Se reabre la guerra Iberdrola ACS por el 'caso Villarejo'

La eléctrica vasca presidida por Ignacio Galán presenta una demanda contra la empresa de Florentino Pérez

30.06.2021 | 01:10
Imagen de archivo de Florentino Pérez.

El caso Villarejo, en este caso por un supuesto espionaje de Cenyt a ACS con motivo del intento de asalto de la constructora por parte de la firma del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, ha desencadenado un nuevo capítulo de la guerra Iberdrola-ACS plasmado en una nueva demanda de la eléctrica vasca contra la firma madrileña.

En concreto, Iberdrola ha presentado una demanda mercantil contra ACS por competencia desleal, acusando a la constructora de filtrar la noticia sobre una futura demanda millonaria por unos 2.600 millones de euros que su presidente, Florentino Pérez, personado como acusación particular en caso del expolícia, estaría preparando contra la compañía vasca en relación con el caso Tándem, sobre las operaciones del comisario de policía jubilado José Manuel Villarejo, al considerar que de esta forma causó un daño reputacional grave a la empresa eléctrica.

Iberdrola pretende al acudir a los tribunales de Justicia que el juzgado de lo mercantil exija a ACS cesar en su competencia desleal y le prohíba hacerlo otra vez, así como que se rectifiquen las "informaciones engañosas, incorrectas o falsas" y se publique la sentencia que se dicte al respecto.

Asimismo, la eléctrica bilbaina pretende que el juzgado le reconozca el derecho a que se le resarzan los daños y perjuicios ocasionados por esa presunta competencia desleal, aunque con miras a que, en su caso, los daños se cuantifiquen en un proceso posterior, "habida cuenta de la imposibilidad de determinación de los mismos que hoy día existe", alegando que el perjuicio aún continúa.

El origen de esta demanda, según Iberdrola, es una noticia publicada en febrero en la que se avanzaba que Florentino Pérez ultimaba una demanda contra la empresa eléctrica por las supuestas consecuencias negativas que se derivarían del hecho de que ACS no consiguiera un asiento en el consejo de administración de la eléctrica, un efectivo lesivo que cifraría en 2.600 millones.

noticias de deia