La patronal de estiba constata una "tímida aproximación" pero el acuerdo sigue lejos

Empresas y sindicatos mantienen posiciones a las puertas de la última reunión, prevista para mañana en Madrid

12.01.2021 | 00:54
Imagen de una reunión de los estibadores y las empresas celebrada en diciembre en el CRL.

La patronal de las empresas estibadoras del Puerto de Bilbao y los sindicatos se reunieron el lunes durante tres horas y media, pero apenas se produjo una "tímida aproximación de posturas" en las cuestiones de la jornada laboral y los descansos, según Bilbo Estiba.

Los representantes de los trabajadores, por su parte, no constataron "nada positivo" en el encuentro y fuentes de ELA aseguraron que la posibilidad de alcanzar un acuerdo en torno al convenio colectivo "sigue siendo complicada". Con todo, destacaron que, aunque los sindicatos no han dado el visto bueno a la última propuesta de las estibadoras, tampoco la han "rechazado". El proceso está así "abierto a todos los posibles", por lo que no se puede descartar que se resuelva un conflicto que alcanzó el punto de ebullición a principios de octubre con la convocatoria de una huelga indefinida.

Los paros acabaron el 5 de diciembre tras 57 días de colapso en el Puerto. La negociación apenas ha avanzado. La siguiente cita en el calendario será el miércoles en el Ministerio de Trabajo, que actúa como mediador al ser el Estado la Administración competente en el ámbito portuario. Sobre el papel, también será la última reunión, pero si hay movimientos las próximas horas y se constata un acercamiento cabe la posibilidad de que se añadan nuevas fechas al proceso.

Esos encuentros podrían celebrarse bien en Euskadi entre las dos partes –estibadores y empresas– o de nuevo en Madrid bajo el paraguas del Ministerio. La directora general de Trabajo, Verónica Martínez Barbero, tomará la decisión: seguir negociando o llevar el desacuerdo a un órgano de arbitraje. En principio, el Ministerio no ve con agrado el laudo obligatorio, lo que invita a pensar que Martínez Barbero mantendrá viva la negociación si percibe la más mínima oportunidad para un acuerdo.

Esta posición contrasta con la del Gobierno vasco, que cree necesario poner ya fin al conflicto y no ve con malos ojos el arbitraje. Una postura que también comparten las empresas y la Autoridad Portuaria.

Los sindicatos (Coordinadora, ELA, UGT, LAB y Kaia), pese a la falta de avances tras la reunión del lunes en el Consejo de Relaciones Laborales vasco, en cambio consideran que hay que mantener abierto el diálogo el tiempo que sea necesario antes de acudir al arbitraje. Y aunque ven "difícil" el acuerdo se reunirán para acudir a la cita de mañana en Madrid con nuevas aportaciones a la última propuesta de la patronal.

la oferta de la patronal
 

De hecho, la reunión celebrada el lunes estaba prevista inicialmente para el jueves de la semana pasada, pero los representantes de los trabajadores pidieron un aplazamiento de cara a estudiar la oferta que había llegado a sus manos el día 5 de enero por la tarde y en víspera de una jornada festiva.

La plataforma presentada por Bilbo Estiba –Cosco, Toro y Betolaza, Bergé y Sevicios Logísticos Portuarios (SLP)– no ha convencido a los sindicatos. Aumenta la jornada y se mantiene sin subidas el salario, si bien se incorpora un nuevo plus por turno de trabajo, que conllevarán un mínimo de 250 jornadas anuales. Además, las empresas quieren establecer un sistema que les permita encargar tareas complementarias a los estibadores.

En cuestiones como la reducción de la eventualidad, se admite la posibilidad de contratar personal fijo a tiempo parcial, pero no se veta la contratación vía ETT. El convenio tendría una duración de dos años, hasta 2022, y sería de ámbito provincial, como reclamaba ELA.

Tras la liberalización del sector el pasado mes de mayo, un hecho que pasó casi desapercibido debido a la crisis sanitaria del coronavirus, las tensiones en la negociación del convenio han marcado el paso de la actividad portuaria. La huelga más larga de la historia de la dársena vizcaina se ha unido al frenazo de las exportaciones generado por el covid y el tráfico ha caído un 11%.