se reunirán con la Sepi

150 trabajadores de La Naval conocerán el martes sus destinos y fecha de incorporación

La plantilla despedida cobró el 17 de abril los atrasos y el  finiquito pero no la indemnización, pendiente del recurso judicial sindical al ERE 

09.02.2020 | 01:21
Manifestación contra el cierre de La Naval.

La plantilla  despedida cobró el 17 de abril los atrasos y el  finiquito pero no la indemnización

BILBAO. Los 150  trabajadores que firmaron el acuerdo de recolocación en 2006, cuando  el astillero fue privatizado, "aún no tienen constancia ni  notificación de nada, ni hay nada confirmado sobre ninguna fecha de  incorporación, pero entendemos que una vez que estamos despedidos,  iremos a la mayor brevedad a Navantia pero por ahora no hay nada  definitivo y todo lo demás son especulaciones y estimaciones". 

Lo que sí han confirmado tanto fuentes de UGT, que aceptó los  términos del ERE, como del sindicato CAT, que ha recurrido  judicialmente la decisión del Juzgado de lo Mercantil de Bilbao de  aceptar la petición de despido de la administración concursal, es que  los 173 trabajadores que había en plantilla cuando se oficializaron  los despidos han cobrado las tres mensuales que se les adeudaban y el  finiquito el pasado 17 de abril, no así las correspondientes  indemnizaciones a cargo del Fogasa que no las hará efectivas hasta  que no se resuelva el recurso sindical al despido. 

El cobro de los atrasos y el finiquito ha sido posible tras  ingresar, procedentes del Banco Sabadell, "en torno a dos millones de  euros" relacionados con la construcción del buque cablero "Living  Stone", que la entidad bancaria tenía pignorados, procedentes del  pago a cargo del Estado de una subvención en concepto de tasas de  transporte que estaban pendientes hasta que el buque fuera entregado  y cuya construcción concluyó hace dos meses. 

"Había que cobrar más de 3 millones por parte del gobierno español  pero el administrador, que los reclamaba, y el banco, que los tenía  pignorados, no se ponían de acuerdo y parece que ahora, para que no  llegaran a juicio, el Sabadell ha decidido pagar 2 millones y con ese  dinero ha llegado para cobrar nosotros los atrasos", ha señalado el  portavoz del CAT, Juanjo Llordén, exsecretario del comité de  empresa. 

SIN DINERO PARA NOMINAS 

Llordén ha recordado que el ERE de liquidación se aceleró y  adelantó debido sobre todo a que este dinero que ahora han abonado no  entró en la tesorería y no quedó dinero para pagar las nóminas. 

Los trabajadores tenían derecho a un máximo de "8.000 euros en  concepto de salarios atrasados y de finiquito y otro máximo de hasta  24.000 euros de indemnización", pero, según ha indicado Llordén,  "nadie ha cobrado ni va a cobrar eso porque nadie llegaba a esas  cantidades". 

En cuanto al cobro de las indemnizaciones que dependen del Fogasa,  el portavoz sindical ha confirmado que el recurso no se resolverá  antes de "cinco o seis meses", con lo que cualquier posible cobro, el  organismo no lo hará efectivo hasta que no haya sentencia firme, y si  el despido se declara nulo, estaríamos hablando de mayores cantidades  de dinero para las indemnizaciones". 

Respecto a la oficialización del encargo por parte del Ministerio  de Defensa de cinco fragatas al astillero de Ferrol, integrado en  Navantia por un importe de más de 4.300 millones de euros, que  supondrá carga de trabajo hasta 2030, Llordén ha afirmado que a los  trabajadores de La Naval "nos parece muy bien que haya carga de  trabajo para esos astilleros, pero nosotros queremos trabajo aquí, en  Sestao, y no queremos ni oír hablar de ir a Cádiz, Ferrol o Madrid". 

A juicio del representante del sindicato CAT, estos encargos  confirman que "la actividad y la supervivencia del astillero vasco  sería posible siendo público otra vez, como demuestra este encargo  por parte del ministerio". 

Por otro lado, los trabajadores retomarán las movilizaciones por  el futuro del astillero a partir de este próximo lunes, 29 de abril,  cuando se volverán a reunir en asamblea para acordar futuras  convocatorias de protesta, aunque "es seguro que el 1º de mayo  haremos algún acto en Bilbao con motivo del Día Internacional del  Trabajador".