, transporte público cada vez más híbrido, eléctrico o de hidrógeno, etc., nos están haciendo ver que el modo de movernos que utilizábamos antes ya no vale".

Una idea que suscribe el director corporativo de Marketing de Ingeteam, pero con matices desde el punto de vista del fabricante respecto a la concienciación entre las empresas clientes en los diferentes ámbitos (naval, ferroviario, energético?), en los que ya existe, y en la de los ciudadanos individuales, concretamente en el caso de la recarga eléctrica de vehículos. "Falta ese punto de convencimiento del ciudadano individual, por lo que apela a reforzar la información, para que no lo vea como algo propio del futuro, porque es una realidad del presente".

Un paso más da Álvaro García, aludiendo a la necesidad de sumar las voluntades y gestos individuales para ayudar al planeta en un contexto en el que mucha gente no se siente responsable. "Ser conscientes de las consecuencias puede servir de acicate para cambiar a un modelo sostenible".

Apoyo institucional

En este escenario, los expertos consideran a las instituciones un actor clave. Desde Irizar les atribuyen un papel tractor, sobre todo en el transporte público. No obstante, a su modo de ver, "la electromovilidad a día de hoy tiene una limitación a nivel de rango, hay quien ve la necesidad del cambio porque lo necesita y a quien le incomoda, como el personal del sector mecánico, que siente su trabajo amenazado por el vehículo eléctrico y percibe la necesidad de reorganizar su manera de funcionar", recuerda. "Si no hay una Administración detrás que incite a apostar por el vehículo eléctrico es difícil que de motu proprio ciertos operadores vayan a lo eléctrico, como sí ha sucedido en Madrid, Barcelona, Bilbao y Donostia".

Igualmente, el gerente de Ventas de Ibil corrobora que "las medidas que tomen las instituciones son importantes y su compromiso resulta ejemplarizante para después pedir implicación a los ciudadanos. Él echa de menos "un camino conjunto con este objetivo común deseable, a modo de pacto de Estado, un compromiso mantenido en el tiempo por alcanzar ciertos objetivos de país a nivel nacional, lo que evitaría los riesgos de cambios de rumbo en la movilidad eléctrica con los cambios de Gobierno, como se ha visto, por ejemplo, en Madrid". Y se congratula de que "en Euskadi hay más entendimiento entre partidos, que lleva a una estabilidad regulatoria que se está viendo en el desarrollo de la movilidad eléctrica".

Eduardo Gimenez incide en la necesidad de este acuerdo o pacto a medio o largo plazo para impulsar el nuevo paradigma de movilidad. Como ejemplos de este planteamiento global, plurianual y mantenido en el tiempo en vez de ser algo intermitente, cita los casos de Noruega y Holanda.

El Clúster de la Movilidad de Euskadi comulga con ese rol clave de las instituciones "para evangelizar , con las herramientas de los incentivos y las regulaciones", además de reseñar el importante compromiso necesario por su parte y la necesidad de un plan de Estado de todos los partidos políticos. "Necesitamos desarrollar tecnología, productos de futuro y posicionarnos a nivel mundial y para ello las instituciones tienen que apoyar", demanda.

Las iniciativas de colaboración público-privada de cara a desarrollar nuevas tecnologías y a que las empresas tractor ayuden a ello y a implantar la tecnología en el mercado son básicas. "En Euskadi se está haciendo un buen trabajo en este sentido", reafirma Álvaro García. Precisamente con este objetivo creó Ibil el Ente Vasco de la Energía.

A este respecto, el representante de Irizar e-mobility expone que un sector como el de la electromovilidad, con gran potencial de desarrollo, es global. "Si queremos seguir vivos estamos forzados a desarrollar tecnología y estar siempre en la punta de lanza, para lo que las instituciones nos ayudan con centros de investigación, para contratar a más personal? Cuando una empresa como las que estamos hoy aquí tiene que competir contra monstruos industriales, toda ayuda siempre es bienvenida".

En este punto, desde Ingeteam valoran positivamente que la Administración está creando en Euskadi un ecosistema de concienciación, con programas de investigación. Fruto de ello van saliendo productos al mercado y parte del éxito que estamos teniendo proviene de este apoyo institucional. Desde su óptica es destacable la simbiosis público privada para que las empresas con iniciativa tengan éxito.

Recarga del vehículo eléctrico

En otro orden de cosas, el gerente del Clúster de Movilidad y Logística de Euskadi pone sobre la mesa el futuro de la recarga del vehículo eléctrico, un elemento fundamental en la electromovilidad. Como experto en la materia, Ibil pone el foco en la recarga "inteligente, gestionada y conectada y ayudando a la transición energética que se está comenzando a llevar a cabo en este país".

En este punto aduce que "es importante que todos los terminales sean inteligentes, estén telegestionados y tengan capacidades de gestión". Pero el desarrollo va a venir también por la parte de la recarga pública. "En Ibil hemos apostado por la recarga rápida y ultrarrápida, siendo pioneros en instalar el primer punto de recarga ultrarrápida de hasta 350 kW, que lleva en marcha desde principios de año en Lopidana (Araba). Y el lunes pasado inauguramos en Ugaldebieta (Bizkaia) el segundo puesto de recarga ultrarrápida que tiene capacidad de cargar hasta 400 kW de potencia. Es el punto de recarga europeo con más potencia de carga, preparado para cuando lleguen los coches que lo admitan", arguye Álvaro García.

Este punto de recarga ha sido desarrollado junto a Ingeteam y otros proveedores locales con tecnología local de cara a ser pioneros en la recarga ultrarrápida incluso con la posibilidad de integrar generación renovable y de cara a integrar almacenamiento para poder ayudar a la red a dar este servicio. "De ahí que hayamos suscrito un convenio de colaboración con Red Eléctrica de España para estudiar y desarrollar soluciones de carga ultrarrápidas que se pueden integrar dentro de la red eléctrica nacional. Con lo cual, nuestras soluciones made in Euskadi con proveedores locales son pioneras a nivel europeo y van a ayudar a la integración de la recarga dentro de la red eléctrica", especifica.

En palabras del director corporativo de Marketing de Ingeteam, "el nuevo paradigma eléctrico incluye diferentes enfoques como la integración de renovables, menor consumo o la gestión inteligente de la demanda y dentro de ese enfoque de redes inteligentes, Ingeteam es un actor más. Esa integración debe ser lo más homogénea y correcta posible y desde el prisma de la movilidad eléctrica, tiene que tener en cuenta también el funcionamiento del ser humano en su movilidad. Cuanto más se parezca la recarga del vehículo eléctrico al que estamos acostumbrados, más evolución va a tener ese modelo de recarga. Y ese modelo te lo da la carga ultrarrápida", afirma con rotundidad.

Con todo, coexistirán diferentes soluciones de carga dependiendo de dónde se quiera dar el servicio, en casa (carga lenta o normal) o en entornos públicos (cargas semirrápidas, rápidas y ultrarrápidas). Esta última sobre todo en entornos urbanos o en estaciones de servicio, aparcamientos de centros de ocio o de rotación, supermercados o empresas.

La carga ultrarrápida va a ser el equivalente a la gasolinera actual, con tiempos de carga en torno a 15/20 minutos, que se asemeja a la recarga de combustible en una gasolinera. "Es más -dice Álvaro García-, con el vehículo eléctrico vas a tener la gasolinera en casa, en tu propio garaje y solo cuando tu desplazamiento salga del rango de autonomía del vehículo necesitarás utilizar la carga rápida".

La carga ultrarrápida -o "carga de oportunidad"- es la que requiere de mayor tecnología en cuanto a desarrollo de nuevos equipamientos, donde se enmarca la colaboración con diferentes empresas incluso a nivel nacional. Precisamente "ese desarrollo tecnológico es el que da el valor añadido a las empresas vascas", remarca Fernando Zubillaga.

Inteligencia y eficiencia

En cuestión de carga, los presentes en el encuentro ponen en primer plano el término "inteligencia". Para Irizar, la palabra "inteligente" es la clave para no destrozar la red eléctrica y hasta para que las cargas sean autónomas y que el propio vehículo gestione su carga de forma adecuada en la cochera. Y añadiendo el que sea "personalizada", dado que el servicio que hay que dar a cada ciudad es diferente según su tamaño o manera de moverse.

Así, Irizar ofrecerá en Gasteiz en agosto carga ultrarrápida de 600 kW para cargar un bus cada 10 minutos. En suma, "toda la tecnología que hay que desarrollar para manejar esa potencia no es algo generalista y requiere inversiones fuertes de dinero y materia gris. En Euskadi lo están haciendo empresas como Irizar o Ingeteam, especialista en electrónica de potencia, dando ese valor añadido que no hay en otro lado", reflexiona Julen Trojaola.

Las necesidades de recarga difieren del ámbito público al privado, pero en ambos casos es común "la necesidad de aplicar la inteligencia tanto a la carga pública como a la vinculada y la modulación de la carga o gestión de la potencia a través de la conectividad de los puntos de recarga en un garaje comunitario, por ejemplo, evitando la acumulación de cargas y buscando ser más eficientes en cuanto a la potencia disponible que haya en cada instalación", insisten desde Ibil.

Factor psicológico

Cuando el Clúster de Movilidad trae a colación los frenos a la introducción del vehículo eléctrico, como son el precio y el factor psicológico que supone la recarga, Ingeteam considera fundamental que los precios bajen y reivindica la necesidad de información sobre puntos de recarga. "El miedo disminuirá cuando la información se generalice", concluye Eduardo Gimenez al tiempo que plantea que la economía de escala ayudará a bajar costes. En sintonía con esta apreciación, desde Irizar claman por hacer una introspección crítica sobre las necesidades particulares en relación con el vehículo. "Si fuésemos un poco críticos con nosotros mismos mucha gente se animaría a cambiar al vehículo eléctrico", aconseja Julen Trojaola, cuya idea completa Álvaro García tras observar que "no se está haciendo la labor objetiva de comparar ambas tecnologías antes de ponerse en contra de la movilidad eléctrica. Y quien cambia no se arrepiente, según transmiten los taxistas que han optado por el vehículo eléctrico".

La electromovilidad se perfila, por tanto, como una solución perfecta "si haces máximo 300 kilómetros al día dentro de un entorno controlado". Los expertos recomiendan que la adquisición de un vehículo no debe hacerse pensando en los viajes esporádicos de larga distancia, para los cuales hay puntos de recarga rápida o ultrarrápida durante el camino. Además, "cada vez hay más competencia, con lo cual se va a notar en el corto plazo la reducción de precios por parte de fabricantes que apuestan por vehículos 100% eléctricos", predicen.

Irizar ha convertido esa barrera del precio en una oportunidad de negocio, fabricando el ie Tram, un autobús diferente, más cómodo (con USBs, wifi?), que anime al ciudadano a disfrutar de los viajes, acortando tiempos de transporte, sin preocupaciones en la conducción y contaminando menos. Con la ventaja añadida de que como fabricante dan la solución completa de autobús más recarga, olvidándose del combustible.

Todo son ventajas

Para los expertos reunidos en las instalaciones de DEIA, en la electromovilidad, en el largo plazo y a nivel material "todo son ventajas", desde la amortización a las emisiones cero y menos ruido (a partir del próximo año estos vehículos emitirán solo un ruido blanco).

En ese panorama de incertidumbre para el consumidor, el Clúster de Movilidad de Euskadi viene realizando labores de concienciación con los operadores, al atisbar que el futuro del transporte "es tecnológico, smart y eléctrico". Y en esta evolución, plantea como un paso más de la movilidad inteligente, el que esta sea autónoma y compartida. Según el representante de Ibil, "todo parece indicar que vamos hacia ello, muchos fabricantes de vehículos están desarrollando diferentes niveles de coche autónomo. La movilidad compartida está en la calle con plataformas exitosas, Madrid es un ejemplo. Y la concienciación también ha cambiado en cuanto a la propiedad del vehículo, buscando simplemente el servicio de desplazamiento que da el coche en vez del estatus? lo que a su vez da lugar a nuevos negocios que dan prioridad al servicio más que al producto. Muy probablemente vamos a ver el mayor cambio en el sector de automoción desde que Ford inventó la producción en cadena. Numerosas marcas se están preparando para ello e incluso marcas de otros sectores, como el tecnológico y de otros países que antes no tenían mucha presencia en el sector de automoción están entrando en el sector con mucha potencia".

Con todo, "la revolución le toca ahora al transporte y el vehículo autónomo a medio plazo va a relajar al conductor, haciéndole disfrutar del trayecto", sentencia Julen Trojaola.

La 'última milla'

Junto a todos los modelos de movilidad inteligente alternativos que van surgiendo, el gerente del Clúster de Movilidad repara en que en el transporte público y la distribución urbana está habiendo también una revolución, sugiriendo que va a haber nuevos negocios de movilidad y logística basados en el teléfono móvil. En paralelo, el centro de las ciudades se está blindando al vehículo, quieren ganar espacio para el peatón? lo que afecta a la llamada última milla (proceso final de entregar un pedido). "Siempre va a existir esa necesidad de entregar productos dentro de la ciudad, pese a las restricciones, pero esa distribución de última milla tiene que ser no contaminante y eléctrica", entiende Álvaro García, para quien la movilidad eléctrica es imparable. "Todas las instituciones, empresas y organismos están en la misma línea de desarrollo para que nuestras ciudades sean espacios más amigables y sin contaminación".

Un ejemplo de ello es Irizar, que ha desarrollado un camión tras percatarse del modelo de negocio de última milla y para recogida de residuos, con las ventajas de eliminar emisiones a la atmósfera y ruidos. El responsable comercial de e-mobility de la firma, desde el punto de vista generalista aprecia en el momento actual una proliferación de empresas con diferentes productos tanto de transporte como de movilidad y recogida (patinete y bicicletas eléctricas, autobús, taxi, coche, se habla de drones para repartir paquetería?) entre los que al ciudadano le resulta difícil elegir. A su entender, "empiezan a surgir tantas oportunidades que habrá que ver cómo se acaba de estabilizar ese nuevo mercado, esa oportunidad que nos está dando la electromovilidad como excusa para blindar el centro y devolvérselo al ciudadano".

En este nicho de mercado, "Euskadi es pionera porque ha optado por la especialización, con centros de investigación, empresas de drones, grandes empresas que desarrollan tecnología como las presentes en este encuentro?", deja claro Fernando Zubillaga. A lo que desde Irizar añaden que "el haber ido siempre a lo específico, a lo que no hace nadie, nos pone en el mejor puesto de salida para atacar estos retos". Así las cosas, el gerente de ventas de Ibil llama a adaptarse para salir beneficiados de estos cambios y se reafirma en la ventaja de que "en Euskadi se han dado pasos firmes para adaptarse a los cambios que se están dando a nivel global". Así, hace ver cómo Irizar ha cambiado su modelo de negocio o lo está adaptando hacia nuevos modelos eléctricos e Ingeteam ha pasado a desarrollar elementos tanto para subestaciones y otras soluciones como para integrarse en energía eólica y ahora también para puntos de carga de alta potencia. Mención especial en este sentido para Ibil requiere su socio de referencia, Repsol, que es "otro ejemplo de empresa que se está adaptando al paso de una movilidad eminentemente basada en derivados del petróleo a una con electricidad. De ahí su apuesta firme por ser el principal proveedor de energía para el transporte. Sea cual sea esa energía dará ese servicio, y en el caso de la eléctrica se está posicionando como pionero y precursor de esta recarga para adaptarse a los cambios que están viniendo".

En suma, los expertos muestran sintonía en los pasos firmes que se están dando en Euskadi en favor de la movilidad eléctrica, ensalzando la colaboración público-privada, que está dando sus frutos de cara a posicionarse ante los nuevos cambios y retos que vienen. Lo que ratifican desde el Clúster de Movilidad y Logística, en respuesta a la demanda del sector de innovación muy cercana al mercado.

A futuro, son optimistas en cuanto al modelo de desarrollo de soluciones en electromovilidad. "Esta ha supuesto una revolución a nivel urbano pero va a salir de la urbe y va a conquistar la manera de transportarnos", expresan desde Irizar e-mobility. Con la excusa de cero emisiones se suceden los nuevos desarrollos en esta revolución general del transporte.

Álvaro García ve la electromovilidad como una solución de presente que ya existe y que puede ayudar a solucionar muchos problemas que tenemos en las ciudades, en cuanto a contaminación, calidad del aire, etc. Por todo ello anima a probar un vehículo eléctrico. Dados los beneficios y prestaciones para el usuario y para el entorno (potencia, cero emisiones y vibraciones?) no concibe un futuro de la movilidad que no sea eléctrica.

El 'Gigante' chino

El gigante asiático representa una amenaza latente para los especialistas en desarrollar soluciones de movilidad eléctrica, y en concreto, para los fabricantes de vehículos eléctricos. Para Irizar, "a nivel de movilidad eléctrica hay en el país asiático grandísimos monstruos que fabrican autobuses. Pero la estrategia de China que todos conocemos es que va a apretar por la cartera". Por ello "ser especialista, crecer con tecnología del grupo y controlar el vehículo es lo que nos va a hacer darle la confianza al cliente de que hay algo más que el precio".

En cualquier caso, Julen Trojaola alienta a "combatir a China con las armas de aquí". "Con la diferenciación y la cercanía", añade Álvaro García a la vez que apela al lobby europeo, "que lo que usemos aquí se haga aquí", lo que sería un impulso importante para la movilidad eléctrica.