Los ERTE de Michelin y Mercedes afectan a otros 13.000 empleados

El impacto global de ambas paradas en el empleo, sumando proveedores, podría duplicarse

25.03.2020 | 07:00
Tres trabajadores acceden a las instalaciones de Mercedes en Gasteiz.

La ola de ERTE provocada por el coronavirus sigue ganando tamaño, y es seguro que continuará siendo así en los próximos días. En menos de 48 horas han confirmado un ERE temporal las dos grandes fábricas de Euskadi, Mercedes y Michelin, lo que de salida afecta de forma temporal a 13.000 trabajadores, sumando la plantilla directa de las dos multinacionales y las respectivas subcontratas.

Muchas de estas últimas negocian ya su propio ERTE con la parte social para ponerlo en marcha cuanto antes. Además, el peso específico de estas dos empresas irá provocando un efecto dominó en decenas de firmas proveedoras, con lo que el impacto global en el empleo será mucho mayor.

El lunes era Michelin la que anunciaba un ERTE por causas de fuerza mayor para sus cuatro centros productivos del Estado español, entre ellos los dos de la CAV, Gasteiz y Lasarte. En el caso de la factoría alavesa son cerca de 3.500 los trabajadores que componen la plantilla directa de la multinacional francesa, a los que hay que sumar otro medio millar de operarios de diversas contratas que operan en las propias instalaciones de Michelin. Además el expediente afecta a otros 500 empleados de Lasarte, con lo que el fabricante de neumáticos envía al desempleo a un total de 4.500 trabajadores vascos. La plantilla de Michelin (quedan aquí al margen las contratas) recibirá un complemento sobre el seguro del paro hasta el 80% de salario.

Ayer mismo se sumaba a la lista de empresas en ERTE Mercedes-Gasteiz, la fábrica más grande de Euskadi. Hay que recordar que el lunes 16 de marzo, primer día laborable tras decretarse el estado de alarma por parte del Gobierno español, fueron los propios trabajadores los que paralizaron la producción en protesta por la falta de medidas para evitar contagios por Covid-19. Una semana más tarde la dirección decide acogerse a la fórmula del ERTE por causa de fuerza mayor, lo que le permite no negociar la medida con el comité, al contarse al menos 14 positivos por coronavirus entre la plantilla, según comunicó ELA.

En principio los trabajadores irán al desempleo hasta el 11 de abril, aunque el expediente podría prolongarse si la situación excepcional que vive el Estado español se alarga. El presidente del comité de empresa de Mercedes, Igor Guevara, criticó que la dirección de la multinacional germana no haya aceptado negociar mejoras, algo que, remarcó a DEIA, sí están haciendo algunas empresas subcontratadas. "Las propias empresas que dependen de nosotros están negociando compensaciones y la matriz no quiere hacerlo. No se entiende", lamentó Guevara.

En todo caso la dirección de la planta se ha comprometido a trasladar esta petición a los máximos mandatarios del grupo en Alemania, con lo que no está cerrada la puerta a negociar mejoras los próximos días.

impacto en las contratas Como en el caso de Michelin, el cierre temporal de Mercedes tendrá un efecto negativo inmediato en la cadena de empresas contratadas por la fábrica, que dan trabajo a unas 3.500 personas más. Es decir, la sombra del ERTE se cierne sobre alrededor de 8.500 trabajadores vinculados a Mercedes, que con los 4.500 del fabricante de neumáticos hacen un total de 13.000 contratos suspendidos de manera temporal.

Pero el problema va más allá. Hay decenas de empresas vascas más pequeñas que dependen de la actividad de estos dos gigantes y que a raíz de esta parada pueden estar abocadas a bajar la persiana, quién sabe si de manera definitiva. El volumen total de empleo indirecto que generan ambas fábricas es difícil de precisar dado que no todos los proveedores tienen el mismo grado de dependencia.

En el caso de Mercedes hay cálculos que sitúan el volumen total de empleo directo e indirecto en una horquilla entre 15.000 y 20.000 puestos de trabajo, lo que incluyendo en la ecuación a Michelin (con dos centros de trabajo en Euskadi) elevaría la cifra total fácilmente por encima de los 25.000 trabajadores. Según datos de Acicae la automoción da trabajo en la CAV a más de 40.000 personas.

Hasta el día de ayer eran algo más de 60.000 los trabajadores vascos incluidos en un ERE temporal, la inmensa mayoría a cuenta del parón del coronavirus. Solo en la jornada de ayer se sumaron a esta lista 12.000 personas, según datos del Gobierno vasco, lo que confirma que la curva gana pendiente con el paso de los días.

Los datos irán creciendo en los próximos días. De hecho aun falta por contabilizar el ERTE de Mercedes, así como su impacto en las contratas y en la cadena de proveedores.