Subidas de salarios, pero por debajo del IPC

Es de prever que durante 2022 se encarezca desde la vivienda y el transporte, hasta la electricidad

31.12.2021 | 00:25

Madrid – El año 2022 traerá subidas de las pensiones, salarios de los empleados públicos y previsiblemente también del salario mínimo, pero todas ellas serán inferiores al alza de la inflación que cierra el año en el 6,7%, impulsada por la ansiada recuperación y el repunte histórico de la energía en 2021.

Así, es de prever que durante 2022 la ciudadanía vea encarecerse desde la vivienda y el transporte, hasta el correo postal, pasando por la luz (al menos durante los primeros meses) y buena parte de la cesta de la compra habitual, contagiada por el aumento de los costes empresariales.

Algo más de 9,9 millones de pensiones contributivas aumentarán un 2,5% según lo establecido en la reforma que entra en vigor el sábado, y que establece como fórmula de revalorización la media de las tasas anuales de inflación de los últimos doce meses hasta noviembre.

La pensión mínima de jubilación se situará en 721,7 euros mensuales, mientras que la máxima será de 2.819,1 euros. Las pensiones mínimas y no contributivas y el ingreso mínimo vital (IMV) se incrementarán un 3%, según lo establecido en los presupuestos generales del Estado de 2022, que también entran en vigor el sábado.

Las cuentas recogen asimismo la subida del 2% de los sueldos de los empleados públicos, mientras que el indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM), que sirve para calcular diferentes ayudas y prestaciones, aumentará el 2,5%, hasta los hasta los 579,02 euros.

El salario mínimo interprofesional (SMI) comenzará el año congelado en 965 euros mensuales brutos en 14 pagas, pero con la idea de que en enero se abra la negociación con patronal y sindicatos para acometer una nueva subida que podría tener carácter retroactivo desde el 1 de enero.

Con esos sueldos y pensiones, los ciudadanos tendrán que hacer frente a un 2022 que se estrenará con una inflación desconocida desde hace treinta años, consecuencia de que el Estado, al igual que otros muchos países, está recuperando el pulso económico tras el parón de la pandemia. Y se prevé que las subidas generalizadas de precios se mantengan.

noticias de deia